Trabajando hoy para mañana, reestructuración de un Haya

1En este artículo repasaremos un trabajo que se realizó en un Haya de manera de eliminar un grave problema que le impedía a este pre-bonsai llegar alguna vez a ser un bonsái de calidad. Repasaremos la técnica que realizamos y además hablaremos sobre algunas características sobre el cultivo del Haya que permiten ir mejorando con el tiempo la calidad de nuestro bonsái.

 

 

La historia de esta haya comienza, mas bien la historia conocida comienza, cuando fue comprada en un vivero hace unos 4 años con la intención de realizar un acodo de manera de aprovechar más el árbol, ya que tenia un altura de unos 2 m y realizando el acodo podríamos aprovechar esa altura con más árboles, la compré a pesar de saber que es muy difícil lograr una acodo en un haya, realicé el intento hace tres años pero lamentablemente no funcionó. Por lo que tuve que desechar la parte superior, dejando solamente lo que se aprecia en la fotografía superior, luego de mi acodo fallido lo transplante de la bolsa en la que venia a una maceta de entrenamiento de manera de mejorar y ensanchar la base del nebari, proceso por que aún no termina.

 

2

 

El problema que motiva esta reestructuración es la falta de conicidad del tronco, este problema solo, según yo, se puede solucionar mediante una decisión bastante drástica y que el solo pensarlo se nos aprieta el estomago. Si uno aprecia la fotografía superior se ve claramente que sobre las dos primeras ramas, que están casi juntas (otro problema que abarcaremos al final), el tronco es prácticamente un tubo recto (parte enmarcada en un circulo rojo), sin ramas por un trecho de casi 15 cm hasta las ramas superiores, no tiene nada de conicidad, por lo que la única solución es eliminar todo lo que esta sobre las primeras dos ramas, así podremos utilizar una de las ramas inferiores como nuevo tronco y ápice. Si esta sección del tronco tuviese conicidad se podrían injertar ramas para eliminar los vacíos, pero la falta de conocidad hace casi imposible solucionar el problema con técnicas poco invasivas.

 

Antes de comenzar con la eliminación de la parte superior de nuestra Haya procedemos a eliminar las hojas secas que permanecen en las ramas, el haya tiene una característica muy interesante y que no he visto en otra especie, es que las hojas secas en otoño permanecen en el árbol, aun secas, durante todo el invierno incluso hasta después que las nuevas hojas hayan brotado, suelen caerse ya entrada la primavera, impidiendo que ingrese luz al interior del follaje. Por lo que una manera de estimular la brotación interior es eliminar todas las hojas secas durante el invierno, el Haya también se caracteriza por tener poca o débil brotación interior, por lo que con esta técnica mejoramos la brotación interior.

 

                3                 4

 

El corte lo realizamos sobre el peciolo de la hoja como se aprecia la fotografía superior izquierda, luego del trabajo, fotografía superior derecha, se aprecian las ramas inferiores sin hojas, así les llega más luz a los brotes interiores.

 

Luego de eliminar las hojas secas procedemos a cortar nuestra Haya, cortamos levemente por sobre las ramas y de forma diagonal. Este corte en diagonal permite una cicatrización más limpia de la herida además evitamos infecciones y cicatrices feas. Realizamos este corte con un cuchillo especial de poda que permite realizar el corte en ambos sentidos, hacia adelante y hacia atrás, facilitandonos bastante la tarea.

              5              6

 

Una vez realizado el corte procedemos a rebajar los lados y el centro de la herida, de manera de permitir que el callo de cicatrización se forme más velozmente y la cicatrización sea más limpia, generando una cicatriz menos visible (fotografía Inferior). Luego cubrimos toda la herida con pasta cicatrizante, para evitar infecciones producto de agentes patógenos que ingresen por la herida (fotografía inferior derecha), este es muy importante ya que la herida al ser tan grande es muy fácil que ingresen hongos o bacterias.

 

7

 

Luego de realizar el corte procedemos a ver cual rama utilizamos como nuevo ápice, nos decidimos por la rama más larga y delgada, ya que será más fácil de alambrar y guiar. Procedemos a envolver la rama en alambre de cobre bastante grueso, ya que el movimiento de la rama será extremo y queremos que permanezca en esa posición. El grosor que tiene la rama nos permite doblarla fácilmente sin mayor contratiempo, probablemente si fuese más gruesa no podríamos doblarla, procedemos lentamente a doblarla, procurando siempre mantener bien firme la base de la rama mientras ejercemos presión, para evitar que se rompa al doblarla. El proceso lo realizamos por etapa, doblamos un poco luego cedemos, volvemos a doblar y cedemos nuevamente, esto lo repetimos hasta que la rama este en la posición que deseamos.

 

9

 

Finalizado el trabajo, fotografía superior, ahora nos enfrentamos a otro problema, tenemos las dos únicas ramas de nuestro bonsái saliendo del mismo lugar ¿que hacemos? lo correcto sería eliminar la rama que no alambramos y dejar que las nacientes ramillas de la rama que alambramos crezcan creando las ramas de nuestro bonsái. Pero esta vez no haremos eso, dejaremos esa rama con la intención de eliminarla en el futuro, esto los hacemos para no estresar en exceso nuestro bonsái, tenemos que saber que cada técnica que aplicamos como podas, transplantes, alambrados generan un estrés en nuestro bonsái, siempre tenemos que tratar de disminuir el estrés que le provocamos, dejando esta rama de sacrificio ayudamos a evitar un estrés excesivo y además utilizamos esta rama para aumentar la velocidad de cicatrización de la herida.

 

Ahora a esperar a la primavera y ver que nuestro bonsái brote con fuerza, los resultados finales de este trabajo no se van a lograr apreciar con claridad hasta por lo menos unos 5 años, por eso el título de este artículo es trabajando hoy para mañana, ya que tendrás que tener mucha paciencia para ver el resultado final, además hay que seguir modelando nuestro nuevo ápice y la base del nebari, lo que nos mantendrá ocupado.

 

Por Francisco Fournies

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.