Cuidado de las herramientas en Bonsai

DSC_0549Una tarea muchas veces poco considerada es el cuidado de nuestras herramientas. Este cuidado no solo lo debemos realizar para prolongar la vida útil de las herramientas, si no que también debemos considerar que las herramientas en mal estado pueden producir heridas provocando infecciones, afectando la salud y desarrollo de nuestros bonsái. Por lo que es muy importante realizar un mantenimiento periódico de nuestras herramientas. En este artículo hablaremos como debemos realizar dicho mantenimiento para evitarnos problemas y mantener la calidad de nuestras herramientas por más tiempo.

 

 

 

 

Cuando compras por primera vez tus herramientas de bonsái, te das cuenta lo útil que son (a veces también lo caras jaja) y lo fácil que puedes hacer un trabajo cuando tienes las herramientas adecuadas, ahí nos damos cuenta de su verdadero valor. Pero a medida que las vamos usando, comienzan a perder filo, ensuciarse o incluso, en caso de dueños descuidados, comienza acumular oxido. Por lo que realizar un mantenimiento periódico nos permite mantener su vida útil por muchos, muchos años (las mías tienen 12 años y están perfectas).

 

Tenemos que saber que los principales enemigos de nuestras herramientas son: su mal uso, la sabia de nuestros bonsái y el agua, esta ultima sin duda la más perjudicial. Por lo tanto para evitar estos daños tenemos que realizar un mantenimiento básico de nuestras herramientas, para evitar daños acumulativos en ellas y que pierdan su funcionalidad durante el tiempo. El mantenimiento básico, como le llamo yo, consiste un una simple limpieza, luego de usarlas, para evitar o disminuir los daños acumulativos, este procedimiento no toma más de 2 min por herramienta y es muy sencillo.

 

El primer enemigo que les mencione es el mal uso de las herramientas, mas comúnmente de las tijeras, este mal uso puede producir descuadramientos o melladuras muy difíciles de eliminar y en algunos casos logran inutilizar las tijeras, ejemplo de esto es cuando se utiliza alguna tijera podadora para cortar alambres de cobre fino, Error fatal!! o cuando usas tijeras para pinzar, para cortar ramas o raíces gruesas, esto requiere aplicar una fuerza excesiva, para la cual la tijera no esta diseñada, doblando o soltando el eje de la tijera, afectando seriamente el desempeño de la tijera y muchas veces hay que reemplazarla. Afortunadamente este daño es muy fácil de evitar, simplemente utiliza las herramientas para lo que están diseñadas, las tijeras pinzadoras solo utilízalas para eso y para cortar alambre, utiliza la cortadora de alambre, simple ¿no?. Este simple acto te puede ahorrar mucho pesos.

 

La sabia un enemigo acumulativo, cada vez que utilizamos nuestras herramientas para cortar ramas o raíces, estas se impregnan de sabia o de sustancias provenientes de nuestros bonsais, estas sustancias forman una película sobre los filos y hojas de nuestras tijeras, afectando considerablemente su desempeño. Al pasar el tiempo estas sustancias se adhieren fuertemente a las tijeras, dandoles un color verdoso oscuro que es muy difícil de eliminar, el problema no es solo de color, a medida que pasa el tiempo se daña el filo y impide un buen funcionamiento de la tijera, ya que actúa como un pegamento de las hojas, dificultando su apertura y cierre. Para evitar la acumulación de estas sustancias sobre las hojas y el filo en nuestras tijeras, después de cortar remojamos un paño con alcohol y pasamos el paño sobre las hojas, procurando eliminar todas las sustancias (las identificamos por que por lo general son verdes). Además de eliminar estas sustancias dañinas de nuestras tijeras el uso del alcohol nos permite desinfectar nuestras tijeras, evitando contagios de enfermedades entre un árbol y otro, existen varios hongos y bacterias que se transmiten por las heridas producidas por la poda, al aplicar alcohol a nuestras tijeras eliminamos estos parasitos, evitando contagios. Así que, esta técnica sirve para 2 propósitos, matas 2 pájaros de un tiro.

