De plantón de vivero a pre-bonsai

Hace unos meses, por casualidad, encontré este plantón de picea glauca cónica por 4,95€, no tenía pensado iniciar un nuevo proyecto pero se vino para casa. Se me ocurrió una cosa, como muchos aficionados preguntan cómo empezar y cuáles son los primeros pasos partiendo de material barato, usaría este árbol para ir mostrando los pasos a seguir. Es el típico material que podemos encontrar en un vivero de plantas.

 

No pude dedicar mucho tiempo a elegirlo, pero si miré unos cuantos, deseché los que se bifurcaban en dos o más troncos de grosor similar desde la base visible, dando por sentado que tendrían otra parte del tronco enterrada y la bifurcación quedaría demasiado alta para ser un doble tronco en el futuro, enseguida pensé en un estilo erecto formal, chokkan, lo siguiente que miré fue que tuviera muchas ramas para poder tener donde elegir, si además tiene brotes nuevos mejor, y por supuesto que no tenga ningún parásito, por ejemplo cochinilla.

 

foto 2

 

Supongo que hay una buena parte enterrada porque salen ramas del sustrato, el tronco en la parte visible tiene unos 2 cms de diámetro.

 

foto 4

 

Las primeras semanas me limité a regar y a ir buscando información sobre la especie como siempre que llega algo nuevo a casa, ya sea bonsái, plantón o planta para kusamono, para hacerme una ficha. La mayoría de las veces consulto en mis libros y en dos webs, una es Infojardín y la otra Bonsaimania, además de repasar los artículos sobre cuidados mensuales que preparé para el foro Bonsái del Norte, os pongo un resumen de toda esa información:

 

Ficha Picea

 

- Esta variedad es muy adecuada para bonsái porque resiste muy bien las podas y los trasplantes y además sus acículas son muy cortas.
- Crecen bien a pleno sol pero también lo hacen a la sombra, si el sol es muy fuerte, quizás sea conveniente protegerla los meses de verano, pero sin andar moviéndola todo el día de un sitio a otro.
- Resiste temperaturas de hasta -5ºC aunque algunas variedades no soportan bien las heladas.
- Soporta bien el viento.
- Son de crecimiento lento.
- Quedará bien en una maceta poco profunda o en una laja de piedra.
- Debemos eliminar ramas y agujas estropeadas o muertas del interior de la copa.
- El trasplante lo haremos cada 3 ó 5 años, en primavera, justo cuando los brotes están hinchados pero sin abrir.
- No les convienen los suelos silíceos, ni calcáreos.
- Necesita un buen drenaje, regaremos abundantemente y luego dejaremos secar el sustrato, les gustan los suelos húmedos pero no encharcados.
- Prefiere los ambientes húmedos por lo que en épocas muy calurosas puede ser conveniente pulverizar, eso sí sin pasarnos para no correr el riegos de que aparezcan hongos, aunque por otra parte si la sequedad ambiental es elevada, corremos el riesgo de que aparezca araña roja.
- En la primera intervención a la vez que hacemos el trasplante haremos una selección de ramas y aprovecharemos para ir seleccionando raíces.
- En abril despuntaremos los nuevos brotes. También en primavera recortaremos las ramas, dejando pocos grupos de agujas. En las podas siguientes recortaremos un poco menos.
- Para el alambrado usaremos alambre de cobre, lo haremos a finales de otoño o principios de invierno, como las ramas tienen tendencia a crecer verticales lo dejaremos como mínimo 9 ó 10 meses, si no se ha marcado, lo dejaremos mas tiempo y si se ha marcado, lo quitamos y lo volvemos a poner.
- Abonaremos en primavera y otoño, parando cuando el árbol pare. En otoño conviene usar abono bajo en nitrógeno para que las agujas salgan aún más pequeñas.
- Dos o tres veces al año conviene aportarle hierro.
- Es normal que durante los períodos vegetativos pierdan ligeramente el color.
- Para compactar la parte aérea conviene eliminar en invierno la yema apical de las ramas y reducirlos brotes tiernos en 2/3 de su longitud pinzándolos con las uñas.

 

foto 5

 

En algunos sitios he leído que se pueden trasplantar antes de que llegue el invierno y siempre que tengamos un lugar donde tenerla resguardada, incluso he visto algún vídeo en youtube donde se hace el trasplante en esas fechas. Decidí que esperaría a mediados de invierno, este año está siendo muy suave y con mi orientación sur enseguida empiezan a brotar sur así que decidí comprobar que tenía todo lo necesario para cuando llegara el momento.

 

Maceta de entrenamiento o colador, yo creo que me inclinaré por la maceta, tengo varias vacías que podría usar. Como sustrato, cuando todavía están esta fase me gusta usar pomice, he observado que ayuda mucho a desarrollar un buen pan de raíces.

 

Y de momento, si tenemos todo listo, solo nos queda dejarla disfrutando del sol invernal hasta el momento que elijamos.

 

foto 6

 

El trasplante

 

Lo primero que hice fue preparar la maceta de entrenamiento.

