Plagas Primaverales en Bonsai

Llega la primavera y aparecen varios habitantes nuevos en nuestros jardines, algunos de ellos indeseados, que afectan el desarrollo de nuestros bonsais, y por su puesto de nuestros bonsáis, en este artículo hablaremos de las plagas más comunes de la primavera.

 

Pulgón:

 

IMG 3971

Son pequeños insectos chupadores que atacan los brotes nuevos de las plantas, existen varios tipos de pulgones verdes, amarillos, negros y cafés, siendo los verdes los más comunes. Generalmente los pulgones atacan a comienzos de primavera hasta finales de verano, su reproducción es bastante veloz lo que produce que en poco tiempo logren formar grandes colonias en los brotes.

 

El principal daño que producen es que tanto adultos como larvas se alimentan de la sabia, debilitando la planta impidiendo su desarrollo normal, además de este daño existen otros 2 daños menos directos pero igualmente peligrosos. El primero se produce cuando al alimentarse de la sabia expulsan una sustancia azucarada que puede producir el desarrollo de un hongo negro denominado fumagina que ataca las hojas, disminuyendo la fotosíntesis y debilitando la planta. El segundo daño y el más grave es la transmisión de virus, esto puede producir malformaciones en las hojas, clorosis, enanismos y otros daños, lamentablemente no existe cura para los virus, por lo tanto la única opción es la eliminación del ejemplar para evitar que se propague de un ejemplar a otro. El pulgón es un insecto muy pequeño pero que puede producir grandes daños, así que es muy importante saber como controlarlo.

 

Control del Pulgón:

A comienzos de primavera cuando aparecen los primeros pulgones se debe comenzar la aplicación de productos químicos he ir repitiendo cada 15 días si la infestación es generalizada.

 

Se pueden aplicar productos de contacto como las Piretrinas o Clorpirifos productos químicos que al tocar al pulgón lo matan. Son productos que solo tienen efecto instantáneo y su aplicación debe ser regular. También existen productos de acción sistémica que permanecen en la planta durante un tiempo, matando los pulgones que se alimentan de ella, como el Imidacloprid y el Fenitrotion, estos productos de acción sistémica son mejores ya que duran más y solo afectan a los pulgones no a sus depredadores.

 

También existe un control orgánico casero muy difundido, sencillo y bastante efectivo, consiste en realizar un caldo, debes poner a hervir 2 cigarrillo en 500 ml, luego colar y aplicar el liquido a la planta afectada, aplicar cada 4-5 días hasta eliminar todos los pulgones. Algo bueno que tenga el cigarro, ¿verdad?

 

Arañita roja (tetranychus cinnabarinnus):

 

Tetranychus urticae 4883560779

Son pequeños ácaros de color rojizo de no más de 0,5 mm, apenas visible a simple vista, generalmente se ubican en el envés de la hoja, donde se alimentan de las células de las hojas a través de su estilete. Aparecen generalmente en verano, muriendo al llegar el invierno por las bajas temperaturas. No se desarrollan en sectores con alta humedad o que estén en contacto con agua. Sus huevos pueden permanecer durante todo el invierno y eclosionar en la temporada siguiente. Los veranos calurosos y secos favorecen su desarrollo, este acaro se caracteriza por formar una especie de telaraña que los recubre y disminuye la efectividad de los tratamientos. Tiene un ciclo de vida corto de unos 3 a 7 días.

 

El daño es muy fácil de identificar, genera unos pequeños puntitos en las hojas de color amarillo, el cual es fácil de ver a simple vista. Este daño puede ir aumentando hasta volver totalmente amarilla la hoja y producir la muerte de la hoja y progresivamente la defoliación total del árbol, también puede afectar los brotes produciendo que estos dejen de crecer o se deformen.

 

Control de la arañita roja:

 

El control químico es bien sencillo solo se debe aplicar un acaricida, de muy fácil acceso en el mercado, cada 15 días hasta eliminar los ácaros. Si las infestaciones son comunes es conveniente aplicar aceite miscible en el invierno para eliminar los huevos que quedan latentes en la corteza.

 

Escamas:

 

Escamas en la superficie de los frutos 1

 

Si bien existe un insecto denominado coloquialmente escama, generalmente se confunden con otros de similares características, por lo que acá hablaremos de todos, ya que su daño, ciclo de vida y forma de control son similares. Acá incluiremos a Escamas y Conchuelas.

 

Son pequeños insectos de caparazón duro, generalmente de distintas tonalidades cafés y también blancas. Su daño es causado por que se alimenta de la sabia de la planta a través de un estilete, produciendo un debilitamiento general, en ocasiones produce malformaciones de los brotes nuevos. Al igual que los pulgones secretan una sustancia azucarada que es ideal para la formación de fumagina, sobre todo cuando la infestación es masiva.

 

Estos insectos se ubican en diferentes sectores de la planta, siempre en las partes más tiernas, ya sean tallo u hojas, suelen ubicarse en el envés de la hoja y en la unión del peciolo y el tallo, hay que buscar minuciosamente para ubicarlos, sobre todo en los primeros estadios de su ciclo, que son muy pequeñas. Su reproducción es generalmente en verano y sus larvas son móviles y pequeñas difíciles de detectar. Generalmente las conchuelas son más grandes y globosas de colores cafés, muy comunes en olivos, las escamas son mas planas de café claro o blancas comunes en juníperos.

 

Control de la escamas:

 

En control de estos insectos es bastante simple, solo debes aplicar aceite miscible, este aceite es muy común en el mercado y de bajo costo, el aceite impide que las escamas puedan respirar muriendo. Se debe aplicar cuando las temperaturas son bajas, ya que aplicarlo en altas temperaturas produce daños en las células de la planta, pudiendo incluso matar tu bonsai.

 

En la naturaleza hay un sin fin de insectos que podrían atacar nuestros bonsái, pero estos que describimos anteriormente son los más comunes, con estos consejos podrás mantener a tus bonsái sin insectos la mayoría de las ocasiones.

 

Mosquita blanca:

 

Mosquita

 

Son insectos pequeños succionadores de savia que se asemejan a diminutas mariposillas o pequeñas polillas blancas de un par de milímetros de longitud, muy fáciles de reconocer ya que al mover las hojas vuelan por alrededor del bonsai. Están cubiertas de un polvo ceroso que les hace tomar el color blanco lechoso y las podrás encontrar en parte inferior de las hojas donde se agrupan en colonias y se observan como lanosidades que corresponden a las colonias de ninfas.

 

Los primeros síntomas de su ataque se pueden observar por la pérdida de color de la planta afectada las hojas se tornan de color amarillento. Así mismo su presencia genera un debilitamiento progresivo del vegetal y la producción de mielecilla favorecerá que en ella se asienten hongos como Fumagina. También son muy fáciles de reconocer al ver los ejemplares ya que estos no se esconden y vuelan cerda de los ejemplares.

 

Es común verlos en bonsáis de Cítricos y Azaleas.

 

Control de la mosquita blanca

 

Puedes controlarla con Dimetoato, eso si es importante aplicarlo temprano por la mañana cuando los adultos estén todavía entumecidos y estén todos en la planta, si lo aplicas en la tarde no todos estarán en la planta y algunos volverán a poblar el bonsái luego. Es preciso dar por lo menos 3 tratamientos distanciados en 10 a 12 días, para dar lugar a que las larvas más resistentes evolucionen a adultos más fáciles de controlar.

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.