Desde el Tornamesa

Este articulo es especial para nosotros porque ¡Es nuestro articulo número 100! les agradecemos a todos por su preferencia y ayuda para crecer! tambien le damos la bienvenida a nuestro nuevo escritor. En este primer artículo Juan Andrade nos mostrará un trabajo que realizó con un Buxus sempervirens, un gran artículo con un bello resultado.


Para un estudiante de artes marciales, un dōjō (道場), traducido por su Kanji como "lugar del camino", es un lugar donde se practica en búsqueda de una mayor perfección y conocimiento. Un dōjō es un lugar donde nos disciplinamos y mejoramos a nosotros mismos. Al dōjō, se le respeta: se saluda antes de entrar, se limpia antes o después de entrenar. No es solamente respeto, es aprecio lo que se le tiene al dōjō.

Para el Bonsaísta, su torno o mesa de trabajo es su espacio íntimo de trabajo. Sea donde fuere: en el jardín, en el taller, en casa del amigo... es donde se CREA, donde se libran batallas mentales y pulen técnicas, y donde el intelecto se pierde ante el instinto creativo. Es donde las huellas dactilares se borran a punta de alambre, donde a veces se analiza al árbol con la cabeza fría y racional, y a veces con el impulso de escapar del mundo y sus problemas hacia ese espacio propio que solo el Bonsai nos da. Yo limpio mi tornamesa antes y después de trabajar... pero sólo me levanto de él cuando siento que el trabajo hecho me hizo mejor Bonsaísta.

La historia de éste Bonsai comienza con una decepción que no es ajena a ningún Bonsaísta latinoamericano... el escaso material de buena calidad. Frustrado y harto cansado de ver los mismo "palillos" en maceta de todos los días, paso por mi jardín un día de tantos y noto una roca que había desechado hace un par de años. Inicialmente era parte de una composición mayor que no fue exitosa (un primer intento de unir rocas con cemento en una época del año donde llueve diariamente por semanas). Por razones obvias, y por la inexperiencia de aquellos primeros años, ese primer acercamiento no fructificó. Lo que no borró el tiempo fue la intención de crear un "Ishitsuke", o "plantación en roca" con el material disponible. Vale notar que en Japón el término se utiliza indistintamente para estilos Raíz sobre Roca también.

bonsaifoto2

A pesar de ser una roca coralina, había adquirido una patina bastante natural y agradable. El blanco coralino se había oscurecido a gris, y se había desarrollado una fina cobertura de musgos y líquenes en la superficie frontal. La estructura porosa y suave de la roca coralina es ideal para trabajar tanto con herramientas manuales como mecánicas. Con un disco para corte de concreto y un esmeril comencé con el trabajo de talla: primeramente removí una sección rectangular de aproximadamente 2 pulgadas de profundidad para poder asentar cómodamente al árbol principal de la composición: un Buxus sempervirens de unos 20 años. Adicionalmente, tallé dos secciones cóncavas que alojarían las plantaciones secundarias: una Jaboticaba (Myrciaria cauliflora) en estilo cascada, formada a partir de un esqueje de raíces, y una pequeña plantación de helechos.

     foto3        foto4

 

foto5foto6

Dado que la roca era un poco angosta, se hicieron unas pequeñas adiciones de roca en la espalda de ésta, tanto para soportar y anclar mejor al árbol principal como a los secundarios. Como tantas técnicas en Bonsai, éste tipo de "engaños" son aceptables en tanto estén bien logrados y el espectador no los note.

foto7foto8

El árbol principal, fue un regalo de un estudiante que como pago de una sesión de trabajo humildemente me presentó este tronquito moribundo, con apenas una yema, dos hojas y el resto del tronco a medio podrir. Distinto a lo que podamos leer de los Buxus europeos que crecen en climas mediterráneos, la madera de un Buxus en clima tropical puede descomponerse fácilmente al contacto constante con el agua y el suelo. Un preservante de madera para exteriores es una buena opción para evitar este problema: en nuestro país utilizamos un preservante incoloro y repelente al agua, muy efectivo, a base de naftenato de zinc. Con unos 5 años de cultivo como Bonsai, de aquel tronquito medio muerto sólo quedó un cascarón hueco que a la fecha intento proteger con regularidad. La copa, por otro lado, se desarrolló con abundancia de ramas finas y una estructura rigurosa que permitiría en su momento definir con claridad el diseño final. Todo el material vegetal fue colocado en sitio para probar las proporciones del conjunto antes de proceder con el plantado.

