Trabajando un Cipres Macrocarpa en estilo esculpido por el viento

DSC 0627En esta artículo relataré un trabajo que realicé sobre un Ciprés Macrocarpa que me regalaron hace un tiempo atrás, el cual ya había sido trabajado levemente con la idea de transformarlo en un bonsái estilo literati. Finalmente decidí por trabajarlo en un estilo esculpido por el viento, aquí les muestro el trabajo, ojalá lo disfruten.

Cuando recibí este bonsái, estaba bastante debilitado por el trabajo anterior al cual había sido sometido, por lo que decidí dejarlo descansar una temporada completa para que recuperara todas sus fuerzas, y así resistir bien el estrés del trabajo que le quería realizar y poder trabajar mejor las ramas.

 

Una de las razones por las cuales me decidí a trabajar este bonsái en estilo esculpido por el viento, es que tiene prácticamente todo el follaje en un lado del bonsái, solo tiene algunas ramas de atrás que podríamos utilizar para cubrir el lado izquierdo del bonsái, pero no se vería bien, ya que la rama en ese lugar se vería muy forzada y poco natural. La mejor manera de aprovechar este defecto y transformarlo en una virtud es trabajar el bonsái en el estilo esculpido por el viento, de esta manera aprovechamos todas estas ramas que están en un solo lado y podemos crear un hermoso bonsái.

 

El estilo esculpido por el viento es un estilo bastante dramático, que gráfica la inquebrantable voluntad de la naturaleza por subsistir en los climas más difíciles y agreste que se le puedan ocurrir, imitan árboles que crecen en sectores muy ventosos como playas o montañas (Fotografía superior). Es por ello que la presencia de jines o madera muerta en estos ejemplares es fundamental para generar más dramatismo en nuestro bonsái, en este caso tenemos 2 pequeños jines, uno en la parte inferior y otro en la superior, para agregar un jin más seleccionaremos una rama de la parte superior para hacerla un jin. Seleccionamos la primera rama de la parte superior de nuestro bonsái, procedemos a pelarla, quitarle todo el follaje y la corteza, esto lo hacemos con un cuchillo o gubias para facilitarnos el trabajo, y luego la alambramos para ubicarla en el lugar que estamos buscando, en este caso imitaremos una rama que creció contra el viento pero la fuerza de este terminó por matarla y solo queda su madera reseca y vieja, bueno esa es la idea.

 

              2              3

 

En las fotografías superiores se aprecia el nuevo jin, luego de ser descortezado y luego alambrado, dandole curvas y movimientos, para agregarle más dramatismo al diseño, quitaremos el alambre una ves se haya secado la rama y permanezca en ese lugar. Luego que trabajamos nuestros jines, comenzamos a trabajar el follaje de la parte superior, apreciamos que está bastante desordenado y vigoroso (fotografía inferior izquierda), producto del descanso que les dimos, esto produjo un crecimiento excesivo y desordenado que impide que llegue luz a los sectores interiores de dicha rama. Pues ahora procedemos a seleccionar las ramas y a limpiar un poco el exceso del follaje, comenzamos por la parte superior. Luego de la limpieza alambramos para darle movimiento a las ramas y dirigirlas asía donde, supuestamente, las inclinaría el viento de manera de darle más dramatismo al bonsái, además las alambramos para mejorar la distribución de la luz dentro de la rama.

 

                   4            5

 

En las fotografías superiores se aprecia la rama superior antes y despues del trabajo, vemos que ahora llega luz a todos los sectores de la planta permitiendo que tenga una mejor brotación interior (fotografía superior derecha).

 

6Ahora continuamos con las ramas inferiores, nuestra idea aquí es generar 2 masas de follaje distintas, una en la parte superior de la rama, casi donde sale la rama desde el tronco y la segunda masa de follaje sería la parte final de la rama. Comenzamos a trabajar la primera masa de follaje, en este sector tenemos el problema que las ramas son más jóvenes y escasa (Fotografía de la izquierda) por lo que las alambraremos con mucho cuidado para evitar dañarlas, una ves que tenemos las ramas en su lugar, procedemos a eliminar todas las ramas que suben y bajan.

 

Ahora seguimos con la parte final de la primera rama, donde dejaremos nuestra primera masa de follaje, al igual que la rama superior, este sector también esta muy desordenado, debido al crecimiento sin control. Por lo anterior alambramos las ramas y eliminamos todas las ramas que suben, bajan o se cruzan, de manera de mejorar la iluminación interior, la idea es dejar la rama en una forma triangular, esto quiere decir que las ramas más cercanas al origen las dejamos más largas y las del extremo más cortas, así mejoramos la aireación y luminosidad.

 

Un ves alambrado y trabajado todas las masas de follaje procedemos a ver la posición del trasplante, ponemos un tensor que baja un poco la primera rama, para darle más movimiento al bonsái, pero esto nos presenta el problema que vemos en la fotografía inferior izquierda, la rama se ve demasiado baja y el bonsái se ve raro. Esto tiene una solución muy simple que es inclinando levemente la posición de plantado hacia la izquierda de la fotografía quedando el bonsái como se muestra en la fotografía inferior derecha.

 

                  7          8

 

Como apreciamos en la fotografía superior el bonsái gana bastante con un leve inclinación hacia la izquierda, además de la poda y reestructuración de las ramillas de la rama inferior. Finalmente cuando llegue la hora del trasplante pondremos este bonsái en una maceta rectangular de barro o de un esmalte café, así resaltaremos mejor este el tono verde de este ciprés.

 

Espero que disfruten de este artículo y del cambio que logramos de un bonsái que no tenia mucha posibilidades en otro estilo.

 

Por Francisco Fournies

 

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.