Generalidades sobre bosques Bonsai

La realización de un bosque de bonsái nos permite crear una sensación de inmensidad en el reducido espacio de una maceta. Un bosque bien logrado debe resultar tan real, como para que el observador reciba un impacto capaz de despertar todos sus sentidos. Para que su espíritu se interne en los senderos y escuche el crujir de las hojas secas bajo sus pies, el trinar de los pájaros, el murmullo del viento.

La naturaleza nos brinda infinidad de modelos, bosques espesos y umbríos, bosquecitos ralos en mesetas azotadas por el viento, selvas tropicales de vegetación lujuriosa...


En la realización de un bosque, lo fundamental es conseguir que los árboles que componen el grupo tengan un aspecto armónico. En lo que concierne al lugar que ocupará cada árbol, lo más importante no es su ubicación individual sino la relación con los demás ejemplares.


Un bosque debe evocar el combate continuo que libran los árboles silvestres en busca de los rayos del sol, en un bosque el crecimiento de todos y cada uno de los árboles está en función de cantidad de luz que recibe. Un árbol aislado tendrá un follaje denso y parejo, en cambio en aquellos que crecen muy juntos, la cantidad de ramas será menor y estarán orientadas hacia la luz.

 

 MAI8551 1


En una plantación en grupo los árboles deben pertenecer a la misma especie, esto permite crear un rincón de la naturaleza en un marco real.


Los seres vivos para desarrollarse en plenitud necesitan vivir en armonía biológica. En la naturaleza, las plantas raramente presentan enfermedades carenciales, las micorrizas que viven en simbiosis con las mismas se encargan de suministrar los minerales que las mismas necesitan.


Los insectos y parásitos se mantienen dentro de los límites que les marcan sus antagonistas.


Para lograr este equilibrio biológico en un bosque de bonsái hay que prestar especial atención en la preparación del suelo. Es fundamental agregar al sustrato base, una parte del medio en que crecían las plantas. Esto resulta fácil cuando se trata de ejemplares recolectados, cuando las plantas provienen de un cultivo conviene, micorrizar el sustrato en el momento del trasplante, estos hongos benéficos se encargarán de restablecer el equilibrio de los microorganismos responsables de la dinámica del suelo.

 

 MAI8553 1


La satisfacción que se experimenta cuando se contempla un bosque bien logrado es la misma, que cuando se da la última pincelada en la tela donde se plasmó un paisaje. La ventaja es que un bosque de bonsái es un obra de arte dinámica, en continua evolución, que cambia no sólo en relación con las metamorfosis estacionales, también lo hace en función de las diferentes horas del día, puede cubrirse por el rocío matinal, bañarse bajo los rayos del sol o la luz de la luna.


ESPECIES ADECUADAS PARA BOSQUES


Las especies más adecuadas son aquellas de hojas pequeñas, aceres, olmos, abedules, cipreses, criptomerias, granados etc.


Este material es fácil de obtener, podemos recurrir a nuestros almácigos, comprar plantines en un vivero forestal o recolectar arbolitos silvestres.


Al repicar las plantas de un semillero o replantar arbolitos silvestres, aquellos que están destinados a formar parte de un bosque, se plantan formando pequeños grupos y en recipientes planos. Esto facilitará el trabajo posterior, las raíces irán adaptándose al espacio de que disponen y al mismo tiempo resultará más fácil controlar la copa y la altura de los árboles.


CANTIDAD DE ÁRBOLES


La cantidad de ejemplares que forma un bosque debe ser impar, esto en parte es por tradición, pero además resulta más fácil conseguir un equilibrio asimétrico con una cantidad impar de árboles. Para que un grupo de árboles pueda considerarse un bosque debe reunir por lo menos siete ejemplares. El número de árboles debe ser múltiplo de tres, y preferentemente un número primo.


Cuando los ejemplares superan los veintiuno, pueden utilizarse cantidades pares, ya que visualmente resulta muy difícil evaluar la cantidad de árboles en una plantación grande. En lo que concierne al lugar que ocupará cada árbol, lo importante no es su ubicación individual sino la relación con los demás ejemplares. Es importante disponerlos en grupos y subgrupos de por lo menos dos árboles.

 

 MAI8558 1


El espacio libre entre los grupos y subgrupos es fundamental en el diseño de un bosque, pues los claros permiten equilibrar visualmente la escala.


Todos los troncos deben ser visibles cualquiera sea el ángulo desde donde se los mire, la distancia entre los mismos deberá ser irregular. Si con una línea virtual uniéramos tres árboles, deben formar un triángulo no equilátero, cualquiera sea la ubicación de los mismos.


La disposición de los árboles de acuerdo con su tamaño depende del efecto visual que se quiere lograr. Si lo que interesa es crear un efecto de lejanía, los árboles más importantes se ubicarán en primer plano, el resto en forma decreciente hacia el borde posterior del contenedor.


La profundidad se acentúa por el espacio libre entre los árboles, los grupos y los subgrupos.

 

En cambio si lo que interesa es lograr una visión cercana, los árboles más pequeños se ubican en primer plano, o bien se utilizan árboles muy altos y delgados muy cerca los unos de los otros.

 

PASO A PASO DE LA REALIZACIÓN DE UN BOSQUE 

 

 MAI8477

 MAI8486

Aunque el sustrato que se utiliza para una plantación en grupo es el mismo que necesita un árbol individual, además es necesario preparar una mezcla de turba y arcilla para fijar los arbolitos en su lugar y modelar la superficie. Mezclar en seco arcilla en polvo, arcilla alfarero con turba tamizada, se va agregando agua y se amasa hasta lograr una masa blanda pero tenaz, que no se pegue a las manos.

 MAI8492

 MAI8494

Contornear la laja con la mezcla de turba y arcilla, es importante presionar bien para lograr una buena adherencia, Fotografias superiores.

 

 

 MAI8498

 MAI8501

Colocar el sustrato adecuado para la especie elegida.

 MAI8505

Ubicar el árbol que constituirá el punto focal.

 

 MAI8511

Emplazar los restantes árboles del grupo.

 MAI8514

Ubicar los restantes arboles prestando atención a que los de menor tamaño van emplazados en la parte posterior.

 MAI8527

Agregar hormona antishock al agua del riego y pulverizar la superficie.

 MAI8519

 MAI8536

Modelar la superficie poniendo especial atención en que tenga caídas para que el agua de riego no se estanque. Para completar la escena, agregar el musgo en toda la superficie.

 MAI8540

 MAI8543

 

 MAI8545

Una vez que haya completado completar el musgo, tamice con una malla fina el sustrato y espolvoree una delgada capa, esto ayudara a que los pancitos de musgo terminen de unirse.

 

 

Fotos Maia Croizet
Texto Marita Gurruchaga

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.