foto9foto10

foto11

Hay varios métodos de anclaje a la roca para crear proceder a crear un Ishitsuke: el tradicional con pesos de plomo que se martillan en las cavidades de la roca, a mi opinión, no es muy ecológico que digamos. Un segundo método es colocar anclajes con masilla epoxy directamente sobre la piedra, aunque con el tiempo pueden desprenderse según qué tan bien se adhiera el epoxy al material. Un método que me ha dado buen resultado en rocas suaves, es taladrar la roca en distintos lugares, colocar epoxy en los hoyuelos y meter tornillos dentro del epoxy antes que éste endurezca. De esta forma, se pueden crear anclajes que soportan una gran tensión lateral sin peligro de que se desprendan en el proceso. Es mejor crear un exceso de anclajes alrededor de toda el área que se va a plantar. Si sobran puntos de anclaje al final se pueden esconder con musgo. De cada cabeza de tornillo disponible se enrolla un alambre de aluminio fino, dejando dos extremos disponibles. Prefiero hacer anclajes con alambre de aluminio porque al ser más dúctil que el cobre o el acero, cede un poco con el crecimiento de las plantas y el riesgo de estrangular las raíces o que la tensión misma rompa partes de la roca es menor. En ocasiones la forma más sencilla de proceder es anclar el alambre a una proyección de la roca.

foto12foto13

foto14foto15

En lo que respecta al medio de siembra en plantaciones en roca, siempre que se pueda se debe utilizar un medio inorgánico con drenaje excelente (como por ejemplo al plantar en lajas o kuramas). En una roca con fuerte pendiente, o si el cultivo del material así lo requiere, se puede usar un mezcla más densa que permita una buena adherencia a la roca. La mezcla que utilizo es de tres componentes en partes iguales: arcilla, musgo chileno cribado (Sphagnum sp) y arena fina de piedra volcánica porosa (cribado a 1-2mm). Esta mezcla me da tanto la adherencia requerida, buena retención de humedad y buen drenaje que se logra incluyendo la arena fina. Según he experimentado, varias especies de musgo parecen crecer bastante bien en ella. Los componentes se mezclan con un poco de agua a tal punto que se pueda amasar sin resquebrajarse o deshacerse por exceso de humedad. Al momento de plantar, se coloca una capa uniforme del medio sobre la roca. Si los anclajes están firmes, colocar los árboles es un trabajo relativamente rápido.

foto16foto17

Se debe notar que este caso particular, fue la roca la que se redujo para acomodar los sistemas radicales de los árboles utilizados. Lo común es reducir el pan de raíces (a veces de forma extrema) para hacerlo encajar a la fuerza en la roca y el diseño. Esto muchas veces da como resultado árboles débiles que no llegan a alcanzar el suficiente vigor como para refinarse y convertirse en Bonsai verdaderamente buenos. La lección aquí es que el cultivo se antepone al diseño. La catedral más bella del mundo se caerá si sus cimientos no son fuertes. Es precisamente el crecimiento fuerte y vigoroso lo que nos permite concretar y madurar el diseño escogido. Ambas plantas secundarias se colocaron antes que el árbol principal debido a que iban plantados inmediatamente debajo de éste. Lo normal y lo más recomendable es plantar el árbol principal primero y ajustar el volumen y relación de éste con la roca antes de colocar las plantaciones secundarias, las cuales sirven como puntos de contrapeso visual, dar profundidad al diseño o para acentuar y definir un espacio vacío. Para panes de raíces circulares un anclaje de tres puntos es suficiente. Para panes de raíces rectangulares cuatro o más puntos de anclaje son necesarios para dar un buen soporte.

