Sabamiki: Tronco Ahuecado

El trabajo de la madera en bonsái es muy importante y es una herramienta que permite aportar una belleza singular a tu bonsái, la cual le da un carácter especial, en este artículo hablaremos sobre un tipo de madera muerta el Sabamiki o tronco ahuecado.

El término Sabamiki significa tronco ahuecado o tronco dividido y la intención de esta técnica es simular que el árbol ha sufrido el impacto de un rayo, y le ha partido el tronco en dos, o ha dañado profundamente su interior o que algún ataque masivo de insectos a matado una sección del árbol, como resultado de este daño muere parte del árbol, que con el tiempo se pudre y forma un hueco a lo largo del tronco. Incluso el Sabamiki se puede formar por la muerte de una raíz importante del árbol, que al morir el árbol muere ese canal de sabia que sube hasta las hojas y con el paso del tiempo la madera se pudre y se forma este agujero en el tronco.

DSC 0054

Estos daños son muy comunes en la naturaleza y los podemos ver generalmente en árboles viejos que han enfrentado las inclemencias del tiempo durante generaciones como apreciamos en las fotografía superiore.

La manera de crear un Sabamiki es bastante simple, es mas usado en arboles de hoja caduca pero se puede hacer en casi cualquier especie, se parte por la extracción de la corteza del tronco del bonsái en la sección donde quieres hacer el agujero, si ya existe una parte de tu bonsái que está muerta puedes ocupar esta sección, a continuación perforas o tallas la sección que escogiste de manera de exponer la madera interior y producir una herida profunda. Es muy importante que controlemos la agresividad de esta herida, ya que si nos excedemos dejaremos al árbol sin vena viva, y morirá al no poder nutrirse, por lo tanto si la herida es nueva, no existía madera muerta, es mejor hacer una herida pequeña y con el tiempo de a poco ir agrandándola. Luego ahuecamos la herida para formar el Sabamiki.

l

El Sabamiki parte de la base del tronco o levemente sobre la base del tronco hasta la altura que uno quiere, a veces hasta el ápice y otras solo hasta la mitad del tronco, es importante que el agujero permita drenar el agua y no se acumule agua en él, ya que pudrirá rápidamente si acumula agua, para ello puedes hacer una pequeña incisión o dejar simplemente una sección del agujero a nivel de la parte más baja del interior, así el agua podrá drenar sin dificultad hacia fuera.

Una vez ya tenemos formado el Sabamiki para mantener en buenas condiciones la madera, si trabajamos sobre madera viva, aplicaremos un producto cicatrizante para proteger la herida y evitar que entren enfermedades al bonsái, ahora bien si la herida se realizó sobre madera muerta sin tocar madera viva, entonces en ese caso debemos proteger la madera y evitar que se pudra, para ello aplicamos polisulfuro de calcio.

Existe una variante del Sabamiki que se llama Uro, en este caso se refiere a un agujero en el tronco, no en la base de este sino que en cualquier parte del tronco donde existió una rama.

P1070158 POCITO DE AGUA EN EL ARBOL

Un Uro natural donde se aposa el agua, en bonsai esto no debe ocurrir ya que solo generará una pudrición.

podrido

Lo que se intenta buscar con el Uro es imitar la caída de ramas que se han muerto y podrido en el árbol. Tras la caída de la rama se forma una pequeña oquedad fotografía superior. Este agujero se convierte finalmente en una herida de forma irregular en el tronco, y se lo conoce como Uro. Para deshacernos de manera estéticamente eficaz de una rama que no nos interese en un bonsái de hoja ancha y caduca, podemos recurrir a la aplicación de un Uro. De esta manera nos evitamos la posibilidad de provocar una cicatriz desagradable y fea.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.