Luz, Cámara...Bonsai

No hay nada más impiadoso con un bonsái, que la imagen que recibimos del mismo a través del visor de una cámara fotográfica.

 

Durante tres años consecutivos fui testigo y "actora" en muchísimas sesiones fotográficas. Aunque las tomas no eran realizadas por mí, aprendí a "mirar" a través del visor de la cámara, a buscar el mejor fondo posible, pequeños trucos para lograr una mejor iluminación, destacar un detalle, etc. Quiero compartir con ustedes mi modesta experiencia.

 

LA CAMARA

Para obtener una buena fotografía no es necesario contar con un equipo muy sofisticado, puede utilizarse cualquiera de las cámaras de 35 mm, que hay en el mercado. Lo ideal es una cámara reflex con un lente de 50 mm, este tipo de cámaras tiene lentes intercambiables, lo que permite la utilización de un lente macro cuando se quiere captar pequeños detalles.

 

LA CÁMARA DIGITAL

El advenimiento de las cámaras digitales y la popularización de las mismas nos proporciona una gama infinita de posibilidades para estudiar y mejorar la estética de nuestros bonsáis. Aunque las cámaras reflex también tienen una versión digital, la mayoría de las personas cuenta con cámaras de bolsillo, cada vez más pequeñas y fáciles de utilizar. Además, en muchos casos tienen la ventaja de contar con un lente macro incorporado.

 

            1      2

 

En las fotografías superiores se aprecia un bosque de Buxus Kingsville, tomados a la misma distancia y luz, pero la fotografía de la derecha fue tomada con una cámara digital de bolsillo y la de la derecha con una cámara réflex.

 

             3      4

 

En las fotografías superiores se aprecia un Cotoneaster, fotografiados a la misma distancia y luz, pero la fotografía de la derecha fue tomada con una cámara digital de bolsillo y la de la izquierda con una cámara réflex.

 

LA PELÍCULA

Aunque en la actualidad la oferta de película es muy amplia en lo que respecta a la sensibilidad de la misma, lo ideal es comprar una de 100 ASA. También es importante definir si se quiere obtener copias en papel o diapositivas para proyectar.

 

CALIDAD DE LA IMAGEN DIGITAL

Las imágenes digitales están formadas por una serie de pequeños puntos que reciben la denominación de píxeles. El "tamaño" de la imagen se mide por la cantidad de píxeles. Una mayor cantidad de píxeles asegura una mejor calidad de imagen, en la que es posible visualizar detalles diminutos, esto no puede apreciarse en la pantalla de la cámara, sólo es posible percibirlo cuando la imagen se imprime o se visualiza en el monitor de la computadora. En el momento de tomar las fotografías de nuestros bonsáis es importante utilizar la cámara con la resolución más alta pues en el caso de querer imprimirlas, sobre todo si te trata de una publicación en un medio gráfico tendremos imágenes de buena calidad. Es cierto que en general resultan muy pesadas para enviarlas por mail, pero siempre podemos recurrir a u programa que nos permita bajar momentáneamente la resolución de las mismas.

 

LA ILUMINACIÓN

Para que el resultado de nuestra tarea sea exitoso lo mejor es tomar las fotografías con luz de día, pero es preciso tener en cuenta algunas consideraciones con respecto a la intensidad lumínica.

 

En un día radiante de sol la luz es muy intensa, provoca sombras muy marcadas que quitan dimensión y textura a la imagen que captura la cámara.

 

Un día nublado claro es ideal para tomar fotografías, la luz que pasa a través de una nube es más pareja, "envuelve" los objetos e ilumina los detalles del tronco y o de las ramas.

 

La luz de media mañana o media tarde también crea un ambiente muy propicio para fotografiar bonsáis. Otro momento muy adecuado es el que precede a la salida o la puesta del sol, se consiguen efectos muy interesantes, sombras alargadas y colores cálidos.

 

Si por alguna razón tenemos que tomar las fotografías al mediodía de una jornada de sol brillante, podemos sostener por encima del bonsái, fuera del cuadro de la foto, una tela blanca traslúcida. Con esta aparente capa de nubes se suaviza la luz y se disminuyen los contrastes.

 

EL COLOR SEGÚN LA FUENTE DE LUZ

A la hora de realizar las fotos es importante considerar la fuente de iluminación. Es importante recordar que el color es una sensación visual, empieza con la luz y deriva de ella, sea esta natural o artificial.

 

Luz natural: En un día soleado la luz es blanca, en cambio en un día nublado toma una tonalidad azulada.

 

Luz artificial: La luz que proporcionan los tubos fluorescentes tiene un tinte azulado y la que proviene de las lámparas incandescentes rojizo.

 

                                    5                   6

 

En las fotografías superiores se aprecia un Pinus tunberghii, de 7 cm de altura, tomado en un fondo sin fin, la fotografía de la izquierda esta tomada con flash y la de la derecha sin flash. (están giradas por que Word me las tira así, pero en el articulo final saldrán bien)

 

EL FONDO

Para que el bonsái no pierda protagonismo, en la medida de lo posible el fondo debe ser neutro. Una pared, una tela o un papel mate puede constituirse en un fondo en el que se destaque el objeto de nuestros desvelos. A la hora de elegir evitemos el blanco puro si la cámara es autofocus, tomará el foco en el fondo y el bonsái se verá como una mancha oscura y sin definición. En cambio si disponemos de una cámara que nos dé la opción de regularla manualmente la elección no tiene más requisito que nuestro gusto personal.

 

7

Un Pinus tunberghii tomado en un fondo sin fin.

 

ANTES DE APRETAR EL DIPARADOR

El bonsái debe llenar casi todo el cuadro.

• El rectángulo que indica el foco, en las cámaras autofocus, debe estar siempre centrado en el bonsái.

• Si se dispone de una cámara reflex el foco debe fijarse en el tronco o en la copa.

 

Por Marita Gurruchaga

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.