Insectos en nuestros bonsais

A pesar de lo mucho que cuidamos nuestros bonsáis no podemos estar pendientes de ellos todo el día y noche, por lo que siempre existe espacio para que tengas algún tipo de plagas en ellos, así es tristemente nuestros bonsái también son blanco de los insectos que atacan a los arboles en el jardín y en la naturaleza, lo cual puede producir grabes problemas, no tan solo fitopatológicos, si no también en la armonía y diseño, lo cual complica aun más la cosa. En este artículo te ayudaremos a combatir esas plagas y mantener sano tu bonsái.

 

Muchos artículos sobre bonsái hablan sobre su belleza, cultivo, como aplicar las técnicas para mejorar el diseño etc, un sin fin de temas, pero un tema poco tratado es el de los insectos y plagas, si bien existen artículos donde se explican detalles de las plagas, solo hablan de plagas puntuales pero no de cómo reconocer y diferenciar las diferentes plagas que pueden atacar nuestros bonsái. En este artículo nos enfocaremos en los distintos tipos de plagas, para que sepas identificarlas, no es un artículo donde hablaremos sobre cada plaga, si no que de la generalidad de los distintos tipos, así sin saber exactamente que insecto te esta atacando podrás combatirlo de manera eficiente.

 

2Para comenzar debemos explicar algo muy básico y es que cuando nos referimos a plagas nos referimos a los insectos o ácaros que atacan nuestros cultivos, en este caso nuestros bonsáis, no nos referimos a hongos, bacteria ni virus, en esos casos no deberíamos referir como enfermedades. Las plagas son los insectos, y como ven, de estos hay muchos tipos diferentes, hay rastreros, voladores, subterráneos etc y algunos de ellos son fanáticos por las plantas!! Por lo que la observación constante de nuestros bonsáis nos permitirá detectarlos a tiempo y evitar daños irreparables.

 

La manera más fácil de diferenciar los distintos tipos de insectos que atacan a nuestros bonsái es a través del daño que producen en nuestro bonsái, estos daños se pueden diferenciar a simple vista sin necesidad de ver al insecto y nos permiten tomar medidas al respecto, sin necesidad de saber exactamente que insecto es el que produce el daño, dividiremos estos daños en: Daño por absorción de sabia, daño foliar y daño en la madera, así podremos diferenciarlos más fácil y aprender un poco más sobre ellos.

 

Daño por absorción de sabia: Este tipo de insectos es bastante fácil de detectar a simple vista y muy comunes en nuestros jardines, son aquellos insectos que se alimentan de la sabia de nuestros bonsái, generalmente tienen un aparato bucal de tipo chupador, raspador o un estilete que perfora la hoja o corteza llegando a los canales de sabia, donde absorbe la sabia y se alimenta de ella. Dentro de este grupo podemos nombrar Pulgones (quizás los más comunes, fotografía inferior izquierda), conchuelas (Fotografía inferior derecha), escamas, cochinillas, chanchito blanco, trips y ácaros (estos últimos técnicamente no son insectos pero igual los consideramos como plagas) entre otros. Generalmente aparecen a comienzos de primavera y luego su presencia disminuye hasta llegar el invierno.

 

       3         4 

 

El daño que generan estos insectos es debilitamiento general de la planta (esto sucede en casos extremos ya muy infectados, poco común en bonsáis), deformaciones en las hojas (común con pulgones y chanchitos blancos) y puntos amarillos en las hojas (común con ácaros).

 

Muchos de estos insectos acarrean un problema extra, además del daño que producen a nuestros bonsáis por la absorción de sabia, estos insectos secretan secreciones altas en azúcares las cuales son caldo de cultivo ideales para hongos como la fumagina, hongo de color negro que se ubica en haz de la hoja (parte superior). Por lo que su presencia generalmente va acompañada de otras enfermedades que también debemos combatir. El combate de este tipo de insectos es bastante simple y se debe realizar con algún insecticida sistémico que permita matar al insecto cuando este absorba la sabia del árbol no solo por contacto, como son la mayoría de los insecticida, que al matar por contacto son poco eficientes, ya que si el insecto no está en el árbol no muere y tiempo después vuelve a alimentarse sin sufrir daños.

 

5

 

Daño foliar: Estos insectos son bastante comunes y su daño, si no se contrala a tiempo, arruina todo el follaje de nuestro bonsái. Las larvas de estos insectos son las que causan el daño por que se alimentan de las hojas y generan canales, o en otros casos muerden las hojas y se las comen llegando a comérselas enteras. Esto reduce en gran parte la capacidad fotosintética de nuestra planta produciendo su debilitamiento. Estos son bastante fáciles ver y podemos detectar el daño fácilmente cuando aun es pequeño, así que tenemos tiempo para reaccionar. Aplicar insecticidas sistémicos también es la mejor solución, también en algunos casos como los caracoles son muy útiles los sebos que se ponen en el suelo.

 

       6             7

 

Izquierda hoja de olivo atacada por una larva de mosquita. Derecha otra hoja con daños producto de algún insecto.

 

Daño en la madera: Este tipo de insectos, afortunadamente, los encontramos poco en bonsái, pero cuando nos atacan y una vez que los descubrimos generalmente ya es muy tarde y el daño es abundante. Son difíciles detectar por qué el daño que producen va generalmente en el interior de la madera, pocas veces lo detectamos cuando el daño esta recién comenzando, solo podemos ver el orificio de entrada, pero no siempre es fácil de detectar pudiendo estar escondido, el daño que producen es devastador pueden morir ramas o lados completos del bonsái y también puede generar canales que destruyen la belleza de los troncos como lo apreciamos en la fotografía inferior, claramente este daño ni es reversible como en los casos anteriores. Es según mi parecer uno de los insectos más devastadores y complejos que a atacan a los bonsái.

 

DSCN4196

 

Para su control es bueno enfocarnos en el control preventivo, esto implica que si nosotros sabemos que en la zona donde vivimos es común este tipo de ataque es preferible aplicar insecticidas de manera preventiva, sin antes detectar el daño, así podemos evitar que estos insectos nos ataquen. En este caso son muy útiles los sebos que se pueden poner sobre el sustrato, atrayendo a estos insectos los cuales se alimentan y luego mueren.

 

Como puedes apreciar los daños que observas en el bonsái te pueden ayudar a determinar que tipo de plaga es la que te esta atacando y tomar las medidas adecuadas sin ver el insecto que te ataca. Si el daño es reiterativo y no logras controlarlo es conveniente, en ese caso, ubicar el insecto e ir a un lugar especializado para que te den un insecticida especial.

 

Por Francisco Fournies

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.