Abono y algo más para nuestros Bonsais

Nuestros bonsáis necesitan agua, luz y nutrientes para crecer en buenas condiciones. Al estar plantados en sustratos inertes, como la akadama, nos toca a nosotros aportarles lo que necesitan.

Son muchos los aficionados que creen que con usar abono, un tipo de abono, es suficiente, pero otros, entre los que me incluyo, les aportamos además otros nutrientes.

A menudo me preguntan por e- mail o en mensajes a través de las redes sociales qué les doy a mis bonsáis, mi respuesta es siempre la misma: "mucho cariño y muchos mimos", evidentemente no es sólo eso, les doy otras muchas cosas. Hay productos que he probado y luego he dejado de usar y otros que llevo usando varios años.

En este artículo os contaré lo que les doy a lo largo del año, tanto para prevenir enfermedades o carencias como para que se pongan fuertes.

Como siempre, hablo de lo que me funciona a mí, cada uno tendrá que ver lo que mejor le va en su caso concreto. Vivo en un pueblo del Pais Vasco a unos 25 kms de la costa, en una zona donde las temperaturas en invierno bajan de 0ºC en pocas ocasiones y en verano llegan a superar los 30º no más de 20 días. En estas condiciones, he observado que los árboles tienen tan solo un corto período de descanso, de dos o tres semanas en invierno e inexistente en pleno verano. Mi orientación es sur y mi terraza está bastante protegida.

foto 2

Foto de mi terraza en invierno

Los árboles empiezan a brotar en pleno invierno, normalmente un mes antes que los de otros aficionados que viven tan sólo a 20 kms de distancia.

Como la comunidad de Rutabonsai comprende aficionados de diferentes latitudes intentaré contarlo por estaciones y no por meses.

Tengo siempre una plantilla tipo calendario preparada para ir apuntando que día uso cada producto, me ayuda a organizarme. Así no coinciden los tratamientos, es decir si en una misma semana me tocan dos procuro que coincidan al menos con 3 días de diferencia, de la misma manera nunca me coinciden dos tratamientos foliares y dos de suelo en la misma semana.

plantilla de abono

Foto de la plantilla donde anoto las fechas.

Abono

Un pequeño recordatorio, los componentes básicos de todos los abonos son nitrógeno, fósforo y potasio, N/P/K, cada uno cumple una misión. El nitrógeno favorece la fotosíntesis y la lignificación de las ramas y tallos, aumenta el tamaño de la hoja y disminuye la floración, por ello Es preferible que la proporción de nitrógeno sea inferior a la suma de fósforo y potasio. El fósforo transporta los nutrientes y transforma la energía del sol en química, ayuda a disminuir el tamaño de la hoja y favorece la floración y el desarrollo de raíces. El potasio ayuda a metabolizar los hidratos de carbono, ayuda a que la planta tenga buena salud y aumenta su protección contra las plagas. Recordar también que nunca debemos abonar un bonsái enfermo, recién llegado a casa o recién trasplantado

El abono sólido que más me gusta es el Hanagokoro, su proporción de N/P/K es 4/5/1, totalmente natural, de descomposición lenta y no fermentado. Lo prefiero a otros que desprenden olor. En cuanto los árboles dan señales de actividad empiezo a poner las bolas, y las reviso cada dos meses, normalmente en ese período de tiempo ya hay que sustituirlas. La última la pongo cuando todavía quedan seis semanas para que termine el verano.

Premna japónica

Premna japónica, un año entre ambas fotos

De forma simultánea uso Green King de forma foliar, la proporción de N/P/K es de 3/6/5 y la dosis que uso es 1 ml/l cada 15 días aproximadamente, en primavera y verano. Las brotaciones mejoran mucho. Me lo recomendó un aficionado y me gusta el resultado. Mi intención es seguir usandolo hasta que empiece el otoño.

Una vez cada dos semanas desde primavera hasta finales de otoño, uso guano líquido, la proporción N/P/K es 4/5/6, viene con tapón dosificador por lo que usarlo es muy fácil. Estimula el crecimiento y la floración.

