Métodos simples y económicos para limpiar macetas de bonsai

Si te gusta tener tus macetas de bonsái siempre como nuevas, sin polvo ni rastros de sales del agua, te invitamos a leer este artículo y aprender dos trucos, económicos y simples, que te ayudaran a mantener tus macetas como nuevas.

Si eres de esas personas detallistas que siempre le gusta tener sus cosas pulcras y relucientes, es muy probable que te hayas preguntado ¿cómo podré limpiar mis macetas de bonsai?, lamentablemente como nuestras macetas están siempre expuestas a los rigores del clima, agua (por riego y lluvia), sol y polvo, van acumulando residuos que impiden que la maceta mantenga su belleza en el tiempo, los colores se apagan, las macetas de barro se tornan de un café más grisáceo, y comienzan acumularse las sales del agua en los bordes y la base de la maceta.

Esta suciedad generalmente contrasta con el bello y lustroso follaje de nuestro bonsái, por lo que pareciera que las macetas están aun más sucias, afortunadamente existen algunos métodos que te ayudaran a mantener tus macetas como nuevas independiente de las condiciones a las que estás estén expuestas, existen básicamente dos tipos de macetas en bonsái las macetas esmaltadas y las macetas de barro, por lo tanto existe un método para cada uno de los tipos de macetas, a continuación te mostramos estos métodos paso a paso.

Limpieza de macetas de barro

Estas macetas se ensucian muy rápidamente y comienzan a opacarse, principalmente por el polvo que se acumula en sus poros y para mantenerlas lo más limpia que puedas, el método más simple es el uso de Grasa de Caballo, muy usado para lustrar zapatos, deja un acabo bastante agradable a la vista, no excesivamente brillante, y permite resaltar los colores del barro y los diferentes dibujos que podría tener la maceta.

Grasa de caballo para bonsai

Fotografía de un frasco de grasa de caballo

Lo primero que haces es limpiar bien la maceta con un paño húmedo, asegurándonos sacar todo el polvo que tenga la maceta, luego la dejar secar por unos minutos, asegurando que no quede humedad en ella.

Ahora untas un poco de grasa de caballo en un paño y le aplicas a la maceta en forma circular, debes sacar todo el exceso de grasa que quede en ella, veras como comienza aparecer el bello color del barro nuevamente.

maceta de bonsai limpia

En la fotografía superior vemos una maceta con la mitad de la superficie sucia y la otra mitad con la grasa ya aplicada.

Como ven es un proceso bastante simple sin muchas complicaciones y lo mejor muy barato, una lata de grasa de caballo no te costara más de 5 dólares y podrás aplicarla a muchas macetas.

En la fotografía inferior vemos una maceta de barro rojo, antes y después de aplicar la grasa de caballo, juzguen ustedes el resultado.

maceta de bonsai

DSC 0370

Al regar nuevamente el bonsái veras como en la maceta las gotas de agua resbalan rápidamente ya que la grasa protege la maceta he impide que el agua se acumule y esta resbala, otro punto a favor de la grasa de caballo es duración, ya que la maceta mantendrá la protección por al menos 1 mese, hasta 2 meses dependiendo de las condiciones a las que esta expuesta la maceta.

DSC 0371

En la fotografía superior vez una maceta que a su derecha esta aplicada la grasa de caballo hace un poco más de un mes, ves que aun se nota la diferencia.

Limpieza de Macetas esmaltadas

Para las macetas esmaltadas también existe un método para limpiarlas pero es mas complejo y requiere ser aplicado con más precaución. Este método ya lo publicamos en Rutabonsai (como eliminar las sales de agua acumuladas en las macetas), pero acá lo repasaremos nuevamente.

El método consiste en usar acido muriático y pasta de pulir de autos, en una botella plástica mezcla ambos ingredientes, 1/3 de la botella la llenas con la pasta de pulir y el resto con acido muriático, siempre recuerda usar protección para tus manos, guantes de platicos y también lentes protectores para los ojos.

batella con el producto

fotogrfía la batella con el producto.

Antes de aplicar esta mezcla a la maceta asegúrate de batir la botella para que la mezcla se homogenice, una vez homogénea aplícala en un paño y lo aplicas a la maceta, siempre de forma circular, esto te ayuda a eliminar las sales de agua que se acumulan en la maceta y son la principal suciedad que afea este tipo de macetas.

maceta de bonsai

En la fotografías superior vemos que la esquina de la maceta hemos aplicado la mezcla y vemos como se limpia y aparecen los colores de la maceta, la diferencia es sustancial.

El proceso puede ser lento y deberás aplicar varias veces la mezcla en la maceta, ya que en algunas ocasiones las sales están más pegadas y cuesta más eliminarlas, pero con paciencia salen.

maceta de bonsai limpia

Luego de un tiempo aplicando el producto, la maceta adquiere su bello color verde y el hermoso craquelado comienza a aparecer.

maceta de bonsai

En la fotografía superior se ve que a la derecha se a limpiado y a la izquierda permanece sucia, el cambio en el color es increíble, de una maceta opaca y plana, a una maceta de colores vibrante, matizada y craquelada.

Una ves que as eliminado todas las sales, para proteger la maceta del agua, puedes aplicarle cera incolora para pisos, así tendrás una maceta protegida por más tiempo.

Espero que con estos 2 métodos puedas mejor el aspecto de tus macetas.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.