Trabajo de un Olivo junto a Andrés Bicocca

Este bello Olivo fue trabajado en el taller de Andrés Bicocca y su propietario, conocido nuestro don Rodolfo Weianer, compró este Olivo yamadori hace 8 meses y estuvo esperando una ocasión especial para realizar el trabajo, esta ocasión llego con la mano de Andrés Bicocca y el taller que se realizó en Santiago de Chile el pasado de 19 de Noviembre.

 

Este Olivo yamadori que tanto tiempo esperó para ser trabajado no podía haber caído en mejores manos, ya que Andrés Bicocca es un especialista en el cultivo de Olivos. Por lo que Andrés no tuvo ningún problema en trabajar el Olivo y explicarnos el porqué de cada acción que realizaba.

 

DSC 2430

 

El trabajo comenzó por revisar bien el Olivo, para verificar si está en condiciones de ser trabajado, se pudo apreciar que está muy bien de salud, bastante vigoroso, así que cualquier técnica que se le aplique será capaz de responder vigorosamente. Mirando el Olivo un rato Andrés nos conto cual era su idea, trabajar la madera muerta adelgazando los jin y creando madera más natural, con el follaje posicionar las ramas para que con el tiempo el follaje cubra los espacios entre jines, complementé la madera muerte y forme el característico triangulo. Todos estuvimos de acuerdo con eso, por lo que procedió a trabajar el Olivo.

 DSC 2432  DSC 2436

Comenzó con el tallado de la madera muerta, fotografías superiores, siempre tratando de generar formas distinta en la madera muerta de manera de ir creando profundidad en el diseño del tallado y no se vea como algo plano.

 

  DSC 2438  DSC 2451

 

En la fotografía superior vemos el trabajo en madera ya avanzado y vemos como Andrés talla huecos y formas retorcidas, el trabajo continua en la rama superior.

 

DSC 2458  DSC 2459

  DSC 2462  DSC 2470

 

La idea de trabajar la rama superior es disimular la falta de conocida de esa rama, ya que era prácticamente un tubo, con el trabajo de la amoladora se logrará reducir su ancho. Además complementa la madera muerta de la base. En las fotografías superiores se aprecia el comienzo del tallado y la rama ya trabajada.

DSC 2480  DSC 2486

 

Andrés continua trabajando otros jines que tiene este Olivo, vemos como avanza el trabajo y como el Olivo comienza a adquirir forma y la madera muerta toma protagonismo en el diseño.

 

DSC 2538  DSC 2542

DSC 2544 

Después del tallado comienza la poda selectiva eliminando ramas que no serán parte del diseño y además alambrando las ramas para lograr el triangulo en el follaje, aunque aun le falta mas follaje, el tiempo y los cuidados lograran ir mejorando las masas de follajes.

Una vez trabajada la madera muerta, podado y realizado la mayoría del trabajo de alambrado, se decidió a trasplantar el Olivo a una maceta de bonsái, algo que no se puede realizar en cualquier especies, en los Olivos sí, porque resiste muy bien el estrés de diferentes trabajos, por lo que podemos podar, alambrar y trasplantar sin mayores inconvenientes, siempre y cuando el árbol este tan vigoroso y sano como este.

 

DSC 2568  DSC 2569

DSC 2570  DSC 2571

Comienza el trabajo, en esta oportunidad son varios lo que ayudan a Andrés a desenredar las raíces del olivos, se utilizan garras de oso y palitos chinos, fotografías superiores.

 DSC 2573

Como ven en la foto superior el pan de raíces está muy bien formado, con muchas raicillas e incluso vemos raíces que han crecido esta temporada, se pueden identificar porque son de color más claro y su punta es blanca. Por lo que nos quedamos tranquilos y continuamos con el trasplante.

 

DSC 2579  DSC 2582

 DSC 2585

Luego de un rato de cepillar las raíces, cortar las más largas y las que están mal ubicadas, se procedió a ponerlo en la nueva maceta, el trabajo de las raíces no fue muy largo, ya que la maceta actual calza bastante bien con el tamaño del árbol, por lo que no hubo necesidad de realizar muchos ajustes al pan de raíces, solo se inclino hacia atrás levemente el Olivo.

 DSC 2590  DSC 2597

Una vez puesto el olivo en su maceta amarrado con un alambre de cobre y asentado firmemente la tierra introduciendo pequeños palitos para eliminar las bolsas de aire, Andrés procedió a darle los toques finales al tallado, para que este llegara hasta la base del olivo, así el tallado se ve natural.

 

DSC 2595

 

La tarde avanza rápido cuando uno está trabajando un hermoso bonsái y acompañado de buenos amigos, por lo que pocos se dieron cuento las horas en que se trabajo este olivo, pero el resultado fue realmente maravilloso, solo nos queda agradecer nuevamente a Andrés por su voluntad y disposición.

 

Por Francisco Fournies

 

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.