Características del arte Japonés

Para los países del Extremo Oriente, el bonsái, los paisajes en miniatura y el ikebana materializan de un modo original la comprensión del mundo. Contribuyen a un arte de vivir que se basa en ser feliz con las cosas simples y con el placer que se experimenta bajo el encanto de momentos aparentemente comunes. Son también la vía que conduce al descubrimiento de nuevos aspectos de la belleza, de una belleza cuya expresión lacónica permite el surgimiento de una fantasía capaz de vencer las barreras del espacio estrechamente limitadas por un pensamiento convencional. Los colores, las formas, las impresiones que se perciben en la naturaleza, determinan concienzudos "ejercicios de belleza", cuya frase creativa es tan importante como el resultado.

El desequilibrio, la asimetría, la simplicidad, la sutileza, una cierta pobreza y una serie de ideas afines constituyen las características más sobresalientes de las expresiones culturales japonesas.

El método de enseña

la foto_copia_2

nza de todas las artes Zen se basa en la imitación y en la repetición. El maestro enseña con el ejemplo, muestra la técnica y los alumnos tratan de imitarla. No hay explicaciones teóricas. De tanto en tanto el maestro hace una pequeña disertación y durante la clase corrige la forma de trabajar.

El maestro sólo es el guía que indica el camino. Cada uno debe recorrer su propio camino, nadie puede recorrerlo por otro.

La repetición constante de la técnica es indispensable para adquirir la destreza necesaria para la práctica de arte elegido. Pero cuando se ha alcanzado la perfección técnica el artista debe desprenderse de ella, de ese modo la obra de arte surge espontánea. El creador la ejecuta sin intervención del pensamiento consciente, las manos se mueven de acuerdo con el ritmo que le marca su espíritu y a merced de su inspiración.

El artista Zen vive en constante comunión con la naturaleza, se identifica con ella, menosprecia la perfección de las formas y esta imperfección, llega a ser una forma de perfección pues el plano de fondo siempre está en perfecta armonía.

La simplicidad

El artista Zen utiliza un mínimo de líneas para representar lo que quiere expresar. Con una simplicidad desbordante de riqueza, fruto de un largo aprendizaje de disciplina, de rechazo a todo aquello que es bajo y efímero. Los sentimientos íntimos se expresan parsimoniosamente. Un pájaro solitario posado en una rama seca es suficiente para representar la sensación de soledad que produce el invierno.

268678 1797893462812_1104023626_31537742_7359867_n

El artista occidental se dirige a la inteligencia y al sentimentalismo del espectador, en cambio el artista Zen apela a la intuición y a la sensibilidad.

 

La asimetría

La predilección por la asimetría constituye uno de los principios de la expresión artística japonesa. Según estas normas estéticas la simetría es una invención del hombre y se contradice con la naturaleza, donde nada es regular. Para comprenderlo basta fijar la mirada en una montaña, en las piedras erosionadas por el viento o el agua, en los árboles. Por estas razones la asimetría para los japoneses es totalmente natural y otorga a sus obras de arte una diversidad sorprendente, original y moderna. Desde el punto de vista occidental la asimetría puede parecernos un defecto pues la simetría nos inspira ideas de gracia y de solemnidad. Para el artista Zen una línea quebrada o una curva irregular son perfectas en su imperfección. Saben encontrar y expresar la belleza en cosas aparentemente feas e imperfectas. La perfección puede estar subrayada por una imperfección fortuita, para recordar que es la obra de un ser humano y no de un proceso mecánico.

25600 1227359039808_1104023626_30555281_3099215_n

La austeridad

Ser pobre, no depender de las cosas terrenas y al mismo tiempo sentir algo valioso más allá del tiempo y de la posición social, es la esencia del wabie, es el culto a la pobreza, a la austeridad. Aún en el plano intelectual, se evita la profusión de palabras, el lucimiento personal. Un gran maestro es una persona modesta, tiene conciencia de su humilde pequeñez frente a la inmensidad del universo.

La sutileza

Todo se sugiere, nada se explica en forma teórica. El maestro enseña de manera sutil, demostrando que sabe hacer lo que enseña, los alumnos tratan de imitarlo.

Saben que imitando a su maestro descubrirán por sí mismos lo que deben aprender.

La libertad absoluta

El Zen no permite que nada se interponga entre lo que se quiere expresar y la expresión. El Satori, la iluminación , es la liberación absoluta.

La espontaneidad

Cuando se ha adquirido el dominio de la técnica necesaria para ejecutar el arte elegido, el artista no debe ser esclavo de la misma pues limitaría su creatividad.

El individuo debe librarse a la inspiración. Si se limitara a la técnica su obra sería perfecta, pero sin vida y la misión de un artista no es copiar lo que ve, sino recrearlo, su obra debe tener un hálito de vida.

El vacío

En el Zen la relación entre forma y espacio debe sugerirse de tal manera que pueda captarse la necesidad recíproca. Percibir el vacío como una forma y la forma como un vacío. Resulta fundamental saber ubicar el vacío en lugares sobrecargados lo "no revelado" es a menudo más atrayente que lo explícito. Incita al observador a la reflexión, lo obliga a penetrar la superficie de las cosas para participar del hecho artístico.

la foto_copia_3

Al observar una obra de arte Zen es posible que al primer golpe de vista, sólo una de estas características resulte evidente, pero rápidamente se percibe que las demás también están presentes.

Un bonsái, desde un punto de vista ortodoxo es un árbol silvestre, modelado por las inclemencias del tiempo, que se recolectó porque presentaba características interesantes, porque era una suerte de diamante en bruto, sólo faltaba pulirlo. Para que esa planta se transforme en un bonsái hay que agregarle "vacío", suprimir raíces, ramas etc. para que sólo quede lo esencial. De ese modo se descubre la belleza que esa planta tenía cuando la elegimos o nos eligió, para convertirse en un bonsái.

la foto_copia

1 comentario

  • nell
    nell Lunes, 19 Septiembre 2016 10:01

    me complace encontrar en tu blog,lo justo y necesario para mi comienzo en el arte del bonsay...muchas gracias ,por tu saber y compartir!!!

    Enlace al Comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.