2 hongos con los que debes tener cuidado

En bonsái no solo debemos conocer como podar, trasplantar o alambrar, si no que además debemos estar atentos y reconocer cualquier amenaza que puedan sufrir nuestros bonsáis, y una de ellas son los hongos, en este artículo hablaremos de dos hongos que son comunes y muy molestos, hablamos del Oidio y Fumagina.

 

 

En la naturaleza existen varios tipos de hongos que pueden afectar tu bonsái, pero la verdad es que no son tan comunes, ya que generalmente los bonsáis son plantas muy bien cuidadas y nutridas, por lo que es difícil que algún hongo logre afectarlos. Pero estos hongos que vamos hablar tienen mucho influencia de arboles del entorno, muchos de nosotros no podemos controlar lo que le sucede a los arboles que rodean nuestros bonsáis. Estos arboles pueden crear condiciones para que se reproduzcan estos hongos y afecten a nuestros bonsáis.

 

DSC 2663

 

El primero hongo del cual hablaremos es el Oídio (uncinula necator), muy común en los jardines, su hospedero favorito son las rozas, en bonsái es común en los Acer y buganvilias.

 

Este es un Hongo blanco muy fácil de detectar, aparece en la superficies de las hoja, flores o frutos (aunque principalmente en hojas) generalmente a comienzos de primavera y el hongo puede estar presente durante todo el ciclo de la hoja. Infesta plantas que están expuesta a una mala ventilación y humedad, es por esto que si tienes tus bonsáis en sectores muy húmedos, debes estar más atento. Las esporas del hongo son transportadas por el viento y al caer en una hoja germinan introduciendo pequeñas raicillas que permiten al hongo alimentarse de la planta. Esta manera de reproducirse implica que arboles cercanos, como los del vecino, que estén infectados pueden incrementar la posibilidad de la incidencia de este hongo.

 

DSC 2662

 

El daño que produce este hongo se centra en las hojas, estas hojas infectadas con el tiempo se tornan amarillas y se secan, frutos y flores se marchitan prematuramente. En caso que la infestación sea más amplia y afecta varia hojas están se marchitan y caen, y el hongo afectará los nuevos brotes, produciendo finalmente la muerte del bonsái.

 

Es un hongo muy difícil de erradicar una ves que aparece en las hojas, por lo tanto es recomendable hacer aplicaciones preventivas de azufre al comienzo de primavera, sobre todo si es una primavera o un lugar húmedo. Es bueno no exagerar si el hongo nunca ha atacado tus bonsái no es necesario aplicar preventivamente, pero si ves el hongo en algunos arboles de tu casa o sus alrededores, en ese caso es necesario aplicar preventivamente. Si el hongo aparece en alguna de las hojas de tu bonsái lo mejor es eliminar esas hojas y aplicar algún fungicida de control, así evitas que el hongo infeste nuevas hojas del bonsái.

 

Nuestro segundo hongo es la Fumagina, la fumagina es una consecuencia de una plaga, por lo que en este caso no tacamos solo el hongo.

 

Esta enfermedad es producida por diferentes especies de hongos que se reproducen superficialmente en la superficie de las hojas y tallos, formando una película de color negro. La formación de este hongo se produce por la secreción de una sustancia azucarada que está asociada a la presencia de cochinillas, conchuelas, pulgones o mosca blanca en la misma planta o en plantas que se ubiquen por encima de la afectada, esta sustancia es perfecta para el desarrollo y reproducción de estos hongos. Como ven es un hongo que se forma como consecuencia de la presencia de una plaga, por lo que mantener el entorno de nuestros bonsáis libre de ellas podremos asegurarnos que nunca afecte nuestros árboles.

 

la foto

En la fotografía superior se aprecia una rama de olivo, con una incipiente formación de fumagina en sus hojas y vemos el insecto causante la conchuela.

 

 

El principal daño que produce esta enfermedad es que al cubrir la superficie de la hoja evita que el árbol realice fotosíntesis debilitando el árbol y produciendo brotaciones muy débiles y escasas. Afortunadamente el daño es reversible, ya que al eliminar el hongo las hojas recuperan su capacidad fotosintética y el árbol recupera su salud.

 

 

fumaginaEl control de esta enfermedad consiste en 2 etapas, la primera consiste en eliminar la plaga (cochinillas, pulgones o mosca blanca) con algún insecticida idealmente sistémico (aquellos insecticida que son absorbidos por las plantas y luego el insecto al alimentarse de la planta muere), eliminando los insectos podrás eliminar la mielecilla que actúa como caldo de cultivo del hongo. La segunda etapa solo se debe realizar una ves totalmente eliminada la plaga causante de la fumagina, se puede aplicar algún fungicida como azufre u otro para eliminar los hongos que permanecen en las hojas, este hongo solo vive en la mielecilla por lo que si uno limpia el hongo con un paño de la hoja verán que esta permanece intacta.

 

 

Como dijimos antes estos hongos no son los únicos que pueden afectar tus bonsái pero son hongos bastantes comunes y su solución no es compleja. Recuerda que la mejor manera de prevenir plagas y enfermedades en tus bonsáis es que el entorno donde permanecen tus arboles también estén libres de plagas, así disminuyes considerablemente el riego de infección.

 

Equipo rutabonsai

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.