En otoño uso abono líquido sin nitrógeno PK, la proporción es 0/10/10, favorece una floración más abundante, la nueva brotación tendrá menor tamaño, ayuda al engrosamiento del tronco y las ramas, prepara a los bonsáis para el invierno, yo lo uso en el agua de riego pero también admite uso foliar. La primera dosis se la doy cuando faltan dos semanas para la llegada del otoño y luego repito cada 15 días, la última la pongo dos semanas antes del fin del otoño.

foto 5

Juníperus procumbens nana, un año de cuidados

Otros complementos

Si hay un producto que nunca falta en casa es el Enraigard, es un producto a base de aminoácidos, microelementos, biopolisacáridos, vitaminas y fitohormonas, estimula el sistema radicular de la planta y cubre carencias; lo uso siempre en los trasplantes y cada 15 días riego todos los árboles usando una dosis de 2 ml por litro de agua. Solo dejo de usarlo las dos primeras semanas de invierno.

El Enraigard lo alterno con Biorend, una semana uno y a la siguiente el otro, Biorend es un producto derivado de la quitina, se absorbe por las raíces, el bonsái cree que está siendo atacado por un patógeno y como reacción se produce una respuesta de defensa, se considera un inmunoestimulante. El crecimiento es más fuerte. La dosis es de 3 ml/l.

Desde hace cuatro años uso en primavera y verano glucosa, la aplico vía foliar, una cucharadita de café por litro de agua, la uso una vez a la semana, y si veo que la brotación es pobre cada 3 días. Ayuda a las hojas a hacer mejor la fotosíntesis, el buxus harlandii lleva con este plan de nutrición desde que llegó a casa, la mejoría es evidente.

Buxus Harlandii

Buxus Harlandii, cuatro años con este plan de cuidados.

Desde el año pasado uso en aplicación foliar Nutritech-Micro, a mediados de invierno, a mediados de primavera y antes de que empiece el otoño, es un compuesto que contiene Magnesio, Hierro, Manganeso, Cobre, Molidebno, Boro y acido heptaglucónico. previene carencias, y favorece los colores otoñales. Se puede usar en el agua de riego o de modo foliar pero es más efectivo en aplicación foliar.

Quelatos de hierro, su uso es adecuado para prevenir la clorosis férrica, enfermedad que provoca el amarilleo de las hojas, si el agua de riego es demasiado dura es conveniente el uso de quelatos, como lo uso como preventivo, les pongo una dosis cada 3 meses, excepto en invierno. Hay en líquido y en polvo, yo uso este último, la aplicación es fácil, viene con cucharita dosificadora para espolvorear por encima del sustrato.

Una vez al mes desde primavera hasta otoño los pulverizo con própolis, a base de propoleo, producto elaborado por las abejas, con propiedades bactericidas, fungicidas y cicatrizantes. Ayuda al bonsái a aumentar sus defensas naturales.

Azalea Satsuki

Azalea Satsuki, solo dos meses de cuidados.

A estas alturas alguno seguro que estará pensando que todo esto supone mucho dinero, si bien al principio puede parecerlo, un bote de un litro da para muchas aplicaciones. Por ejemplo, de uno de los productos que he mencionado con un bote de 460 g tengo para 230 aplicaciones que suponiendo que lo use cada 10 días durante todo el año excepto en invierno son al año 27 aplicaciones, por lo que tengo para 8 años y medio, cada aplicación tiene un coste de 0,226€.

Por último, como mi colección es pequeña, ronda los 35 árboles, tengo pulverizadores diferentes para cada producto de aplicación foliar. Para el própolis y la glucosa de un litro y para el green king y el nutritech-micro de dos litros y os puedo asegurar que me llega de sobra con esas capacidades para cada aplicación.

Tengo un amigo que me dice que soy una exagerada con tanto abono y nutrientes extras, pero yo veo bien mis árboles o sea que daño no les hace. Mirad por ejemplo, esta última foto, es una azalea de vivero que llegó a casa a finales de abril de 2013, en tan solo un año la diferencia es apreciable.

Azalea de vivero

Azalea de vivero, uno de mis proyectos, lleva tan sólo un año de cuidados.

Un saludo a todos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.