Luis Vallejo y su colección de Bonsai

Si hay alguien que ha impulsado el bonsái en España, es Luis Vallejo, nacido en Madrid en 1954, su primer encuentro con el bonsái se produce en el vivero de su padre, que al regreso de un viaje a Nueva York trajo consigo un libro de bonsái y su hijo, aún un niño, quedó fascinado por aquellos árboles en miniatura.

 

Impresionante fagus crenata que daba la bienvenida a la zona donde se exponían las obras maestras de Luis Vallejo.


Sus maestros en este ancestral arte han sido Yoshio Naka, Saburo Katoh, Masahiko Kimura, ellos le enseñaron a mirar los bonsáis, a escucharlos y a formar auténticas obras de arte.


En 1987, el entonces presidente del gobierno español, Felipe González, recurre a él para aprender a cuidar un ejemplar que le había regalado durante su visita a nuestro país el primer ministro de Japón, él mismo reconoce que el hecho de tener un presidente aficionado al bonsái supuso un boom para el desarrollo de esta afición en nuestro país.


A lo largo de su trayectoria con el bonsái ha ganado innumerables premios tanto a nivel nacional como internacional. En la primera edición del que durante muchos años fue el evento por excelencia del bonsái europeo, la Ginkgo Bonsái Adwards celebrada en 1997, un pino de su propiedad se alzó con el primer premio en la categoría de bonsái de tamaño medio o chuhin.

 

foto 2

 

Todos los asistentes al VII concurso nacional de bonsái MBA 2014, celebrado a primeros de diciembre, hemos podido contemplarlo en la exposición de la colección de obras maestras de Luis Vallejo. La madurez alcanzada por este bonsái es increíble.

foto 3

 

Este ejemplar de pinus sylvestris o pino albar suele ser expuesto habitualmente con una zelkova serrata que Gabriel García Márquez regaló a Felipe González.

 

foto 4

 

La zelkova de estilo escoba tiene una ramificación exquisita.

 

foto 5

foto 6

 

En 1999 en la II Ginkgo Bonsái Adward se convierte en ganador absoluto de la muestra con una sabina.

 

foto 7

 

Otro pino silvestre suyo recibe el primer premio.

 

foto 8

 

Este último también lo hemos podido contemplar en Alcobendas.

 

foto 9

Pino albar trabajado por Luis Vallejo desde 1989.


En 2001 consigue de nuevo el primer premio en la III Ginkgo Bonsái Adward con una sabina que durante los años posteriores se convirtió en la sabina por excelencia.

 

foto 10

 

En el mismo evento se otorgó el título de masterpiece a otros dos bonsáis de su propiedad, un pino uncinata a la izquierda de la imagen y un pino silvestre a la derecha.

foto 11

Los premios se han ido sucediendo uno tras otro, recibiendo innumerables reconocimientos a nivel internacional.

 

En 1994 proyecta el museo del bonsái de la ciudad de Alcobendas que se inaugura un año después, en él se pueden contemplar alrededor de unos 300 bonsáis la mayoría de ellos de su colección particular, que incluye también 17 piezas donadas por el expresidente Felipe González, también se puede disfrutar de otros 58 bonsáis que pertenecen al ayuntamiento de Alcobendas.

 

foto 12

 

El museo dispone de un equipo de conservadores que consiguen que los bonsáis expuestos luzcan siempre en su máximo esplendor, en la actualidad este equipo está encabezado por Mario Komsta y Julio Cano.

 

foto 13

En el 2000 publica un libro "Bonsái, escultura y naturaleza" que no resulta fácil de encontrar hoy en día.


En 2008 se le otorgó la Orden del Sol Naciente en la categoría Rayos de Oro y Plata por divulgar y difundir la cultura japonesa en el mundo, esta es la máxima distinción concedida a una persona no japonesa.

 

foto 14

Este año en la exposición celebrada en Saulieu (Francia) se le ha rendido un homenaje especial, todo el pasillo central de la exposición estaba dedicado a él.

 

foto 15

 

Coincidiendo con la celebración del año dual Japón-España como ya sabéis además del VII concurso nacional de bonsái se podía contemplar algunas de sus obras, unas expuestas en una zona previa al museo y otras en el interior del museo, las que estaban en la zona previa son algunas de las que ya he ido mostrando con fondo negro, pero quedan algunos ejemplares más, por ver de esa zona.

 

foto 16

 

Acer palmatum deshojo desde 1991 en la colección, trabajado anteriormente por H. Takeyama.

 

foto 17

 

Este ejemplar de picea jezoensis perteneció a Masahiko Kimura y está en la colección desde el año 2000.

 

foto 18

 

Quercus fagínea, forma parte de su colección desde el 2000.

 

foto 19

foto 20

foto 21

 

Dentro del museo se puede seguir disfrutando de obras maestras. El hecho de que el evento se celebre a finales de otoño hace que podamos disfrutar de la desnudez de los caducos, en todo su esplendor luciendo su ramificación. Como ocurre con este ejemplar de acer palmatum deshojo.

 

foto 22

 

Entre los ejemplares del museo se pueden encontrar más obras que anteriormente pasaron por las manos de Masahiko Kimura.


Estos ejemplares de juniperus chinensis y de pseudocydonia sinensis.

 

foto 23

foto 24

foto 25


Además son muchas las obras maestras de las que se puede disfrutar.


Bosque de acer palmatum.

foto 26

 

Fagus sylvatica

 

foto 27

 

Una visita muy recomendable para todos los aficionados al bonsái, si os acercáis por Madrid, no dudéis en daros una vuelta por Alcobendas, la visita no os defraudará. Además no importa repetir la visita, los bonsáis expuestos no son siempre los mismos, y según en que estación hagamos la vista los colores son diferentes.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.