Rafael Rebollo Rafael Rebollo

Cambiar de idea...¿Por que no?

Empezar por un buen material de vivero es emocionante, si se encuentra uno, con una planta que te inspire y te mueva a invertir tiempo, en el desarrollo de condiciones adecuadas, que preparen a la planta para la intervención del modelado y posterior refinado.

 

 

 

Virtual Olivo_-_IIISi se trata de material recuperado del campo, podemos contar con gran ayuda de parte de la naturaleza, puesto que en condiciones naturales, es incomparable la belleza expresiva que alcanza un árbol, modelado por el clima y factores diversos que inciden en su forma , su textura y riqueza de color. Por esto que las mejores obras en bonsai nacen de esta manera, donde un exelente material se pone en las manos de un bonsaista, que propone encontrar la forma de expresar su lado bello, interesante, dramático y singular que está por ahí en algún lado. Lo entretenido es justamente esto y darse la posibilidad de entrar en la creación de direcciones que debieran estar en armonía con la naturaleza y trabajar juntos el proyecto hacia una propuesta nueva que acorde a visión del artista, se convierta en realidad.

 

 

Cuando recuerdo lo agradable que resulta caminar por el campo y tener delante un camino de posibilidades de encontrar un bonito árbol que tenga el carácter suficiente para trabajarlo para bonsai o una piedra que se transforme en un hermoso suiseki, mi ánimo sube por las nubes y me entusiasma. Es que desde que descubrí lo cautivador que es un bonsai me enamoró de golpe para atraparme y no soltarme y en verdad lo disfruto tal cual es porque no pasa un día en que no haga, piense o se me ocurra algún proyecto que empezar cuando llegue el momento y es así que no te das cuenta como pasan las horas los días y tu ahí con tus árboles, aprendiendo un poco más a conocerlos, a saber como responden y entender hasta donde nos convertimos en buenos jardineros.

 

100 1203

 

Llegó la época del año en que podemos al fin, armados con herramientas, salir al campo en busca del bonsai soñado. Algunos tenemos cerca de nosotros el entorno ideal, rodeado de montañas y quebradas o ríos llenos de vegetación en sus orillas. Otros tendremos que salir más allá, donde la promesa del bonsai que siempre espera, a quien con paciencia lo sepa sacar y cuidar, se hace presente. Es en definitiva, la conciencia, que debe acompañarnos junto con las palas, los paños húmedos para envolver las raíces y otras herramientas, que solo tomaremos de la naturaleza, lo que podamos cuidar bien y habiendo averiguado acuciosamente, lo que debo saber de la operación de rescate o yamadori. Caer en la tentación es fácil, puesto que en cualquier momento, podemos encontrar algo que sencillamente nos parezca maravilloso, pero no tenemos las herramientas o no es la estación del año adecuada para hacer el trabajo.

 

100 1217

 

100 4174Lo primero siempre es asegurar la vida del árbol que estamos adoptando, entonces las medidas que tomemos para esto, son pocas y siempre habrá que extremarlas. Luego viene el saber mantener una planta recuperada y brindarle las condiciones adecuadas para su recuperación y posterior crecimiento en vista de posibilitar un plan de formación. Al tiempo de dejar crecer libre, se eligen las ramas definitivas para la formación y el frente que se dejará al árbol para que muestre lo mejor de sus posibilidades. El frente que tenemos que observar detenidamente antes de ponernos a trabajar es una parte importante mirando la obra en su conjunto. De una buena elección dependerá que consigamos exponer lo que será nuestro punto de partida para el diseño. Distribuir el movimiento primario que está en un tronco ya formado, sin posibles correcciones a base de técnica, estará basado solo en la observación de la línea y el posicionamiento correcto en la maceta. En el caso en particular del árbol de la foto, luego del desarrollo de algunas ramas que no ha sido todo lo fuerte que se hubiere deseado, he elegido las ramas que van a servir para construir las primarias, esperando que en la próxima brotación aparezcan otras que se echan de menos en la actualidad. Por otro lado pretendo cultivar las ramas con defoliaciones y podas para densificar las secundarias y crear las terrazas donde hoy existen ramas primarias.

 

DSC02367

 

En una aproximación a un posible diseño tenemos que en el caso de la foto del comienzo donde elegí un frente que parece más abultado en su base, podría pensarse que fuera el óptimo para construír a partir de ahí el movimiento del árbol, pero si remiramos el tronco, podremos observar que el abultamiento que muestra en su costado izquierdo crea una fea silueta y a pesar de que la base luce más ancha por esa cara, es una consideración de diseño evitar ese tipo de abultamientos por lo que trataré de disimularlo, cambiando el frente a ser posible. Optando por el frente que se sugiere en la plantación posterior, he conseguido ponerle fin al feo defecto comentado y asegurar una armonía mayor en el diseño de la base y del movimiento, observándose más fluido. En el virtual que realicé a continuación se puede apreciar una visión a futuro no muy lejana de lo que puede ser su silueta madura.

 

Olivo virtual_grande

 

Por Rafael Rebollo

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.