Bonsai Yamadori en el sur de Chile

El Sur de Chile (comprendido desde la XII región hasta Magallanes) rico en flora de gran diversidad tanto en tamaño como en especies entrega un apasionante tesoro a quienes practican la cultura del bonsai. Dicho esto, el presente artículo (como primero de varios) está pensado y dirigido hacia un aspecto que muchos consideran lateral, o mas bien secundario y que dice relación con la palabra responsabilidad o mejor dicho "extracción responsable" de flora nativa.

 

Nuestras primeras experiencias al respecto, nacen hace 30 años atrás, cuando comenzamos a extraer yamadori en la zona del Lago Ranco, (Región de los Ríos). No teníamos la mínima noción de horticultura, prebonsai, sustrato, temporada o estación óptima de extracción, poda severa, de raíces, pinzado, etc. etc. Por lo cual, tenemos la obligación de partir, también, con un "MEA culpa", rindiendo un homenaje a los cientos de hermosos arbolitos que fallecieron al corto de tiempo, después de extraídos, ya sean en el mismo Sur o bien resecos, sufriendo los calores extremos de Santiago.

 

Una de las primeras advertencias a puntualizar es la relativa al lugar o latitud donde vivirá definitivamente el bonsai de yamadori. Mientras más hacia el Norte, más riesgos corre. Como límite podríamos situar la IV región, donde ya las diferencias invierno, verano, otoño son mucho menos perceptibles, en cuanto a temperatura, donde el fenómeno de "latencia" es importante, dado que si bien muchas especies son caducas, varias semicaducas necesitan descansar y fortalecer sus raíces y rebrotar como corresponde en primavera. Súmese a esto la carencia de humedad relativa, (salvo en sectores costeros) que es mayor en el Sur de Chile.

 

             11            15

 

El otro gran inconveniente, que es necesario destacar dice relación con la muy escasa información que manejamos los bonsaistas a nivel de especies nativas, tanto, en su etapa de prebonsai, como ya terminado. No existen textos al respecto y solo un especialista, en sus página web se ha dedicado con generosidad a entregar conocimientos, relativos a sustrato, poda, pinzado, alambrado y temporada de extracción de algunas especies nativas. Nosotros hemos realizado algunos esfuerzos, escribiendo algunos artículos en revistas internacionales; en Chile, esta es la primera vez que alguien tiene la buena ocurrencia y dedicación de preocuparse al respecto de lo cual nos aprovechamos desde ya.

 

De acuerdo a nuestra experiencia, en la extracción de yamadori, se hace necesario indicar que varias especies son altamente riesgosas en cuanto a supervivencia, al ser extraídas de su habitat. Si bien en los últimos cinco años recién hemos logrado éxitos, estos aún son parciales, por cuanto el manejo cuantitativo aún insuficiente. Esto es, no se maneja aún una base de datos que permitan definir fórmulas relativas a fecha ideal de extracción, sustrato óptimo, fechas y cantidad de pinzado, fecha de poda de raíces y poda severa de correción, duración de estado de prebonsai a bonsai y variados otros aspectos tan importantes que culminen en un buen y exitosos cultivo.

 

12

Entonces, lo que viene al caso en insistir, es que, mientras las experiencias de los bonsaistas chilenos, no se publiquen o bien comuniquen en reuniones, asociaciones o en la red (en forma extensa, no a título de pequeño comentario) es poco lo que se podrá avanzar y se seguirán cometiendo los errores del pasado y los que todos cometemos en el presente.

 

Las especies que estamos manejando mayoritariamente son las siguientes en su nombre vulgar :

13

COIHUE

ARRAYAN

ROBLE PELLIN

MAÑIO DE HOJA LARGA

MAÑIO MACHO

MAÑIO HEMBRA

ALISO ( YAMADORI DE PLANTA INTRODUCIDA)

ARRAYAN MACHO (ESPINO DEL SUR)

LUMA

MELI

CHILCO

CIPRES DE LA CORDILLERA

LENGA

PELU PELU, entre otras .

 

 

 

Cada una de ellas tiene un manejo propio, además de diversos momentos de estrés, tanto en calidad de bonsai como de prebonsai o bien recién extraidas de la naturaleza.

 

Algunas se desarrollan muy bien en Santiago (incluso aún mejor. ej el arrayán) otras con mucha dificultad (roble pellín). Lo cierto es que, extraer de la naturaleza, árboles que pueden tener 10 a 100 años de edad implica un grado de responsabilidad donde lo básico son los primeros cinco años de cultivo, antes de pasar a su primera etapa de bonsai.

 

Por Rodolfo Weisner

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.