Historia de una Bugambilia

En este artículo repasaremos la historia de una Bugamvilia bonsais desde su selección como planta de jardin, año 2000, a su situación actual pasando por una serie de trabajos que permitieron formar un bello bonsái.

la Bugambilia (bouganvillea glabra) llegó a México a principios del siglo xx, entre 1900 y 1910 y fue traída por Tatsugoro Matsumoto procedente de Brasil y el mismo fue el que trajo los primeros bonsái de Japón a México.

Desde entonces, la bugambilia se ha propagado por todo México, principalmente en la zona centro del país y esta tan adaptada a nuestro entorno que algunos piensan que es una planta nativa de México.

Bugambilia bonsai

De 1974 al 2000, me dedique a la jardinería y una de las plantas que mas usábamos para dar colorido a los jardines, era la bugambilia. Una de esas plantas destinada a la jardinería, la planté en 1998, en una maceta de cerámica como si fuera un bonsái pero sin ningún diseño, fotografía superior. En el año 2000 la seleccione para trabajarla en un taller con pedro morales en la primer visita que hizo a México para impartir talleres (a pedro morales lo conocí por que hicimos un viaje juntos recorriendo china, de Shangai a Hong kong, en septiembre de 1994) y así fue como lo invite a México para dar talleres.

Bugambilia

En el 2001, fotografía superior, se muestra como quedo diseñada un año después de haber sido trabajada y alambrada, se plantó en una maceta que teníamos disponible en ese entonces. como la planta tenia crecimiento invertido, es decir más ancha la parte de arriba y más angosta la parte pegada a la raíz, con una maquina eléctrica se le hizo madera muerta y un ahuecado a lo largo del tallo, vista frontal y en la parte más angosta del tronco, pegado al nebari, se le colocó una roca para esconder dicho defecto y visualmente darle mayor anchura en la base.

Bugambilia tronco

En el 2002, fotografía superior, la bugambilia, ya establecida en su maceta y desalambrada, comenzó a emitir mas follaje y algunas flores. hay que tomar en cuenta que cuando se alambra una bugambilia sus ramas son muy quebradizas y se rompen con facilidad, por lo cual es preferible alambrar ramas tiernas que son más flexibles, aunque habrá que desalambrar muy pronto, porque si no las ramas quedan marcadas con las huellas del alambre.

Bugambilia bonsai

En 2003, fotografía superior, la bugambilia se estuvo fertilizando con una formula equilibrada de nitrógeno, fosforo y potasio (20-20-20 soluble en agua) razón por la cual emitió muchos brotes. En esta imagen la planta se muestra después de haber hecho un aclareo del follaje y un rediseño de las nuevas ramas. Se le estuvo aplicando polisulfuro de calcio a la madera muerta cada tres meses, ya que es una madera blanda de fácil pudrición.

Bugambilia

En el 2008, fotografía superior, fue la ocasión en que más ha floreado. se le aplicó polisulfuro de calcio con pintura acrílica blanca para resaltar mas la madera muerta, contrastando así con el color café de su corteza. Esta imagen fue enviada al world bonsái photo contest y quedo como finalista de este concurso fotográfico. El diploma me fue entregada en el 2009 en la convención de Puerto Rico de manos de Pedro Morales.

bonsai bugambilia

 

En septiembre de 2009, fotografía superior, la planta, después de la floración quedo agotada de nutrientes, por lo cual hubo que iniciar un programa intensivo de fertilización, sobresaliendo la madera muerta la cual se muestra a detalle en las tres fotografias inferiores después de haberse aplicado constantemente polisulfuro de calcio con pintura acrílica blanca.

bonsai terminadobonsai

bugambillia

bugambilia final

En marzo del 2010, fotografía superior, volvió a florear aunque en menor proporción que en el 2009. Sin embargo permanecía la belleza del árbol. la maceta azul que era de fibra de vidrio se pinto de café chocolate, buscando mayor contraste entre la madera muerta y la madera viva y armonía en todo el conjunto.

bugambilia bonsai

En mayo del 2010, fotografía superior, un fuerte viento tiro la maceta de su pedestal, ya que no estaba amarrada, rompiéndose ramas importantes del follaje, por lo cual se tuvo que rediseñar y alambrar, posicionando las ramas que quedaron para complementar el conjunto.

bugambilia bonsai

En febrero 2011, fotografía superior, aparece la planta, ya desalambrada, comenzando a tomar otra vez su forma original y emitiendo nueva floración.

bugambilia bonsai

En marzo del 2012, fotografia superior, un gato casero comenzó a usar la bugambilia como su lugar de reposo y asoleo, sin prever que se iba a trepar hasta el ápice, sin importar las espinas, y destruirlo, razón por la cual no aparece imagen, ya que esta nuevamente en recuperación para crear un nuevo ápice.

¡ganas no me quedaron de envenenar a ese maldito gato!

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.