El arte del Suiseki

El bonsái en si mismo es una bella pieza de arte digno de decorar cualquier sector que permita un buen desarrollo del árbol, pero para aquellos que nos gusta complementar aun más nuestros bonsáis una gran alternativa son los Suiseki o piedras paisaje, pequeñas piedras que asemejan montañas, paisajes o cualquier figura que nuestra imaginación plasme en ellas, que aportan elegancia y un sentido Zen muy especial a nuestros árboles.

Como ocurrió con el bonsái el origen del Suiseki comienza en China donde tradicionalmente las piedras eran objeto de culto, apreciadas por muchas religiones, como ejemplo para el budismo la piedra simboliza la montaña sagrada donde está el centro del mundo el Monte Shumí, también la piedra es importante en otras religiones asiáticas. Sin duda alguna el tiempo y muy probablemente la religión, especialmente los monjes que viajaban fundadores de su fe, se encargo de difundir este arte en Japón, donde fue refinado obteniéndose lo que actualmente conocemos como Suiseki.

El Suiseki está compuesto básicamente de dos objetos, que se complementan entre si, el primero es la piedra, que es claramente la parte fundamental del Suiseki, y segundo su Daiza, que es la base de madera sobre la cual se expone la roca, la Daiza puede ser simplemente un trozo de madera plano sin ninguna decoración o puede estar decorado con complejas tallas. La función de la Daiza es acentuar el concepto que refleja la piedra, complementando con su figuras en el borde a captar más rápidamente lo que refleja ese Suiseki para su dueño, en algunos casos la Daiza es más grande que la piedra y el espacio entre el borde de la Daiza y la roca es rellenando con arena, asimilando agua.

          Suiseki          Suiseki

Daiza

En las fotografías superiores se pueden apreciar los distintos tipos de Daiza, la de la izquierda una tallada bellamente, la de la derecha superior un sobria sin tallas pero no menos hermosa y la de la derecha  inferiorque deja un especio para poner arena.

La intención original del Suiseki es utilizar una piedra que haya sido moldeada exclusivamente por la naturaleza, no se trata de alguna piedra que uno talle con cincel y martillo, la gracia esta en encontrar al asar una piedra y extraer de ella, solo con la imaginación, un paisaje o cualquier otro objeto que represente a la naturaleza. El tamaño ideal de un Suiseki es más bien pequeño, que se pueda tomar con la mano, o a lo más que sean sostenidos por ambas manos sin mayor esfuerzo, Suiseki muy grandes son poco comunes y son aceptados solo cuando la piedra es realmente especial.

El Suiseki es clasificado en dos categorías fundamentales, a pesar de que cada categoría tiene subcategorías más detalladas, solo hablaremos de estos 2 grandes grupos, los cuales son:

Sansui kei-seki

Esta categoría se refiere a todas las piedras que sugieren con su forma un paisaje en miniatura, ya sea paisajes montañosos, acantilados, valles, colinas etc. Estas rocas son conocidas como las rocas paisaje y son el tipo de Suiseki más común. En este tipo de Suiseki generalmente la Daiza tiene tallas que complementan el paisaje a reflejar, si se busca reflejar con el Suiseki un acantilado cerca del mar, la Daiza puede estar tallada con figuras que reflejen olas.

yinghk

Keisho-seki

En esta categoría entran todas la piedras que tengan como forma algún objeto o ser vivo distinto de un paisaje, acá podemos encontrar variados temas como animales, formas humanas, u objetos cotidianos. En este tipo de Suiseki, generalmente, la Daiza tiene tallas que aportan una característica que ayuda a complementar el conjunto, en el caso de una piedra similar a un animal la Daiza puede formar sus extremidades, en otras casos la daiza es muy sobria y acompaña la temática de la piedra sin aportar con más elementos.

  

                Suiseki pjaro             suiseki

El Suiseki es un gran aporte para complementar tu bonsái, incluso son tan bellos que por si solos son un gran elemento decorativo. No son difíciles de encontrar solo debes buscar piedras cuando salgas a caminar y ayudarte con tu imaginación para encontrar un lindo Suiseki. Espero que con este pequeño artículo algunos de ustedes entren en el mundo del Suiseki y los disfruten tanto como a sus bonsáis.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.