Diagnosticando una Serissa enferma

1En esta ocasión veremos como podemos diagnosticar un árbol enfermo, veremos cuales son sus síntomas y los analizaremos para encontrar la causa de la posible enfermedad. Este artículo se basa en una Serissa enferma, que llegó a mis manos, con bastantes problemas, aquí repasaremos sus síntomas y propondremos una solución, que solo el tiempo nos dirá si fue la correcta.

 

Hace poco llego a mis manos una Seressa que tenia claros síntomas de enfermedad, prácticamente no había brotado en un año, sus brotes se aprecian bastante débiles, hojas arrugadas y algunas de color cafe-amarillas. No es para nada fácil diagnosticar todos estos síntomas, que se pueden deber a muchas causas si las vemos cada una de forma individual, pero la solución solo se aprecia observando el conjunto. Ahora analizaremos cada síntoma y veremos a qué problema se pueden atribuir.

 

Las hojas arrugadas se pueden deber a un hongo foliar como la Cloca, que a su ves afectan los brotes dejando brotes chicos y deformes. En el caso de nuestra Serissa si bien la brotación es escasa los brotes no están deformes y la mayoría de las hojas tienen deformaciones leves. Por lo que descartamos la presciencia de Cloca y no se aprecia alguna otra característica de presencia de hongo foliar, micelios blancos, negros u otras causas.

 

             2              3

 

El debilitamiento general de los brotes, algunos secos (fotografía superior izquierda), que brotan poco y luego mueren, el amarillamiento de alguna hojas (fotografía superior Derecha), se puede atribuir a un problema de falta de nutrientes, aunque en este caso, el bonsái a sido fertilizado de manera correcta. Analizando los síntomas en conjunto creo que definitivamente el problema esta en las raíces, el debilitamiento de las raíces puede producir todos los síntomas antes mencionados, pero ¿qué podría producir este debilitamiento de las raíces? existen varias causas:

 

Exceso de agua: En muchos casos se nos tapa el agujero de drenaje del bonsái, siempre que reguemos tenemos que ver que escurra bastante agua por los orificios del drenaje y que estos no estén tapados. El exceso de agua puede producir los síntomas que apreciamos en nuestra Serissa, por lo que analizamos los agujeros de drenaje, pero estos funcionan bastante bien.

 

Presencia de Plagas: Existen algunos insectos pequeños que pueden alimentarse de las raíces, pero en el caso de bonsái esto es muy extraño y por mi parte yo nunca he sabido que esto ocurra, ya que estos insectos necesitan un hábitat mucho más amplio del que puede brindar un macetero de bonsái.

 

Presencia de Hongos: Los hongos del suelo son patógenos bastante comunes cuya presciencia en las tierras es bastante común, es recomendable utilizar tierras esterilizadas para disminuir su presencia, la aparición de los hongos se gatilla generalmente por la presencia excesiva de agua. Una manera de ver si hay hongos en el sustrato, es oliendo la tierra, si existe un fuerte olor a humedad es muy probable que existan hongos. Oliendo el sustrato de nuestra Serissa existe un fuerte olor a humedad y se aprecia en la superficie algunos micelios blancos que podrían ser algún hongo (fotografía inferior).

 

4

 

Todo indica que nuestro bonsai tiene o un problema de hongos o algún problema de exceso de agua (aunque los orificios funcionen bien) por lo que procedemos a ver como esta el pan de raíces y ver de más cerca el origen de nuestros problemas.

 

Nuestra primera sorpresa es que al comenzar a soltar las raíces de los bordes de la maceta con la garra de oso ¡no encontramos resistencia! lo que quiere decir que no tiene raíces, considerando que esta Serissa se transplantó hace casi 2 años es una muestra clara de que las raíces están muy debilitadas. Al sacar el bonsái de la maceta apreciamos claramente la magnitud de nuestro problema, ¡¡el bonsái casi no tiene raíces!!

 

              DSC_0496        5

 

En las fotografía superior izquierda se aprecia el pan de raíces de un bonsái sano, tiene casi la forma de la maceta en la que estaba plantado y al retirarlo la maceta prácticamente queda sin sustrato. En la fotografía superior derecha se aprecia nuestra Serissa con muy pocas raíces y que prácticamente no se aprecia un crecimiento de raíces durante los últimos 2 años, clara señal de problemas.

 

Si bien ya teníamos la noción de que el problema de esta Serissa estaba radicado en sus raíces, nunca nos imaginamos el alcance real del problema. El echo de que prácticamente no tenga raíces, lo confirmamos al eliminar todo la tierra, en la fotografía inferior se aprecia el minúsculo pan de raíces, que aparte de ser muy pequeño, esta compuesto básicamente solo por raíces gruesas y casi nada de raicillas que son las que absorben los nutrientes y las que buscamos potenciar en bonsái.

 

6

 

Buscando algunas de las causas planteadas como hipótesis de nuestro problemas, no se aprecian mayor cantidad de hongos, si bien hay micelio en algunos sectores del bonsái, esto no se aprecia en grandes zonas y tampoco se aprecia raíces podridas con presciencia de hongos, que seria un factor concluyente. Fijandonos bien en nuestra macetas encontramos que esta está pintada y esmaltada en el interior, como se aprecia en la fotografía interior, ¿será este la causa de la falta de raíces?

 

Muchos sabemos que no podemos utilizar macetas esmaltadas en el interior para nuestros bonsái, pero no esta claro el porqué. Básicamente esto se debe a dos razones, la primera es que impide que las raíces se sujeten al interior de la maceta impidiendo que estas se desarrollen adecuadamente y que recorran toda la superficie interna de la maceta, aprovechando más el interior. La segunda razón y quizás la más importante es que el esmaltado impide la aireación a través de la maceta, el oxigeno es fundamental para el desarrollo de las raíces, la falta de este disminuye el crecimiento de las raíces.

 

Probablemente el estado calamitoso de esta Serissa se debió a la suma de varios factores, el esmaltado interior, un exceso de agua, presencia de hongos y la poca resistencia de la Serrisa a la falta de oxigeno en sus raíces. Todos estos factores provocaron los síntomas que describimos al comienzo de este artículo y que han debilitado nuestro bonsái durante los últimos años, afortunadamente pudimos rescatarla a tiempo.

 

Una vez descubierto el problema vemos la luz al final del túnel y la solución que implementamos es bastante sencilla, no se cortaron raíces y se podo muy levemente el follaje, luego se transplanto a una maceta un poco más grande, para que las nuevas raíces tengas más espacio y puedan crecer en abundancia, revilitando el bonsái (fotografía inferior). Por su puesto la nueva maceta no esta esmaltada y tiene una agujero de drenaje más grande. Además se le dieron nuevas instrucciones al dueño para el riego de la Serissa, para que no se riegue en exceso.

 

7

 

Ahora tendremos que estar atentos a nuestra Serissa, verificar que esta reaccionando bien a nuestra intervención y cuando esta brote con fuerza podrás decir que ya esta claramente recuperada. La idea de este artículo es que vean que no podemos juzgar los síntomas por separado, tenemos que ver todo el bonsái y ver todas las posibles señales que nos guían a la solución correcta.

 

8

 

Por Francisco Fournies

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.