 

En la siguiente foto se puede observar la relación de tamaño entre la maceta de vivero y la nueva, de entrenamiento. Más ancha pero menos profunda eso ayudará a que se desarrollen las raíces de forma horizontal y no vertical.

 

foto 7

Sacar la picea de la maceta fue fácil.

 

 

Presentaba el típico montón de raíces de un árbol de vivero, enroscadas alrededor y hacia abajo.

 

foto 8

Lo que lleva más tiempo es deshacer ese enredo. Así que un buen rato después, y ya habiendo recortado una parte lucía así. También corté todo eso que se ve en la foto.

 

foto 9

Como veis hay unas raíces altas que coinciden con el nacimiento de algunas ramas, así que he quitado esas ramas.

 

foto 10

 

Mi idea es crear el nebari en esa zona, pero de momento he dejado también las que aparecen más abajo y las he usado para sujetar el árbol a la maceta. No descarto en un próximo trasplante eliminar las superiores y quedarme con las bajas De la parte del tronco que estaba enterrada he podado unos dos cms, en siguientes trasplantes y en función de las raíces que me encuentre iré recortando más.

 

foto 11

 

En la base, como la maceta tiene muchos agujeros, he usado volcánica muy gruesa, porque era el sustrato de grano más gordo que tenía pero el resto ha sido pomice.

 

foto 12

 

En la zona baja he dejado una rama como rama de sacrificio, para que la base del tronco siga engordando y más adelante la eliminaré, además de eso he eliminado todas las ramas que nacían en "rueda de carro", es decir las que nacen todas a la misma altura, solo he dejado una de cada.

 

foto 13

 

En un punto el tronco se bifurcaba en dos ramas igual de gruesas así que una la he eliminado. Luego he puesto cicatrizante para ayudar a cerrar esa herida.

 foto 14

Ya con la zona más clara, he puesto unos tensores para sujetar bien el tronco, es muy importante que no se mueva nada. Me ha venido estupendamente que la maceta sea de plástico y que tenga hechos ya unos agujeros para meter el alambre por todo el perímetro, si no los tiene al ser de plástico no nos cuesta trabajo hacerlos.

 

foto 15

 

Selección de ramas

 

El mismo día del trasplante me dediqué a seleccionar ramas, había cortado muchas raíces y tenía que eliminar mucho verde. La rama que se ve más cerca del sustrato como ya he comentado, la dejé para ayudar al tronco a engordar, pero más adelante la eliminaré, es lo que se llama rama de sacrificio, además en este tipo de árboles hay muchas ramas que nacen en un mismo punto, ramas en rueda de carro, esto se considera un defecto y hay que eliminarlas, se deja solo una.

 

Al ir teniendo menos ramas se va viendo mejor que podar. Al llegar a la zona media-alta volví a encontrar que el tronco se dividía en dos de igual grosor, hay que eliminar uno de ellos.

 

foto 16

 

Como veis, simplemente eliminando las ramas en rueda de carro y las bifurcaciones de igual grosor ya tenemos mucho menos verde. De momento he dejado más ramas de las necesarias, por si acaso alguna muere.

 

foto 17

Me parecía muy alta para la idea que tengo para ella así que decidí acortarla en altura.

 

foto 18

 

Para ir haciéndome una idea de cómo estaba quedando, puse tensores en las ramas más bajas, ayudándome de los agujeros que tiene la maceta en el borde, ya he mencionado que es una ventaja que sea de plástico la maceta de entrenamiento, si no tiene agujeros, nos resultará muy fácil hacerlos. Los tensores servirán para ir dejando esas ramas en su sitio sin dejar marcas, más adelante ya alambraremos. Además de eso he recortado las ramas en longitud.

 

foto 19

En la parte superior no he puesto tensores, de momento la dejaré como está.

 

No olvidéis poner cicatrizante en los cortes gruesos, a mí me gusta usar el que parece plastilina.

 foto 20

En la foto siguiente podéis ver como ha quedado.

 

foto 21

Y un par de montajes donde se aprecian los cambios.

 

foto 22

 

foto 23

 

Después de todo este trabajo un largo descanso, en cuatro semanas se puede empezar a abonar. Luego habrá que ir pinzando, podando y colocando las ramas con alambre, pero para eso todavía tiene que pasar un tiempo. Solo acaba de empezar un largo camino, todavía le queda mucho para poder decir que es un bonsái.

 

Termino con otros ejemplos de este proceso ya más avanzados.

 

El primero, un junípero de una variedad poco común y que costó unos 9 € en un vivero de la zona. Entre la primera foto y la última han transcurrido 4 años.

 

foto 24 

El segundo es una azalea de vivero, de las que venden para balcones y jardines. En solo dos años el cambio ha sido espectacular. Y ya está en maceta de bonsái.

 

foto 25

 

Así que ya sabéis, si visitáis viveros o centros de jardinería mirad bien, podéis encontrar material barato y con muchas posibilidades de trabajarlos para llegar a tener un bonsái a la vez que vais aprendiendo y practicando técnicas.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.