Cómo lograr la profundidad en el diseño de un bonsai

Uno de los primeros errores que cometen los aficionados al bonsái es la falta de profundidad en el diseño de sus árboles, generalmente forman bonsáis planos ofreciendo del bonsái solo una vista frontal, como si fuese un cuadro o dibujo, en este artículo veremos como lograr la profundidad en el diseño de un bonsái.

 

El bonsái a diferencia de otras expresiones artísticas es un arte en 3D (tres dimensiones) al igual que las esculturas, pero mucho aficionados diseñan el bonsái como un dibujo o pintura en 2D (dos dimensiones). Por esto es que al diseñar un bonsái siempre debemos considerar en el diseño esta tridimensionalidad, independiente de que la vista del espectador se concentre en el frente del bonsái, solo considerando esta tridimensionalidad lograremos un diseño completo y harmónico de nuestro bonsái.

 

DSC 0761

Para lograr esta tridimensionalidad en el diseño de un bonsái debemos considera en el diseño un elemento básico, hablamos de la profundidad y para lograr esta profundidad la regla básica en bonsái es la ubicación de ramas traseras, pero no solo logramos profundidad ubicando ramas en la parte posterior de nuestro bonsái, la mejor manera de obtener una buena profundidad es ubicando la primera, segunda y tercera rama (además de las ramas del ápice) en distinta posición entre ellas, estas ramas son cruciales para lograr este efecto de profundidad.

 

Para lograr la adecuada profundidad del diseño debemos trabajar en la posición de todas las ramas que tiene nuestro bonsái, para ello debemos siempre ubicar las ramas rotando sobre el eje del tronco, no debemos ubicar las ramas unas sobre las otras.

 

Al ubicar la segunda rama de la derecha, debes ponerla levemente hacia atrás procurando que no quede exactamente sobre la primera rama de la derecha, lo mismo se debe realizar con la ramas de la izquierda. A medida que subes y formas el ápice pones ramas directamente hacia el frente y luego vas moviendo el resto de las ramas hacia atrás.

 

Ramas web

 

En el esquema superior vemos un disposición de las ramas de un bonsái en una vista cenital, la coloración indican la altura de la rama, más oscuras más cerca del ápice, la primera rama ubicada a la derecha, segunda a la izquierda, levemente arriba la trasera, de color más oscura la segunda rama de la derecha (como ven no esta sobre la primera rama, sino levemente hacia atrás), lo mismo sucede con la segunda rama de la izquierda (la más oscura). La única manera de lograr esta disposición es verificando la posición de cada rama desde arriba, así podrás ver si las ramas están ubicadas exactamente una arriba de la otra impidiendo obtener un diseño con profundidad.

 

Este procedimiento debe realizarse en cada rama del bonsái, incluso en las del ápice, siempre procurando que las ramas sucesivas no estén a la misma altura de las que tiene directamente abajo.

 

DSC 0411

En la fotografía vemos una vista cenital de un bonsai donde se aprecia la posición de las ramas, vemos que ninguna se ubica directamente sobre otra rama.

 

El beneficio de la profundidad en el diseño de tu bonsái no solo lo veras en la belleza estética final de tu árbol, si no que además tiene un gran beneficio en la distribución solar dentro del follaje del bonsái, logrando con el tiempo, y una buena poda, una mejor ramificación interna del bonsái y una mejor salud general del bonsái, ya que las ramas distribuidas de esta manera favorecen el ingreso de luz al interior de las ramas.

 

Lo que me motivo a escribir este artículo es aclararles a los más novatos que la profundidad no se limita simplemente a la rama trasera, ese es solo el comienzo, la profundidad debe estar presente en el diseño general del bonsái, en cada una de la ramas, esta es la única manera de lograr un bonsái refinado y lograr un fiel reflejo de la naturaleza, espero haberlo logrado.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.