 

                     DSC_0546          DSC_0547

En estas fotografías se ve la acumulación de sabia en la hoja de una tijera, en la foto siguiente se aprecia la hoja limpia después de pasar el paño con alcohol.

 

En el caso del agua, es muy común que realicemos podas o cortemos raíces y guardemos nuestras herramientas de inmediato en nuestra caja, sigamos trabajando y nos olvidemos del tema, hasta que las necesitamos nuevamente y vemos que el óxido se ha apoderado de nuestras herramientas, en este minuto ya es muy tarde o la solución es muy compleja, aplicar limpiadores de óxidos químicos, algo engorroso de realizar y no siempre muy efectivo. Una vez más este daño es muy fácil de evitar, podemos mantener un paño en nuestra caja de herramientas, luego cuando finalizamos la poda o transplante limpiamos con el paño las herramientas quitandole humedad, aprovechando también de eliminar la suciedad. Así fácilmente disminuimos considerablemente la formación de óxido.

 

Resumiendo el mantenimiento básico: usamos nuestras herramientas de forma correcta, luego de usarlas las limpiamos con un paño seco, así eliminamos el agua que produce el oxido, y finalmente humedecemos un extremo del paño con alcohol y limpiamos meticulosamente las herramientas para eliminar la sabia acumulada, luego las guardamos en nuestra caja. Pero además de hacer un cuidado básico o mantención básica, una o dos veces al año tenemos que hacer otro tipo de mantención, que yo le llamaré mantención anual.

 

La mantención anual consiste en dos procesos, el afilado y aceitado. El primero es bastante complejo, el segundo muy simple. Comenzando con el afilado, en si el afilado es una técnica muy compleja y difícil de enfrentar, es casi un arte!! pero les explicaré una forma fácil y eficiente, aunque igualmente necesita práctica para perfeccionarse. Afortunadamente la gran mayoría de las herramientas de bonsái tienen muy buen filo, especialmente las japonesas, por lo que en este mantenimiento anual eliminaremos melladura pequeñas y volveremos a restaurar el filo perdido por los constantes trabajos, que en la mayoría de los casos es muy poco.

 

La manera más simple de realizar el proceso es mediante la utilización de una lija fina de acero al agua. El proceso es bastante simple, cortamos un trozo de lija del tamaño de un dedo, ponemos unas gotas de agua sobre la lija, luego con movimientos circulares utilizamos nuestro dedo y vamos ligando la superficie de la hoja, sin cargar mucho la lija para no sobrelijar, ya que si lijamos en exceso podríamos eliminar el filo. Cuando veamos que la hoja vuelva tomar un color brillante y las melladuras han desaparecido, terminamos el proceso y probamos las tijeras cortando papel para asegurarnos que el corte es parejo. Este método a pesar de ser simple igual requiere cierto conocimiento y práctica, por lo que les recomiendo que las primeras veces no lijen mucho y certifiquen seguido el proceso que están asiendo, para verificar que lo están haciendo bien.

 

Es importante mantener aceitadas las tejieras, para evitar que el oxido entre en las bisagras, ya que desde ahí no podemos eliminar el agua, el aceitado lo puedes hacer con aceites especiales para aceitar herramientas, como el W40 (fotografía inferior), que viene en aerosol por lo que es muy fácil de aplicar. Aplicando aceite una o dos veces al año mantendrás tus herramientas funcionando a la perfección y mantendrás a raya la humedad de las bisagras.

 

images_1

 

Estas simples acciones después de que utilices tus herramientas y una vez al año, permiten que nuestras herramientas se mantengan siempre listas para realizar su trabajo de manera eficiente y pulcra. Espero que tomen estos consejos y los practiquen, así aumentarán la vida útil de sus herramientas, sabes que son caras, así que aumentar su vida útil es un ahorro de dinero.

 

Por Francisco Fournies

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.