Un botiquín para nuestros bonsáis

Aunque queramos, no es posible aislar a nuestros bonsáis de los agentes externos, por lo que en ocasiones tendremos que hacer frente a plagas y enfermedades varias. No se trata de exterminar todos los insectos sino de mantener los árboles sanos y fuertes para defenderse por sí mismos de esas plagas y enfermedades fúngicas.

A menudo enferman por un mal cultivo, por errores en el riego o por un mal abonado y otras veces simplemente no sabemos porque enferman.


Entre mis imprescindibles se encuentra desde que llegó a mis manos el nº 74 de Bonsái Pasión dedicado a las plagas y enfermedades, un recopilatorio de lo que nos podemos encontrar y de los remedios tanto químicos como naturales con los que podemos hacer frente a las plagas y enfermedades más comunes. En mi caso lo he tenido que consultar pocas veces para mis árboles pero he recurrido a él para contestar muchas de las preguntas que me hacen amigos y aficionados para saber qué les pasa a sus bonsáis.

 

foto 2

 

Hace unas semanas una de mis amigas y seguidora incondicional, me preguntó que sería conveniente tener siempre a mano, o sea igual que nosotros tenemos en casa paracetamol o ibuprofeno, ¿qué sería conveniente tener en un botiquín para nuestros bonsáis? Prácticamente a la vez otro de mis seguidores me preguntó por un calendario de tratamientos preventivos, él no usaba nada y sus árboles enfermaban con frecuencia. Así que con este artículo pretendo aclarar las dudas de los dos y seguramente de otros muchos aficionados.


Una recomendación antes de empezar, no olvidéis limpiar siempre con alcohol las herramientas que hayáis utilizado con un árbol enfermo.


Una advertencia, voy a citar el producto y luego entre paréntesis su principio activo por si no lo encontráis con el nombre que yo os pongo.


El botiquín


Contra “bichos”, no tengo duda en recomendar Confidor de Bayer (Imidacloprid), con él podemos hacer frente pulgones, cochinilla, mosca blanca, orugas, escarabajos, trips, chinches (tingidos), moscas y mosquitos, como veis cubrimos un amplio espectro de invertebrados. Tendríamos que recurrir a otro producto si por ejemplo encontramos caracoles o babosas.

Una de las plagas más frecuentes son los ácaros, en este caso Confidor no está recomendado, pero podemos recurrir a un acaricida, lo mejor es alternar dos con diferentes principios activos o uno que cubra todos los estadios (huevo, ninfa, adulto) de la plaga, en esta caso recomiendo tener a mano Zeldox de Syngenta (Hexitiazox).

En el caso de las enfermedades fúngicas, las producidas por hongos, o las producidas por bacterias os voy a recomendar tener siempre a mano Cuprosan de Bayer (Oxicloruro de cobre al 50%) nos sirve para mildiu, repilo del olivo, pestalotia, moteados y abolladuras, antracnosis, negrilla, phomopsis, fuego bacteriano y gomosis. Si queremos cubrir algunos problemas más tendremos a mano Folicur de Bayer (Tebuconazol 25%) para oidios y cenicillas, botritis, moteados y abolladuras, verticilium y fusartium y gomosis. Para otros casos no incluidos en esta lista necesitaremos otros productos. También son muy útiles Systhane de Dow Agroscience (Microbutanil 24%) para oidio, roya, antracnosis y Atemi de Syngenta (Ciproconazol 10%) este último muy indicado para coníferas por ser uno de los usados en la lucha contra la pestalotia y además para moteados, abolladuras, rhizoctonia, phomopsis y verticilium.

Lo último que recomiendo tener a mano es el ya citado número especial de Bonsái pasión pero no sé si está agotado.

 

foto 3

 

Uno de los problemas por el que más me preguntan es la verticilosis, siempre remito a los interesados a este link. http://bonsaisantboi.blogspot.com.es/2014/11/tratamiento-contra-la-verticilosis.html

Alguno de los productos ya no se vende con ese nombre, pero buscando el principio activo encontraremos otro igualmente válido.

Otro de los problemas que más preocupación despierta es la phytophtora, culpable de la muerte de muchas coníferas, la detección no es fácil y los fungicidas recomendados para su tratamiento son totalmente distintos a los ya mencionados. Si es vuestro caso, podéis probar con Aliette de Bayer (Fosetyl 80%) y Previcur, también de Bayer (Propamocarb 60%).

