Comó elegir una maceta adecuada para nuestro Bonsai

Aunque dediquemos una parte importante a la elección de la maceta en la que vamos a poner nuestro bonsái no debemos olvidar nunca que lo más importante es el árbol, la maceta nunca debe ser lo primero que llame la atención, es una parte que complementa el conjunto pero la más importantes siempre debe ser el árbol. Este artículo trata de servir como orientación a la hora de elegir la más adecuada en cada caso, sin olvidar que al final siempre es el gusto particular de cada uno el factor más influyente en la decisión final.

 

Fotografia superior  vemos una Kurama realizada en barro con tonos y unas pinceladas rojizas por Martín C. Rodriguez.


En occidente no damos tanta importancia a la elección de la maceta, pero en Japón por ejemplo el tema es tan importante que para la Kokufu se llegan a pagar grandes cantidades de dinero por alquilar una maceta adecuada, solo para la exposición.

 

6

 Pino penthaphylla, propiedad de Mario Komsta, en la II Tantai celebrada en Vitoria-Gasteiz, España.


El sexo de las macetas


La clasificación principal de las macetas se hace atendiendo a si son esmaltadas o no, no esmaltadas masculinas, esmaltadas femenina, pero luego dentro de esto hay muchos factores que hay que tener en cuenta.


Aunque las macetas se dividen en masculinas y femeninas, tenemos que tener presente que lo habitual es encontrar una maceta masculina con ciertos toques femeninos y viceversa, en general podemos decir que las formas cuadradas y de líneas rectas son masculinas y las formas redondeadas y con curvas son femeninas.


Las macetas mates o no esmaltadas son eminentemente masculinas, resultan serias y más pesadas a la vista que la mayoría de las esmaltadas, aunque siempre encontraremos un toque femenino en la redondez del labio o en las esquinas redondeadas. Colocaremos en ellas árboles masculinos, es decir los que poseen madera muertas, agujas, carecen de flores, coníferas y árboles de hoja perenne, si queremos suavizar la imagen y que no resulte visualmente muy pesada, aportaremos un toque femenino eligiendo una maceta con esquinas algo redondeadas o con labio curvo, incluso a veces incluso veremos que se utilizan macetas esmaltadas en tonos suaves, en general los árboles muy trabajados, serios, de muchos años, de estilos muy formales siempre irán en macetas no esmaltadas.

 

4

Granado nejikan de mi propiedad con una maceta japonesa de Seto, en la I Tantai celebrada en Vitoria Gasteiz, España


Las macetas esmaltadas, son eminentemente femeninas, aunque las de color blanco se consideran tradicionalmente masculinas, las formas en general son redondeadas y suaves, están indicadas para árboles de hoja caduca, con flor, fruto, el toque masculino lo podemos aportar con esquinas rectas, o labios hacia fuera y rectos. Si el color es demasiado brillante puede desmerecer al árbol, las antiguas macetas chinas esmaltadas son las ideales pero son difíciles de encontrar y son muy caras. Las usaremos además en árboles muy jóvenes, en su primera formación.

Elementos de una maceta


Un repaso a los detalles que distinguen a una maceta de otra. Si queréis saber más en el libro Técnicas del bonsái de John Yoshio Naka podéis encontrar más explicaciones sobre estos elementos y ver imágenes.


Forma: Rectangular, ovalada, cuadrada, redonda, crestada, hexagonal, octogonal, bolsa, flor, triangular y con forma de espejo japonés.


Borde: hacia el exterior, hacia el interior, trenzado, doblado formando ondas, interior, redondo y curvado hacia el interior.


Cuerpo y laterales: los dibujos que nos podemos encontrar son doble franja en relieve, caras enmarcadas, franja ancha, caras con marco estrecho y ancho, tambor con granos en relieve, laterales simulando un instrumento musical, dibujos de loto, símbolo del trueno.


Esquinas: recortadas y achatadas, redondeadas, curvadas hacia dentro, con ángulo pronunciado, con ángulos recortados.


Patas: forma de nube, forma de garras de gato, línea serias y con cortes rectos, pie no pegado sino de una sola pieza, pie escalonado, con forma de la nariz de tengu, con forma de cabeza de diablo y sin patas.

 

3

Fagus Sylvatica propiedad de Jose Luis Crespo, Primer premio en la II Tantai, Vitoria Gasteiz, España

 

Elección de la maceta en función del color dominante en el árbol.


Blanco: Si la floración de nuestro bonsái es blanca le irá muy bien una maceta de color blanco, amarillo claro, rojo desvaído o azul.