foto18foto19

Al sacar al Buxus de su maceta anterior se evidencia el buen cultivo por la densidad del pan de raíces, y la salud de éstas. La formula es sencilla: un sustrato 100% inorgánico con partículas no menores a 2mm. Para un Buxus, una composición de 50% pómez 50% piedra volcánica me ha dado muy buenos resultados. El pan de raíces del Buxus se colocó intacto sobre la roca, reduciendo apenas las esquinas para suavizar un poco el perfil de la superficie del suelo. Como adición de último minuto se plantó un aligustre (Ligustrum vulgare) en la parte trasera para dar a futuro un poco más de profundidad e interés al conjunto. Tanto el Ligustrum como la Jaboticaba pueden exhibirse defoliados para mostrar su estructura, el Buxus se exhibe con hojas siempre pues no tolera bien la defoliación.

foto20  foto21

foto22    foto23

En algunas referencias se lee que en un Ishitsuke el árbol principal no debe colocarse directamente en el ápice de la roca, sino a un lado, para no distraer de la belleza de la roca. En toda composición creo que primero debemos evaluar el grado de importancia de los elementos y perspectiva que queremos dar, antes de formular el plan a seguir. En este caso, la plantación busca mostrar una perspectiva cercana donde el árbol predomina sobre la roca. En otros ejemplos la roca juega el papel principal tanto en peso visual, como en punto focal de la composición. A mi gusto, acá el "bosque" es más importante que la "montaña"... Colocando el árbol principal en la parte más alta de la roca logro destacar la sección de tronco muerta y hueca que formaba parte de las raíces del árbol. Esto cuenta una historia de erosión y explica en cierta forma la muerte de esta parte del árbol.

Como detalle final, se debe hacer una plantación de musgo para evitar que el sustrato se lave con el riego y ayudar a mantener la humedad en las raíces. El musgo colectado directamente del caño o de paredes de concreto es harto sucio y contaminado de nemátodos, hongos, insectos, etc., por lo que prefiero colectar el musgo que ha crecido de manera natural entre mis Bonsai. Con eso tengo certeza de su limpieza y de su afinidad por la roca volcánica. Musgo tomado de cortezas de tronco viejas o directamente del suelo con frecuencia no se desarrolla bien sobre medios rocosos y termina por secarse. Los musgos deben ser variados en tamaño, textura, color y forma. No queremos dar la impresión de que fue recién plantado, o peor aún, de que el musgo en un Bonsai crece en cúmulos perfectamente iguales y ordenados pulcramente en "fila india"... Secciones cortas de alambre de cobre en forma de "U" son muy útiles para fijar todo el conjunto en su lugar.

foto24

Finalmente, el Ishitsuke se colocó en una bandeja japonesa antigua (más de 100 años) del ceramista Kinsho. La pieza atrae por su glaceado multicolor y por su sello lateral. El árbol fue premiado en la Exposición Nacional de Bonsai de Costa Rica del presente año, donde tomó el primer lugar en categoría Profesional.

Vista Frontal. Altura: 45 cm. Una fotografía del árbol a como se presentó en Exposición en el 2012. Las ramas del Buxus se modelaron con tijera y unos cuantos alambres, intentando crear masas bien definidas, con volúmenes convexos y con una línea basal descendiente hacia la izquierda, potenciando así el movimiento visual de la copa. La Jaboticaba se modeló con alambre para crear dos volúmenes pequeños que dieran un contrapeso visual al Buxus.

foto25

Vista Lateral derecha. Se aprecia la estructura ordenada del enramado y la inclinación que se le dio al pan de raíces del Buxus durante el plantado. Espero corregir a futuro la falta de profundidad con un pequeño aligustre plantado en la base del Buxus.

foto27

Vista Trasera. Se aprecian las tonalidades multi-color de la maceta elegida, y volumen total de suelo utilizado. Vale destacar que ahora los árboles tienen más espacio para crecer que en sus macetas anteriores.

bonsai cuidados

Vista Lateral izquierda. Se aprecia la fuerte inclinación del ápice hacia el observador, así como el movimiento hacia delante de la roca en sí, detalle que no es perceptible en la foto frontal. Se observa el sello lateral poco ortodoxo en una maceta japonesa.

bonsai

Relajado en el jardín ... pero con una pequeña muleta previendo lo inesperado...

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.