Conceptos básicos del transplante en Bonsai

En este articulo resumimos los principales conceptos y técnicas que debes manejar cuando te enfrentes a tu primer transplante. Es esencialmente para aficionados que están partiendo en el mundo del bonsái y quieren comenzar a cultivar sus propios ejemplares, siendo el transplante una de las técnicas más difíciles de enfrentar para los primerizos.

 

¿Por qué transplantamos?

 

Bueno como sabes el bonsái esta plantado en una maceta pequeña que limita el crecimiento de las raíces, por lo que se deben cortar las raíces de manera de liberar espacio y potenciar el desarrollo de las raicillas finas (que son las que absorben nutrientes), de esta manera el bonsái mantiene su crecimiento vigoroso y sano. Ademas de la renovación de las raíces debemos reemplazar el sustrato, que ha sido fuente de alimentos para el árbol y ha perdido aireación por los constantes riegos y el crecimiento de las raíces, que con el tiempo van rompiendo los componentes del sustrato compactandolo y quitandole capacidad drenante y de aireación.

 

¿Cada cuanto transplantar?

 

Esta pregunta es difícil de contestar porque depende de la especie de tu bonsái y de su edad. Existen especies de un crecimiento más vigoroso que debes transplantar más seguido cada 2 o 3 años, como son los Romeros, Ciruelos, Sauce llorón y la mayoría de frutales. Otras especies son de más lento crecimiento y se pueden transplantar menos seguidos, como los Juníperos, Haya, Secuoya entre otros. La edad es otro factor a considerar, ya que los bonsái más jóvenes se deben transplantar cada 1 o 2 años independiente de su especie, de esa manera mejoras el desarrollo de las raíces finas.

 

¿Cuanta raíz cortar?

 

Si uno lee los libros y consulta por internet generalmente sale una cifra "cortar 2/3 de las raíces" pero esa cifra solo debe ser aplicada en un bonsái que ya ha sido transplantado varias veces más de 7 u 8. Gracias a estos constantes transplantes el bonsái ya ha desarrollado raíces finas y está acostumbrado a la poda de raíces. Pero si tu bonsái ha tenido pocos transplantes es recomendable cortar menos raíces y dejar cerca del 50% o más, para evitar que sufra un estrés innecesario.

 

Bueno, manos a la obra....

 

Ahora veremos como se realiza el transplante paso a paso, primero antes de ponerte a cortar raíces debes tener todo preparado y a mano. Debes tener a mano los siguientes articulo, tijera para cortar raíces, (puede ser una especial para bonsái o alguna otra sustituta), el sustrato con el que plantaras el bonsái ya listo, o sea la mezcla echa, la cual dependerá de la especie. Debes tener a mano cortadas las rejillas plásticas que debes poner el agujeros de drenaje, preparado los alambres con los que fijaras la rejilla y el bonsái a la maceta, un pulverizador con agua para mantener las raíces húmedas, un palillo para asegurar que no quede ningún espacio de aire en la maceta y por su puesto la nueva maceta si es que vas a cambiarla.

 

DSC_0468

 

En la foto superior se muestran las principales herramientas que necesitamos para el transplante, de derecha a izquierda: Tijera para cortar raíces, Podadora Cóncava (para raíces gruesas), Alicate, Garra de Oso, Palillo, Sujetadores de Rejillas, Alambre de cobre y las rejillas. Estas herramientas facilitan mucho el transplante, pero se pueden reemplazar sin problema, con herramientas de jardín. Recuerden desinfectar con alcohol las herramientas cortantes antes de utilizarlas.

 

Una ves que tengas todo a mano procedes a realizar el transplante, primero sacas el bonsái de la maceta, recuerda cortar el alambre que sujeta este a la maceta. Si el bonsái ha tenido un buen desarrollo de raíces veras que el pan de raíces tomo la forma de la maceta y es fácil desenrollar las raíces, como lo muestran las fotografía inferior, donde se aprecia un Acer japónico antes y después de sacarlo de la maceta, apenas se nota.

 

                  DSCN1789         DSCN1790

 

Procedes a desenrollar las raíces lo mas que puedas, la idea es que quites todo la tierra antigua del pan de raíces, te puedes ayudar con agua o con herramientas especiales como es la garra de oso. Cuando tengas todas las raíces desenredadas, comienzan con la poda de raíces, primero tienes que buscar las raíces gruesas y cortarlas lo más cerca de la base del tronco que puedas, esas raíces solo tienen la función de soporte de la planta, en bonsái no las necesitamos!! solo necesitamos los raíces finas, por esto eliminamos las raíces gruesas. Cuando eliminemos las raíces gruesas procederemos a eliminar las raíces más finas, dejando una proporción según lo que hablamos anteriormente.

 

               DSC_0421                       DSCN3115

 

En las fotos superiores se aprecia, en la de la izquierda, el corte de una raíz gruesa cortada en la base del tronco y en la foto de la derecha una Serissa con sus raíces totalmente limpias de tierra y listar para ser cortadas.

 

Ya tenemos nuestro bonsái listo para plantarlo en su nueva maceta o en la que ya estaba plantado, a esta altura ya tenemos las maceta con las rejillas puesta y el alambre que sujetará el bonsái, este pasa a través de los agujeros de drenaje hacia arriba, (Como lo muestra la foto inferior). Ahora ponemos una capa de sustrato más grueso en la base, ponemos sobre este sustrato el bonsái y lo afirmamos firmemente con el alambre a la maceta, pasamos el alambre por la base del tronco y las primeras raíces y lo apretamos hasta que quede firme. Después vamos rellenando los huecos con el sustrato preparado, en esta etapa utilizamos el palillo para ir asentando bien el sustrato dentro de la maceta, para asegurarnos que no queden bolsas de aire en el sustrato, esto es muy importante.

 

DSCN1734

 

DSC_0469

 

 

Les explicaré brevemente como hacemos los sujetadores de la rejilla y como los ponemos. Es bastante simple tomamos un trozo de alambre y hacemos 2 orejas o círculos, como lo muestra la foto izquierda, hacemos girar el alambre hacia dentro para hacer los círculos u orejas. Para sujetar las rejillas en la maceta, ponemos los sujetadores afirmando las rejillas de manera que los círculos queden en el interior de la maceta y las extremos pasen por los agujeros de drenaje y luego los extremos se doblan en la base de la maceta, asegurando las rejillas, como lo muestran las fotos inferiores.

 

 

 

 

            DSC_0471           DSC_0470

 

Una vez que tenemos nuestro bonsái ya transplantado, asegurandonos que esta bien sujeto a la maceta y que ya no tiene bolsas de aire, lo regamos profusamente y lo dejamos a resguardo de heladas. Algo que tienes que tener muy presente es que no puedes fertilizar, abonar o fumigar tu bonsái hasta por lo menos un mes luego del transplante.

 

Espero que este articulo les ayuda a enfrentar su primer transplante sin inconvenientes, solo les puedo recomendar que estudien bien las técnicas antes del transplante y que cuando realicen el transplante lo hagan con paciencia, preparen todo antes y realicen el procedimiento con firmeza y confianza!! Recuerden la practica hace al maestro, sin duda sus manos temblaran y se cuestionaran al cortar, pero confíen en sus conocimientos.

 

Por Francisco Fournies

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.