Podadora, la herramienta imprescindible para mí

Lo reconozco en esto del bonsái tengo una herramienta que me gusta más que ninguna otra: la podadora cóncava. acá les explico porque.

La primera herramienta que tuve fue una tijera de aros anchos, la compré para podar mi primer bonsái allá por el año 1990 y como suele ser natural cuando empezamos en esta afición, el árbol murió al cabo de unos meses, la tijera aún la tengo. Mi afición sufrió un parón y no fue hasta unos años después cuando al trasladarme a un piso con terraza la retomé. Ya disponía de acceso a internet y buscando encontré un juego de herramientas, un surtido bastante completo a buen precio, por supuesto chinas. De aquel juego lo que sigo usando es la funda, me resulta cómoda para llevar las herramientas de un lugar a otro, seguro que conocéis ese tipo de fundas.

podadora bonsai

En cuanto empecé a asistir a clases en 2008, me di cuenta que necesitaba herramientas de calidad, así que en cuanto llegaron a principios de 2009 las japonesas me compré una, y así sucesivamente en años posteriores, unos años una y otros años dos, sin olvidar las que han llegado como regalo, al final las principales las tengo todas japonesas. Pero si hay una herramienta que para mí es fundamental es la podadora y tengo varias.

podadora

Una a una, por orden de llegada:

Podadora cóncava de corte recto

La que más uso sin lugar a dudas. De 20 cms de longitud, me resulta muy cómoda de manejar.

Sirve lo mismo para cortar ramas finas que ramas gruesas, el corte es recto y no deja muñón, también sirve de ayuda para trabajar partes de madera muerta. Creo que no debería faltar en el juego de herramientas de ningún aficionado.

foto 4

Podadora esférica

La he usado poco, lo reconozco. Forma un corte hacia dentro, vaciando la herida. El tipo de corte que hace ayuda a la cicatrización, favorece que el callo sea menos llamativo. Es la más indicada cuando queremos podar nuestros bonsáis de hoja caduca. La uso cuando me pongo con el haya y la tendré que usar con el carpe. Con el acer buergerianum casi siempre cojo la otra pero me tendré que acostumbrar a usar ésta, ya es hora. Es útil también cuando estamos trabajando madera muerta y queremos "morder" mucha madera.

foto 5

Podadora cóncava de corte curvo

La compré porque me la recomendaron para la poda de azaleas, la he usado poco. En principio, no deja muñón y crea una herida hacia dentro sin llegar a la profundidad de la esférica, pero muy adecuada para favorecer una buena cicatrización sin abultamientos.

foto 6

Podadora cóncava de corte recto para shohin

Me la regalaron y estoy encantada con ella, tiene las mismas ventajas que su hermana mayor, pero es un poco más grande que mi mano. Mide unos 15 cms. Y a pesar de lo pequeña que es corta ramas de cierto grosor con mucha facilidad. Me resulta muy cómoda de usar.

foto 7

Podadora cóncava estrecha

La última en llegar, tiene un tamaño intermedio entre sus dos hermanas, mide 18 cms. Me la recomendó un buen amigo, es ideal para los chupones que crecen entre las ramas, su diseño, muy estrecho en la parte de corte y que se prolonga en la primera parte de las patas, permite llegar bien hasta la zona del tronco donde queremos podar sin tener que hacer filigranas para acceder a ella. También es adecuada para eliminar los tocones que quedan después de eliminar ramas en las coníferas.

 foto 8

En la siguiente foto las tres cóncavas de corte recto juntas para apreciar bien la diferencia de tamaño.

foto 9

Si queremos que nos duren en buenas condiciones y corten bien es muy importante un buen mantenimiento. Yo suelo desinfectarlas después de cada uso con alcohol, sobre todo para evitar contagios entre bonsáis. Además de eso cada dos o tres meses uso un lubricante vegetal, tipo 3 en 1, pongo papel absorbente debajo, las voy rociando de una en una por ambos lados, insistiendo en las uniones y las dejo un buen rato, luego retiro el exceso con un trapo limpio y por último las limpio con alcohol de quemar, si alguna lo necesita, repaso la superficie de corte con una piedra de afilar, aunque si es posible intento que el afilado me lo haga un profesional.

La manera correcta de agarrarla es con el dedo pulgar por debajo de una de las patas y en la otra pata los dedos índice y corazón por debajo y el anular por encima para ayudarnos a abrirla. Yo la manejo indistintamente con las dos manos.

foto 10

Las hay de tamaño superior a las que yo tengo, se encuentran a la venta hasta de 27 cms pero alguna vez que he probado con la de algún amigo me resultan incomodas y me resulta difícil llegar al interior del árbol con ellas, cuando la ramificación del bonsái es abundante y compacta es complicado, al menos para mí, intentar meter entre las ramas una de estas grandes.

Muchas de las herramientas que usamos con nuestros bonsáis son fáciles de sustituir por otras más asequibles, por ejemplo, para cortar alambre se puede usar cualquier cortalambres de ferretería, pero la podadora cóncava merece un esfuerzo por nuestra parte, yo os recomendaría, si podéis, adquirir una japonesa, las hay de muchos precios. Se pueden encontrar en color negro, como la mayoría de las mías, o en acero inoxidable como mi cóncava de corte curvo, si bien estas últimas son algo más caras.

foto 11

Teniendo en cuenta que podar es una de las cosas que más hacemos los aficionados creo que es una buena inversión, si tenéis que decidiros por una sola herramienta de calidad yo os recomiendo que sea una podadora cóncava, de corte recto, japonesa y de unos 20 cms de longitud. Veréis que es una buena compra.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.