La Poda como técnica de conducción

Todos conocemos y utilizamos la poda comúnmente, pero en la mayoría de los casos no profundizamos en la real importancia que tiene la poda para un buen diseño de nuestro bonsái, a través de la poda podemos conducir las ramas por los espacios que escogemos, sin necesidad de alambre. Esta vez hablaremos sobre esta técnica y como podemos conducir nuestras ramas.

 

rigida

 

La poda es una técnica muy útil y utilizada desde hace mucho tiempo en la agricultura mundial, su principal función es rejuvenecer la madera y evitar que esta se envejezca, obteniéndose mejores producciones de los árboles frutales. También la poda es utilizada para dar forma o ajustar el tamaño de los árboles, como lo hacemos comúnmente en nuestros jardines. Bajo estos aspectos la poda es bastante sencilla, quizás levemente más compleja en el caso de los frutales productivos, ya que la cosecha va a depender de una buena poda. Sin embargo en bonsái la poda no solo nos sirve para ajustar el tamaño o algún otro fin más mundano, en el bonsái nosotros podemos llevar a la poda a su máxima expresión, siendo parte fundamental del diseño de un bonsái, no solo de su mantención.

 

 

Quizás con el párrafo anterior se pudieron dar cuenta qué la finalidad de la poda pueden ser muchas, depende mucho del resultado final que se quiera obtener de ella, por esto existen distintos tipos de poda, que detallaremos a continuación:

 

 

Poda Formación: Es aquella poda que realizamos para comenzar a dar forma al bonsái, es la primera poda que realizamos, generalmente la hacemos en invierno y se realiza en ramas gruesas, se cortan gran cantidad de madera.

DSCN3232

 

Poda Mantención: Es el tipo de poda que hacemos en primavera-verano, cuya finalidad es mantener o mejorar las masas de follajes, se realiza en ramas de crecimiento de la temporada, se utiliza generalmente en bonsái ya trabajados por años.

 

DSC 1304

 

Poda de diseño: Es una poda que mezcla los tiempos y finalidades anteriores, pero su objetivo final es conducir una rama o masa de follaje hacia un lugar determinado, sin el uso de otras técnicas. Es al tipo de poda que le dedicamos este artículo.

 

Muchos hemos escuchado o leído en entrevistas a artistas del bonsái extremadamente puristas que realizan sus bonsáis sin utilizar alambres ni métodos de conducción y solo logran sus bellos ejemplares mediante la poda. Suena a algo muy complejo y difícil de lograr, pero la poda es lago bastante lógico y sorprendentemente fácil de aplicar, el gran "pero" y motivo de su poco uso como método de conducción es el tiempo, así es, el tiempo, ya que para apreciar el resultado final de nuestra poda solo la veremos meses e incluso años después de haber comenzado. A diferencia del alambrado que en un par de meses podemos ver el resultado

 

Ahora entrando en materia ¿como podemos lograr guiar el movimiento de una rama solo con poda? es simple la clave esta en determinar que yema es la que debemos dejar y cual eliminar. Cuando nos enfrentamos a una rama, tomaremos un ejemplo de una rama invernal sin hojas, podemos apreciar claramente las yemas, podemos distinguir la ubicación de cada una (como se aprecia en la fotografía inferior).

 

Imaginémonos que esta es la rama de nuestro bonsái (dibujos inferiores), mirada desde arriba, nosotros queremos que su posición sea más hacia la derecha, por lo que si cortamos por debajo de la yema que va hacia la izquierda, o arriba en el caso del artículo, en primavera la yema que brotará con más fuerza será la primera que queda, el resultado es que esta yema crecerá con tendencia a ir hacia la derecha, objetivo que buscábamos, si cortamos más adelante sobre la yema inferior, tendremos que la rama crecerá hacia la izquierda. Logrando mover la rama hacia el lugar que queremos.

 

1

 

 

Ahora si este procedimiento lo repetimos de manera regular he intercambiando las yemas de lado, lograremos con el tiempo que nuestra rama adquiera sutiles curvas que se irán acentuando en el tiempo, como lo mostramos en el esquema inferior.

 

2

 

Al cortar una yema, la ultima yema brotará desplazando levemente el sentido de la rama, luego al cortar nuevamente sobre otra yema, podremos obtener una curvatura.

 

Como ven es un proceso lento que requiere de mucha paciencia y tiempo, por lo que es poco utilizado, ahora bien con este método debemos tener algunas precauciones, la primera es conocer si la especie a la que le aplicaremos la técnica no retira sabia luego del corte, esto podría matar la yema que dejamos haciendo infructuoso nuestro trabajo. Esta técnica generalmente se aplica en arboles que no tengan yemas opuestas, si no que exista una distancia entre ambas yemas en cada lado de la rama.

 

La finalidad de este artículo no es hacer un juicio sobre que técnica de conducción y diseño es mejor, solo mi intención es mostrarles una alternativa más a las mas comunes. Según mi parecer una combinación de ambas técnicas es la mejor alternativa, claro siempre es lindo ver y apreciar el trabajo que lleva lograr un bonsái a través solo de la poda. ¡Difícil pero no imposible!

 

Francisco Fournies

 

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.