Los Ácaros: Plagas de Bonsais

Al cultivar bonsái nos debemos enfrentar a varios problemas de cultivo, quizás uno de los más importantes es la presencia de plagas, por lo que es crucial que sepamos como identificar la plaga que afecta a nuestro bonsái para saber combatirla adecuadamente. En este artículo nos enfocaremos en los ácaros, plaga poco conocida pero que probablemente hayan afectado alguno de tus bonsáis.


Una de las causas que provocan la confusión y el desconocimiento popular sobre los ácaros es quizás su nombre común, ya que en muchos países su nombre común es arañita roja o algo similar, esto confunde pues los ácaros pertenecen a diferente subclase no son insectos y tampoco arañas (son cercanos a estas), lo cual hace que su control debe ser especifico, no nos sirven los insecticidas, debemos usar productos especiales llamados acaricidas.


Los ácaros son muy comunes en nuestro hábitat, son habitantes comunes de nuestros hogares y jardines, muchos de ellos se consideran plagas hogareñas y por supuesto de plantas, pero debido a su pequeño tamaño son casi imperceptibles visualmente, solo nos fijamos en ellos cuando se transforman en un problema. En bonsái nos sucede algo similar, puede que existan ácaros ahora en tus bonsái, pero difícilmente los detectes hasta que su número sea tal que su daños sea visible a simple vista, pero debemos saber identificar a estos ácaros antes de que se transformen en una plaga. En este artículo hablaremos solo de los ácaros que son plagas de plantas, principalmente de los dos más importantes para que tengas nociones sobre sus características.


Tetranychus urticae: Es un ácaro muy pequeño, alrededor de 0,5 mm pero se puede ver a simple vista como unos pequeños puntos rojizos en las hojas o en los tallos. La araña roja vive generalmente agrupada en colonias en el envés de las hojas. Puede encontrase en plantas ornamentales (muchas especies comunes de bonsáis) y hortalizas.

 

55880525.Tetranychusurticae1


Durante el verano, tiene una coloración marrón verdosa con dos manchas más oscuras en los laterales, pero en invierno, su coloración se aproxima al rojo intenso, por esto son conocidas como arañitas rojas. Pero en algunos sectores debido al clima permanece de un color verdoso todo el año o rojo todo el año.
Estos ácaros que pueden encontrarse en invernaderos, en las plantas de interior (es muy común el ataque de arañitas en los bonsáis que permanecen al interior del hogar) y zonas tropicales y subtropicales. No son resistentes al frio ni a las lluvias, por lo que en sectores de inviernos fríos y lluviosos, solo atacan en verano, en épocas secas y calurosas, solo los huevos permanecen vivos en invierno.


Extienden una pequeña telaraña sobre y debajo de las hojas para protegerse (fotografía Inferior), lo que hace más difícil su control. Esta característica también ayuda para que sean confundidos con arañas.

Tetranychus urticae on sweet pepper Bonenspintmijt op paprika


Panonychus ulmi: Este ácaro también es conocido como araña roja, la gran diferencia es que solo ataca árboles frutales. Las hembras son pequeñas, de unos 0,5 mm de longitud, son de color rojo con unos abultamientos blanquecinos en la parte posterior. Los machos son más pequeños que las hembras, difícil de ver a simple vista, y de color más claro, y los ácaros más jóvenes son amarillo-anaranjado. Ponen sus huevos en la corteza del árbol. Los huevos de invierno pueden ser claramente identificados por su color rojo brillante, mientras que los de primavera-verano son amarillo-anaranjados, identificar los huevos es una buena opción para determinar si tienes o no ácaros en tus bonsai.

 

big foto pragas acaro


Daño de los ácaros:
Los ácaros supone una amenaza para la planta huésped porque se alimenta de los contenidos celulares de las hojas, absorbiéndolos célula a célula, dejando una leve y pálida mancha circular que contrasta con el verde de la epidermis de la hoja. Aunque individualmente las lesiones son muy pequeñas, como los ácaros viven en colonias muy numerosas, a una planta pueden atacarle cientos o miles de estos ácaros, causan miles de lesiones, por lo que realmente si producen un gran daño. Estos piquetes, que se detectan como pequeños puntos amarillos, puede suponer una importante reducción de la fotosíntesis de la planta, esto reduce enormemente la producción de nutrientes, a veces incluso llegando a matar la planta.

 

P Redspider1


Estos ataques pueden producir intensas y bruscas defoliaciones, especialmente en verano, también en ataques más leves producen una decoloración de las hojas debido a la cantidad de piquetes (Fotografía superior), es generalmente en este momento en que nos damos cuenta que tenemos ácaros, lo ideal es que antes de llegar a este punto detectemos los ácaros, solo lo podremos hacer vigilando nuestros bonsáis con una lupa y mirando el envés de las hojas, donde se ubican los ácaros y la corteza para detectar los huevos.


Control de los ácaros:
Son muchos los productos químicos que se pueden utilizar en el control de las poblaciones de los ácaros. Hay que tener en cuenta que los mayores ataques se producen en épocas de calor y baja humedad, condiciones que se suelen dar en verano y en el interior del hogar. Por lo que es bajo estas condiciones en las cuales tenemos que hacer una vigilancia constante de nuestros bonsáis, sobre todo si ya has tenido ataques anteriormente, cuando veas algunos ácaros en el envés de la hoja es mejor aplicar algún acaricida en bajas dosis para prevenir un ataque.


Otra precaución que debes tomar es revisar el entorno que rodea tus bonsáis, como vimos anteriormente los ácaros son parásitos de muchas plantas de nuestro jardín, por lo que es necesario revisar el entorno para asegurarse que esté libre de ácaros y así asegúranos que nuestros bonsáis permanezcan sanos.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.