Amarillo: Quedarán muy bien en macetas azules o verdes.


Naranja: Marrones oscuras, que pueden ser esmaltadas o no, o verdes.


Rojo: Los bonsáis de floración roja u hojas de ese color lucen mucho en macetas azules o verdes.


Rosa: Elegiremos macetas de color azul, verde o blanca.


Azul: Color teja, amarillo desvaído, blanco o gris.


Purpura: Nos decantaremos por una maceta verde, amarillenta, blanca o marrón clara.


Vegetación variegada: Los bonsáis de hoja variegada quedarán muy bien en macetas negras o verdes muy oscuras.


Coníferas y otros perennes: Marrones sin esmaltar, o tejas negras.

 

0

Sabina phoenicea propiedad de Javier Garcia Manso, premio del público en la II Tantai, Vitoria-Gasteiz, España


Elección de la maceta en función del estilo del árbol.


Chokkan, recto informal: En el caso de tratarse de un ejemplar ya formado y grueso, trataremos de elegir una maceta rectangular o cuadrada, de paredes rectas, con patas o sin ellas, con el borde superior muy simple y con poco labio o carente de él. Las esquinas deben ser lo más rectas posibles. En el caso de ejemplares jóvenes en formación, la elegiremos de forma ovalada o redondeada, de líneas suaves, paredes rectas y patas muy pequeñas o inexistentes.


Moyogi, recto informal: En el caso de ejemplares ya formados y gruesos, el abanico en cuanto a la forma es muy amplio, rectangular, oval, silueta de pétalos de flor, hexagonal, octogonal, redonda o cuadrada. De caras convexas o rectas, abriéndose en la parte superior. El labio puede ser decorativo, plano, redondeado, trenzado, si el árbol es muy bello, el labio deberá ser sencillo. En el caso de las patas, mejor si son rectas, aunque también quedarán bien si tienen forma de nube o son de líneas suaves. Si el ejemplar es joven y está todavía en formación nos inclinaremos por una maceta de formas suaves, ovalada o redonda, aunque también podemos elegir una de forma irregular. Muy informales, de caras cóncavas con o sin patas.


Shakan, inclinado: Elegiremos una maceta de poca o media profundidad, rectangular u ovalada, de bordes realzados.

 

2

Arbol a concurso en la VI edición del MMBA de Alcobendas, España, 2012


Han-kengai, semicascada: Se trata de darle imagen de estabilidad al bonsái por lo que tendremos que usar una profunda, puede ser de formas variadas: redondas, cuadradas, hexagonales u octogonales, de bordes realzados, pero podrán tener brillo o no tenerlo y lo mismo en el caso de las patas.


Kengai-cascada: Muy profundas, igual que en el caso anterior, variadas en cuanto a la forma: redondas, cuadradas, hexagonales u octogonales.


Fukinagashi, azotado por el viento: Trataremos de usar una laja natural, si esto no es posible, usaremos macetas muy planas ovaladas o rectangulares.


Bunjingi, literati: redondas y pequeñas, muy planas, aunque también de formas irregulares, cuadradas, hexagonales u octogonales, con patas o sin ellas, y relieve en los laterales, el labio deberá ser redondeado siendo indiferente si va hacia fuera o hacia dentro.


Sokan, doble tronco: Siempre que sean poco profundas se admiten ovaladas, redondas, cuadradas y rectangulares, también podemos elegir una laja de piedra.


Bosques: Si podemos los pondremos en una laja, pero también podemos usar una maceta muy plana, rectangular u ovalada.


Sekijoju, agarrado a roca, e ishitsuki, plantado en roca: lajas, macetas grandes, poco profundas, rectangulares y ovaladas.

 

5

Macetas Japonesas para mames de mi propiedad.


A pesar de la teoría y consultar mis apuntes, cada vez que tengo que elegir una maceta, me dejo llevar mucho por mi instinto y a veces encuentro una maceta que me gusta y se viene para casa hasta el momento de ocuparla con un bonsái. En otras ocasiones, me gusta una maceta para un árbol y no sé bien explicar por qué pero resulta ser la adecuada.

2 comentarios

  • Cristina Mir
    Cristina Mir Sábado, 10 Septiembre 2016 00:38

    Excelente nota!!!!

    Enlace al Comentario

  • delhi
    delhi Sábado, 27 Agosto 2016 20:15

    el macetero es necesario cambiarlo?como saber si las raices necesitan mas espacio?

    Enlace al Comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.