Pinzado de mantención en un Arrayán

Son muchos los aficionados primerizos que se ven enfrentados a una "deformación" del diseño de su bonsái por la falta de poda, una deformación muy fácil de contrarrestar sin necesidad de grandes conocimientos. En este articulo hablaremos sobre el pinzado de mantención o pinzado Mekiri, como y cuando realizarlo y lo explicaremos usando de ejemplo un bonsái de Arrayán de 5 años de cultivo, de muchos contratiempos durante su cultivo, básicamente un sobreviviente.

El pinzado es el proceso en el cual cortamos de manera guiada las ramas que han crecido durante la temporada, tiene como finalidad mantener y mejorar la estructura de nuestro bonsái. Existen 2 métodos de pinzados distintos: el Pinzado Metsumi, el cual se realiza con los dedos y se realiza en los brotes tiernos cuando están emergiendo las segundas hojas y con las yemas, este pinzado tienen como finalidad potenciar el crecimiento de los brotes interiores, el segundo es el Pinzado Mekiri del cual profundizaremos en este articulo.

 

Quizás una de las preguntas más comunes en este aspecto es cuando realizamos el pinzado, bueno el pinzado Mekiri consiste en mantener o guiar la forma del bonsái durante el periodo de crecimiento, todos sabemos que el bonsái es una obra de arte en constante desarrollo, por que es un ser vivo, por lo que su crecimiento y desarrollo no termina nunca, básicamente un bonsái nunca esta finalizado. Por lo anterior el pinzado se debe realizar cada vez que nuestro bonsái comienza a perder su estructura debido a su brotación y para lograr compactar las masas de follaje, aunque siempre es bueno dejar brotar con fuerza para que el bonsái no pierda vigor al menos una vez en la temporada. Este tipo de poda es fundamental para mantener la forma del bonsái, evitar que ramas pierdan fuerza, se debiliten y sequen, potenciar el desarrollo de las yemas interiores y potenciar áreas debilitadas de nuestro bonsái, ya que estas se pinzan con menor fuerza que las zonas más vigorosas.

 

No todos los bonsái necesitan el pinzado con la misma frecuencia, todo varia dependiendo de la especie cultivada, así como existen especies que el pinzado se debe realizar durante toda la época de crecimiento, ya que brotan durante todo el periodo, como los olmos chinos, Arrayanes, Cipreses etc, en estos ejemplares utilizamos el pinzado Mekiri, existen otras especies que solo producen una o 2 brotaciones durante la época de crecimiento, es el caso del Haya, Roble, Abedul etc, en las cuales generalmente se utiliza el pinsado Metsumi, al igual que los pinos, de manera de aprovechar el poco crecimiento. Por lo tanto la frecuencia con la cual aplicaremos esta técnica solo va a depender de la especie que hemos decido cultivar y también la salud del bonsái, si es buena la brotación será más vigorosa.

 

Hay que tener claro un concepto básico para entender de mejor manera la técnica del pinzado, cada hoja de un árbol se comporta como una minifabrica individual que genera alimento al árbol, pero para realizar su trabajo necesita 2 elementos muy importantes el primero es la luz para poder realizar la fotosíntesis y el segundo es el CO2 para poder producir los carbohidratos necesarios para la supervivencia de la planta. Por todo lo anterior el pinzado busca que estos 2 elementos estén siempre disponibles para las hojas. Lo primero que debemos cortar son las ramas que van directamente hacia abajo, arriba o se cruzan de un extremo del follaje al otro, ya que estas ramas impiden que ingrese luz y aire al interior de las ramas impidiendo el desarrollo de follaje en esas zona.

 

También con esta poda debemos eliminar las ramas que han tenido un crecimiento excesivo y se escapan del follaje, en este caso si la rama es parte de nuestro diseño debemos cortarla a unas 4-6 hojas de distancia desde la base, si nos estorba, nos quita luz, lo cortamos desde la base. Como mencionamos al comienzo el pinzado también tiene como objetivo guiar la forma de nuestro bonsái por lo tanto si existen ramas que necesitamos que engrosen o aumenten su vigor en ese caso no pinzamos o simplemente hacemos un pinzado más débil de manera de vigorizar dicha rama. También el pinzado, al ser en las puntas de las ramas, produce la estimulación de la brotación de las yemas secundarias, esto produce mayor ramificación, lo que finalmente produce masas de follajes más compactas.

 

DSC_0625En la foto de la izquierda se aprecia el ejemplar al cual le realizaremos el pinzado, este ejemplar es un Arrayán de 5 años de cultivo, el cual se dejo crecer sin pinzar durante esta temporada para fortalecerlo, ya que había sufrido una desfoliación total muy inquietante en invierno, sin aun descubrir el motivo, pero afortunadamente volvió a brotar con fuerza, solo lamentando lo perdida de algunas ramas menores. Se puede apreciar en las fotografías las fuertes brotaciones que se escapan a todo el diseño del bonsái y que claramente destruyen la armonía del diseño, afectando entre otras cosas las brotaciones internas, debido a la falta de luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para comenzar a realizar el pinzado partiremos por el ápice, de esta manera vamos bajando hacia las ramas inferiores, determinando la altura final al bonsái y el largo de las puntas de las ramas inferiores, para que este mantenga la proporción y la estructura piramidal típica del diseño del bonsái. Se aprecia en la foto izquierda el ápice sin pinzar y en la derecha el ápice ya pinzado.

                  DSC_0628              DSC_0633


A medida que vamos bajando vamos eliminando las ramas cruzadas, que bajan o suben y que se escapan del diseño de nuestro bonsái, dejamos aproximadamente unas 4-5 hojas en cada rama de manera de que se generen nuevas brotaciones interiores y compactar aun más el follaje.

                   DSC_0641               DSC_0642

 

En la imagen superior izquierda se aprecia un brote que cruza desde la derecha hacia la izquierda por toda la rama, impidiendo que le llegue luz a la zona interior y ademas afectando la ventilación. Luego de podarla, foto de la derecha, se puede apreciar mucho más claro la zona interna de la rama, por lo que le llegará más luz y potenciará brotaciones internas.

DSC_0643

Bueno finalmente llegamos a la ultima rama a pinzar, que es la primera rama de la derecha, podemos apreciar que el bonsái vuelve a tener una forma piramidal, mucho más armónica, pero aun le falta seguir desarrollandose sobre todo las masas de follaje, aun falta algunas temporadas más de podas y pinzados para lograr masa compactas, pero este es el comienzo para lograr el objetivo final. Finalmente, luego de pinzar la ultima rama, se procede a repasar todo el bonsái para asegurar que entre luz a todo el interior, aunque se vea un poco falto de follaje, esto se remediará a medida que vuelva a brotar, permitiendo que las masas se compacten y tendremos que volver a pinzar una vez más para ir mejorando el diseño.

 

DSC_0646

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.