Conceptos básicos del Acodo

El acodo es una técnica bastante interesante, su utilización permite sacar el máximo de provecho al material que tenemos, ya que de un mismo árbol podemos obtener varios arbolitos con los cuales podemos comenzar a trabajar para formarlos como bonsáis. En este artículo hablaremos sobre los conceptos básicos del acodo, de manera que logren llevar a cabo un exitoso acodo.

 

Es una técnica compleja pero una vez que uno entiende el concepto y logra llevarla a cabo puede obtener muchos beneficios. La técnica consiste básicamente en hacer crecer raíces en las ramas de un árbol, este puede ser un árbol plantado en el jardín de tu hogar o una planta comprada en un vivero, ya con algunos años, el árbol que se obtiene es idéntico al original, es básicamente un clon.

 

imagesCAIUUICTLo primero que hacemos es seleccionar una rama que tenga el potencial para obtener con el tiempo un bonsái, esta rama puede estar ubicada en cualquier sector del árbol y de cualquier grosor, lo único que tenemos que fijarnos es que el árbol al cual acodaremos tenga buena salud y sin signos de plagas, ahora en ocasiones puedes cortar un material varias veces para que te rinda más, sobre todo si es un material escaso o muy caro, básicamente haces más de un acodo en él árbol, esto no produce ningún problema a la planta madre, ya que se ha visto que se puede acodar hasta un 70% del follaje de un árbol sin provocarle perjuicio alguno.

 

Una vez que seleccionas tu rama debes cortar el flujo de sabía desde las raíces hacia la parte área, para ello debes cortar la corteza de la rama, se debe realizar un anillo para eliminar por completo la corteza en un sector de la rama, el grosor de este anillo fluctúa entre 1 a 3 cm, dependiendo de la especie a acodar, este trabajo debes hacerlo en primavera cuando las hojas están activas y la savia se mueve por todo el árbol, esta técnica no se puede llevar a cabo cuando el árbol esta en reposo como es en invierno y pleno verano. Al cortar la corteza se interrumpe el flujo de savia desde las raíces a las ramas, por lo que el árbol reacciona y comienza a emitir raíces, siempre y cuando estén dadas la condiciones para su desarrollo, para permitir la formación de raíces debemos tener 2 condiciones: humedad y oscuridad.

 

Humedad: Pera lograr que el anillo descortezado mantenga una humedad constante y no en exceso, es recomendable cubrir la zona con musgo esfango, generar una especie de pelota alrededor de todo el anillo, luego cubrimos el musgo con una bolsa plástica transparente (como se aprecia en la fotografía inferior), al momento de aplicar el musgo este ya debe estar humedecido. La idea es ir suministrando agua cada 3-4 semanas, con una jeringa, perforando la bolsa plástica, teniendo cuidado de no aplicar en exceso y tampoco de dejar secar el musgo por completo.

 

Oscuridad: Como todos sabemos las raíces crecen en absoluta oscuridad, por lo que para lograr que nuestra rama emita raíces debemos impedir que la luz del sol ingrese al anillo descortezado, para ello podemos envolver la bolsa con musgo con una buena capa de diarios o con papel aluminio, no usamos bolsas plásticas negras porque esto aumenta la temperatura interior de la bolsa con musgo, lo que puede afectar el desarrollo de las nuevas raíces. El papel y el aluminio sirven como aislantes térmicos.

 

Es importante que los diarios o papel aluminio sean amarrados de tal manera que puede abrirse de vez en cuando fácilmente, ya que la única manera que tenemos para averiguar si el acodo está funcionando es, abrir la funda de papel o aluminio y mirar al interior a ver si podemos ver las raíces. Cuando vemos un número considerable de raíces, es cuando podemos cortar la rama, separarlo de su árbol madre y plantar nuestro nuevo árbol en una maceta. Este proceso de enraizado es muy variable entre una especie y otra, existen especies que tan solo en 2 meses ya se puede retirar el acodo, como es el caso del Ficus, y otras que superan los 6 meses o incluso el año, como es el caso del Haya o Azalea.

 

 taller7 8

 

Existe una técnica que permite mejorar nuestras probabilidades de éxito al aplicar un acodo, la técnica consiste en envolver un año antes la rama que seleccionamos con cinta negra de manera de evitar que reciba la luz solar, de esta manera la corteza envuelta, donde luego realizaremos el descortezado, dejará de formar cloroplastos formando una corteza muy similar a la que tienen las raíces, denominada corteza Etiolada, esta nueva corteza que se forma emite raíces más fácilmente, mejorando sustancialmente nuestras probabilidades de éxito. Esta técnica es ideal para especies en las que cuesta mucho acodar. Otra manera de mejorar las probabilidades de éxito es junto con el agua de riego aplicar Vitamina B1, esta ayuda a estimular el crecimiento radicular o aplicar hormona enraizante, que generalmente traen Vitamina B1 y otros elementos.

 

Enraizante

 

 

 

1 comentario

  • Claudia Durán
    Claudia Durán Miércoles, 23 Noviembre 2016 17:34

    Hola a todos, soy de Rep. Dominicana, comencé a trabajar árboles por mi propia cuenta hace unos 17 años, unas amigas y yo hicimos unos acodos a un árbol desconocido que da unas hermosas flores ? amarillas, hojas pequeñitas, ya están todos enraizados pero el árbol esta muy florecido. Es el mes de noviembre, mucha lluvia y temperaturas moderadas entre 23 y 29 grados. ¿PODEMOS CORTARLO O ESPERAR QUE TERMINE LA FLORACION?

    Enlace al Comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.