Poda de formación de un Romero Pre-bonsai

DSCN4141En este artículo un trabajo sobre un Romero Pre-bonsai de 3 años.El Romero no solo sirve para mejorar el sabor de nuestras comidas, además es una gran especie para cultivar como bonsái, muy recomendable para principiantes, no requiere grandes cuidados, y florece durante 3-4 meses con hermosas flores generalmente de un color morado. Aquí te mostraremos como comenzar a formar un Romero como bonsái.

El Romero, a mi parecer, es una especie ideal para aprender a cultivar y formar un bonsái, es muy agradecido de las podas, brota con vigorosidad, por lo que podemos ver el resultado de nuestro trabajo en muy poco tiempo, no es sensible al estrés hídrico. Además tiene una floración muy abundante, que se puede extender desde primavera hasta fines de verano, incluso en algunas variedad florece durante todo el año. Otra característica muy interesante del Romero es su corteza que a los pocos años se agrieta y le da un aspecto de vejes muy apreciado en los bonsái (como se aprecia en la fotografía de la derecha).

Como pueden apreciar en la fotografías inferiores nuestro Pre-bonsai, esta bastante chascon, aun permanece en su maceta plástica de entrenamiento, que cambiaremos a una maceta de barro más grande esta primavera. Las dos primeras ramas están bastante bien desarrolladas, al igual que el ápice, que ha logrado tener una buena cantidad de follaje. La principal característica de este pre-bonsái es el gran movimiento del tronco que recorre toda la altura del bonsái y el cual tenemos que potenciar en el futuro y el principal problema que tenemos, es en la parte central donde prácticamente no existen ramas o estas están mal ubicadas y tendremos que eliminarlas, dejando un vacío que tendremos que llenar en el futuro.

Romero Pre bonsai romero en maceta

Vista trasera y Vista desde la derecha

Comenzamos el trabajo mejorando la distribución del follaje en las dos ramas inferiores, eliminamos todas las ramas que van hacia arriba, abajo, que cruzan de un lado a otro o que estorban con el diseño del bonsái. Tenemos que dar una estructura piramidal en las ramas (al igual que lo hacemos en todo el bonsái), esto se traduce en que las ramas exteriores son más cortas que las interiores, de esta manera mejoramos la aireación de la rama y además mejoramos la luminosidad de los brotes internos, evitando que estos se debiliten y mueran.

En las fotos superiores se muestra la rama inferior derecha antes y después de la poda. Como se aprecia en la foto izquierda, antes de la poda solo se ve un montón de follaje, donde ramas se cruzan de un lado a otro, no ingresa luz al interior de la rama, impidiendo un buen desarrollo de la rama misma y en el futuro esto solo acarreara problemas porque las yemas interiores dejan de recibir luz y pierden vigor. Luego de la poda, se aprecia claramente cada rama que compone la rama principal (fotografía derecha), entra más luz al interior y aunque no se precie mucho en la foto le damos una estructura piramidal a la rama.

romero pre bonsairomero

Para estimular la creación de nueva ramificación fina, que mejore las nubes de follaje, cortamos las puntas de todas las ramas, como se muestra en la imagen inferior, de esta manera contrarrestamos el crecimiento del ápice de esa rama y estimulamos el desarrollo de las yemas interiores mejorando la ramificación.

Romero

Con las dos primeras ramas estoy bastante complacido como se han desarrollado, ahora enfrentando el problema de la parte central de bonsái, tenemos dos ramas una que es la que se inclina levemente hacia a la derecha y hacia atrás que la usaremos como rama de profundidad (fotografía inferior, rama larga y delgada de la derecha), para darle volumen al bonsái y rellenaremos en algo ese vacío sin esconder el tronco, por lo que la dejaremos hacia atrás. La rama de la izquierda (Fotografía inferior, rama de la izquierda que sale a la misma altura que la rama anterior) no la podemos usar por que su ubicación no es la correcta, sale del interior de la curva por lo que rompe con el movimiento del tronco y no lo acentúa, como sería si saliera del exterior de la curva. Lamentablemente esta rama tendremos que eliminarla, a pesar de que esto acentuará el vacío en la parte media. Afortunadamente el Romero brota con bastante facilidad desde el interior del tronco, por lo que esperaremos esta temporada de crecimiento a ver si este Romero nos complace y hace crecer una rama en ese sector, esta solución pone aprueba la técnica más difícil de desarrollar en bonsái, la paciencia. Si esto no resulta tendremos que aplicar otra técnica como el injerto para solucionar ese problema.

romero injerto

Seguimos subiendo a través del tronco, para ver que ramas dejamos y cual eliminamos, eliminamos las ramas que salen del interior de las curvas, las ramas que salen de un mismo punto, que al pasar el tiempo crearan un bulto en la zona del tronco donde salen esas ramas. Ahora bien tenemos que tratar de seleccionar ramas que no salgan del mismo lado del árbol consecutivamente, esto quiere decir que si tenemos dos ramas consecutivas que salen de la derecha del árbol eliminamos una de ellas, ya que si tenemos dos ramas tan cercanas una sobre la otra, la superior le quitará luz a la rama inferior, disminuyendo su vigor. Este proceso tenemos que realizarlo hasta llegar al ápice, como es un pre-bonsai, podemos dejar algunas ramas de sacrificio, que luego eliminaremos, pero que por ahora las utilizaremos para dar vigor a una zona del árbol o para engordar el tronco del árbol, Independiente si estas ramas están mal ubicadas, ya que solo se mantendrán en su lugar por a lo más 2 años.

bonsai romero

En la fotografía superior se aprecia el bonsái después de la poda, con todo el material podado a su costado, ahora se aprecia aun más la falta de follaje en la parte media, pero con el tiempo esta falta de follaje ira disminuyendo a medida que brota la rama trasera, que hoy es muy poco visible, y que brote alguna rama en la parte izquierda del árbol.

Ahora a esperar que nuestro Romero brote con fuerza en primavera, para seguir modelando y lograr el diseño final que tenemos en nuestra mente. El diseño del bonsái es un proceso lento, donde debemos respetar los tiempos de la naturaleza para lograr alcanzar nuestro objetivo. Adelantarnos a ello solo produce problemas e incluso la muerte de nuestros bonsái.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.