Como veis solo cito los productos químicos, hay otras soluciones naturales o con productos que tenemos en casa como el jabón de fregar los platos contra el pulgón, pero creo que eso ya se ha tratado en otros artículos de esta página.


Calendario de tratamientos

Como los lectores provienen de hemisferios diferentes, no voy a detallar los meses sino las estaciones.


Primavera

A principios de estación usaremos un fungicida como preventivo os recomiendo Cuprosan uno de los que os he recomendado tener en el botiquín. Aunque algunos aficionados prefieren Folicur.

A mitad de estación repetiremos el tratamiento sobre todo porque las rosáceas, pseudocydonias, chaenomeles, malus, y prunus suelen ser víctimas de roya (gimnosporangium), suelen perderse muchos árboles por esta causa, el tratamiento es con Folicur.


Verano

Recién comenzada la época estival conviene dar un repaso a los árboles, el aumento de las temperaturas y el grado de humedad proliferan hongos y otros parásitos, Confidor os vendrá muy bien.

 

foto 4

 

Otoño

En esta estación llega la segunda época de crecimiento de nuestros árboles, las temperaturas por la noche empezarán a bajar con lo que a veces aparecen nuevos hongos, por lo que es conveniente una dosis de Cuprosan al mes, además todavía podemos encontrarnos “bichos” una dosis mensual de insecticida, por ejemplo Confidor, es muy conveniente. Intentaremos que no coincidan en la misma semana, en cuanto los caducos pierdan las hojas ya no es necesario usar el insecticida.


Invierno


En la segunda mitad de la estación más fría haremos un tratamiento de invierno, siempre antes de que empiecen a hincharse las yemas, mi recomendación es usar polisulfuro de calcio, en los caducos diluido al 6-7% y en el resto al 3-4%


Un resumen por si os habéis hecho un lío he dividido cada estación.

 

Captura de pantalla 2016 07 09 a las 11.59.00 a

Animales beneficiosos


No todos los insectos dañan nuestros bonsáis, entre los que nos debería gustar su visita están las mariquitas y las arañas, la mayoría de ellos se alimentan de los bichitos que queremos eliminar. En el caso de las mariquitas es difícil conseguir que vengan y se queden y si las ponemos nosotros no durarán mucho pero las arañas las dejaremos quedarse, aunque no nos guste ver telas de araña o encontrarnos con sus creadoras no las eliminéis, recordar que os están ayudando a luchar contra las plagas. En la siguiente imagen una de las que viven entre mis bonsáis.

 

foto 5

 

Os dejo un link donde si sabéis el nombre común o cientifico o simplemente curioseando en la lista de nombres podéis encontrar el causante de vuestro problema
http://www.agrologica.es/

Otros links que os pueden interesar

http://www.hogarmania.com/jardineria/mantenimiento/plagas-enfermedades.html

http://verdeesvida.es/tecnicas_y_cuidados_4/como_reconocer_las_plagas_206


La siguiente imagen que he encontrado en Pinterest, en un álbum de Enric Alpuente también os puede ayudar a solucionar vuestras dudas.

 

foto 6 

Consejos finales


Para terminar tendremos en cuenta unos consejos básicos:

  • Si controlamos el riego, que no se queden encharcados y la situación que estén bien aireados, nos evitaremos muchos disgustos. Un buen cultivo es fundamental.
  • Si vemos hormigas, haremos un repaso cuidadoso, se alimentan de pulgones y cochinillas y si ellas están estos también.
  • Nunca aplicaremos juntos dos productos preventivos, los intercalaremos al menos una semana.
  • Leeremos con atención la etiqueta para no pasarnos con el producto.
  • Si un árbol está enfermo lo separaremos del resto para que no contagie al resto.
  • Si no queremos tener tantos productos siempre podéis recurrir a un triple acción como tratamiento preventivo, pero su acción es demasiado suave y no siempre funcionan como queremos podemos creer que nuestros bonsáis están protegidos y no ser así.
  • Y por supuesto dejar de abonarlo, en cuanto notemos una enfermedad hay que quitarle el abono e iniciar el tratamiento.


Mi deseo es que no sufráis plagas ni enfermedades pero si tenéis la mala suerte espero que este artículo os sirva de ayuda.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.