Mantenimiento de Kusamonos

Al igual que nuestros bonsáis, los kusamonos necesitan cuidados periódicos que ayuden a que vivan durante mucho tiempo en sus pequeñas macetas. Si lo queremos para acompañar a nuestro bonsái en una exposición, es aconsejable que lleve tiempo puesto, que no parezca recién preparado para la ocasión.

Tanto en verano como en invierno nuestros kusamonos sufren un deterioro ocasionado bien por el exceso de calor y la sequedad ambiental en verano, bien por el frío y el exceso de humedad en invierno. Cuando estas dos estaciones están llegando a su fin es aconsejable dedicar un tiempo a revisar nuestras pequeñas plantas, puede que necesiten un cambio de maceta, corte de raíces, etc.


Nuestros útiles de trabajo en esta ocasión serán pinzas, tijeras pequeñas, un mondadientes también puede ser útil, yo suelo tener a mano trozos de alambre del más fino por si necesito sujetar alguno.

foto 2

Trasplante


Como los tiestos son tan pequeños el sustrato parecerá haber desaparecido o encogido, a veces con airear el sustrato con un palillo es suficiente, pero en otras ocasiones tendremos que trasplantarlo, yo suelo hacerlo a finales de verano- principios de otoño o finales de invierno-principio de primavera. Podemos usar el mismo sustrato que para nuestros bonsáis pero en grano muy pequeño, yo uso una mezcla de pómice y akadama, aprovecho lo que pasa por la rejilla al tamizar el sustrato para los trasplantes de nuestros árboles. También funciona bien una mezcla de turba y arena de sílice muy fina. Recortaremos las raíces si estas han crecido demasiado. Normalmente no suele ser necesario sujetar la planta pero si queremos ponerle sujeción podemos doblar un trozo de alambre en forma de horquilla y clavarlo en la maceta. Si veis que las raíces asoman por el agujero de drenaje o que empujan la planta hacia arriba, no hay duda, hay que trasplantar.

foto 3

Poda


Lo más probable es que presenten un aspecto descuidado, nuestro trabajo consistirá en conseguir que vuelvan a lucir en todo su esplendor. Por ejemplo, los sedum tienen tendencia a alargarse demasiado ocultando totalmente la maceta, recortaremos esos brotes demasiado largos con las tijeras. En el caso de las imperatas cilíndricas, una vez hemos disfrutado del color otoñal, ya bien entrado el invierno, segaremos casi a ras del sustrato toda la planta, así conseguiremos que broten con fuerza en primavera.

foto 4

A veces bastará con eliminar ramas y hojas secas. También quitaremos todos los restos de floración que no hayan caído por si solos.

foto 5

Malas hierbas


Al igual que en el sustrato de los bonsáis, en el de los kusamonos pueden crecer malas hierbas, nos ayudaremos con las pinzas y con cuidado intentaremos que la hierba salga con toda la raíz, en caso contrario la planta invasora volverá a aparecer, absorberá los nutrientes y restará espacio a la planta.

foto 6

Abonado


No debemos olvidarnos del abonado, si usamos abono sólido en formato pellets podemos usarlo también para los kusamonos, o bien podemos adquirir barras de abono del que venden en comercios y dividirlas con unas tijeras en varios trozos según nos convenga. No me gusta usar abono químico líquido para no correr el riesgo de quemarlos.

foto 7

Riego


Al ser los tiestos tan pequeños tendremos que regar prácticamente a diario, yo lo hago con regadera, riego a la vez que los bonsáis y con la misma agua, si ese día toca algún producto de los que uso, también a los kusamonos les toca. Los días de más calor los reviso cuando reviso los árboles, para ver si necesitan un riego extra.

 

Reproducción


Al igual que en el caso de los bonsáis, podemos obtener kusamonos por diferentes medios, con una ventaja, el proceso no será tan largo como en el caso de los árboles.

Semillas


Podemos encontrar semillas en el mercado de numerosas plantas que podemos utilizar para kusamonos, si disponemos de un semillero lo usaremos, pero no es necesario, podemos poner algunas semillas directamente en la maceta elegida y esperar a que crezcan y se desarrollen.


Cuando ya tenemos los kusamonos establecidos, podemos encontrarnos plantas que nacen en otras macetas de las que tenemos cerca, el aire propaga las semillas, cuando esas plantas hayan crecido podemos cambiarlas a una maceta más adecuada.

foto 8

Esquejes


Podemos utilizar algún resto de poda de alguna planta que nos guste, para un mayor éxito podemos usar hormonas de enraizamiento, aunque en el caso de algunas como sedum y sempervivum, emiten raíces con facilidad sin necesidad de hormonas.

División


Es fácil en algunos tipos de plantas, por ejemplo los papyrus, que en poco tiempo llenen la maceta de raíces, si no queremos que la revienten será conveniente dividir la planta en dos o tres más pequeñas.

Estolones


Reciben este nombre las raíces aéreas de algunas plantas, como la fragaria, si ponemos estos estolones en contacto con el sustrato conseguiremos fácilmente una nueva planta, nos podemos ayudar de un pequeño alambre en forma de horquilla para sujetar el estolón al sustrato.

foto 9

Bulbos


Si nuestros kusamonos provienen de bulbos, los trataremos igual que a sus hermanos mayores. Cuando se hayan secado las hojas podemos sacar el bulbo y guardarlo en un lugar seco durante dos o tres meses, para volver a ponerlo en la época adecuada para cada planta en su maceta. Si optamos por dejarlo en la maceta, durante esos meses no regaremos para evitar que el bulbo se pudra por el exceso de humedad.

foto 10

Atreveos a probar con alguna planta que tengáis por casa seguro que os engancháis, como ya os conté en otro artículo, los kusamonos son un vicio.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.