Cultores de bonsai en Curicó

Viajamos a Curicó una ciudad ubicada a 196 km al sur de Santiago de Chile, la ciudad de Curicó esta ubicada en el valle central de Chile, entre la cordillera de la Costa y de los Andes. En esta bella cuidad tuvimos el placer de visitar a Enrique Lastra uno de las principales cultivadores de bonsái de dicha ciudad y gran conocedor de Olivos, en este artículo relataremos la visita a su hogar.

 

 

Curicó es una bella ciudad de unos 250.000 habitantes, de hermosas barrios y con una característica y bella alameda, siguiendo la alameda hacia el norte, pasando por el característico cerro Condell, nos internamos en los hermosos barrios residenciales de la ciudad donde se encuentra el refugio de Enrique, un apasionado bonsaista que reside en dicha ciudad y amante de los Olivos, que cordialmente nos invito a que conociéramos su hogar.

 

Lo primero que nos impresiona al entrar al jardín posterior de su casa es la gran cantidad de árboles que hay esparcidos por cada rincón, no existe casi un rincón que no encontremos algún bonsái o algún proyecto que este siendo trabajado. Cuando empezamos a internarnos al lugar donde se encuentra la mayor cantidad de arboles, podemos apreciar la calidad de muchos ejemplares, sobre todo de Olivos y algunos árboles nativos, muchos de ellos ocultos entre tantos arbolitos, que solo Enrique sabe su ubicación exacta y nos los muestras para nuestro deleite.

 

     1        IMG 0799

 

La especie que más podemos ver en el jardín es el Olivo, encontrando de todos los tamaños y gustos. Esto no es casualidad, ya que una de las especies favoritas de Enrique son los olivos, muchos de las ejemplares que apreciamos son yamadoris (árboles obtenidos desde la naturaleza) que el mismo ha recolectado desde los cerros de la cordillera de la costa, donde hace viajes periódicos a lugares muy recónditos donde estos olivos crecen de manera natural. También dentro de su colección encontramos robles chilenos, Olmo (ulmus minor) y especies tan extrañas como el tralhuén (Talguenea quinquinervia), fotografias inferiores, el cual esta recién comenzando a descubrir como cultivarlo como bonsái.

 

      4    IMG 0788

 

 

La afición de Enrique por los bonsáis comienza por su fascinación por los arboles, su interés por producir arboles nativos para comercializarlos en su ciudad, lo llevó a conocer a Don Fernando, un gran bonsaista de Curicó, quien guió a Enrique durante sus primeros pasos, le enseño técnicas y métodos para cultivar varios bonsái que se encuentran en la zona, y más importante se transformo en el compañero de viaje de recolección de yamadoris a los cerros cercanos, al comienzo solamente con palas y a pie, lo que demuestra la gran pasión que tienen ambos por los bonsáis. También en nuestro viaje pudimos conocer algunos de los ejemplares de la colección de Don Fernando, Fotografías inferiores.

 

          5           6

 

A medida que conversamos y compartimos con Enrique nos damos cuenta que su camino por el bonsái no ha sido fácil, además de las agotadoras jornadas de búsqueda de yamadoris, Enrique, al igual que muchos amantes del bonsái, se ha enfrentado a una serie de problemas debido a la escases de herramientas y material para cultivar bonsái principalmente de macetas, debido a su escases y alto costo no ha sido fácil encontrar macetas para sus ejemplares, pero sin embargo esto no ha sido un inconveniente para que las ganas y el talento de Enrique no hayan podido superar, ha improvisado con tiestos plásticos, bolsas y he experimentado con la creación de sus propias macetas y ha seguido cultivando hermosos bonsái a pesar de la falta de macetas y accesorios, que nosotros consideramos indispensables, que espera en un futuro poder tener acceso a macetas de calidad y buen precio.

 

11

 

7

 

Como Enrique es un gran amante de los Olivos no podíamos dejar de consultarle algunas cosas para que nos revelará sus secretos. Una de las primeras pregunta que le hicimos fue ¿como recolecta los Olivos y en que fechas?

 

IMG 0831Enrique nos explica que cuando va de viaje lleva pocas herramientas tan solo una pala, serrucho, tijeras de poda, sacos, paños y ganas. Enrique dice que la característica principal para seleccionar un buen árbol es su conicidad, el nevari o sea la base del árbol y luego miramos los troncos buscando curvas o cambios de dirección, nunca se fija en el follaje, ya que cuando uno recupera un árbol solo te quedas con el tronco, ver fotografía izquierda, luego se cortan las ramas que están de más y qué no sirven para un futuro diseño, generalmente se dejan mas largas debido a que puede haber un retroceso de sabia, o sea pueden brotar más de abajo del corte matando algunas yemas. En cuanto a las raíces se cortan las gruesas, solo dejando las raíces mas delgadas (los pelos radicales). Afortunadamente el Olivo resiste bien ser extraído con pocas raíces, al ser extraído se envuelven los árboles en paños húmedos, sobre todo en días calurosos. En el replante Enrique no se preocupa del futuro frente del árbol o estilo que va adoptar, ya que no sabe por donde va a brotar con más fuerza, aunque siempre la savia buscara fluir en forma vertical. El árbol lo deja crecer libremente mínimo un año, solo se sacan los brotes que salen en la base del árbol. Apenas empieza a brotar deja los Olivos a todo sol, ya que el olivo ama el sol. Además Enrique nos cuenta que una de las ventajas del Olivo, es que puede ser extraído durante todo el año, lo que lo hace una gran especie para realizar Yamadoris.

 

Mientras conversamos y caminamos por su jardín rodeados de bonsái, nos llama la atención el follaje de muchos Olivos, un follaje muy tupido y de hojas pequeñas de color verde realmente bello, el nos explica la técnica que ocupa para lograr brotaciones interiores y hojas más pequeñas.

 

Enrique realiza una técnica muy simple, que consiste en un desfoliado primaveral de sus olivos, pero no es un desfoliado como lo conocemos comúnmente, este desfoliado consiste en despuntar las ramas y dejar en el extremos 2 hojas, el resto de las hojas se sacan, luego de un tiempo el bonsái brota desde el interior de las ramas compactando el follaje, logrando una ramificación más finas y achicando la hoja. Este técnica es clave para lograr buenos ejemplares y podemos apreciar los resultados en sus ejemplares.

 

        9           10

 

En las fotografías vemos el proceso, en la fotografía de la derecha una rama recién desfoliada donde apreciamos las hojas viejas en las puntas y los nuevos brotes recién comenzando a salir, en la fotografía de la izquierda ya vemos una brotación más ramificada y de hojas más pequeñas.

 

También Enrique nos contó sobre el tipo de sustrato que ocupa en sus Olivos, considerando que la gran mayoría de sus árboles están en un proceso de formación, el utiliza una mezcla de 40% de arena, 10% de turba, 30% tierra de jardín y 20% tierra de hoja. Esta mezcla le permite tener un buen drenaje y aportar todo los nutrientes necesarios para que sus yamadoris se recuperen y broten con fuerza, así luego puede aplicar las técnicas de cultivo sin miedo a que sus árboles se recientan. Enrique nos sopla un método para darnos cuentas de cuando nuestro Olivo esta creciendo bien y con fuerza, solo debemos mirar los brotes, si estos están con un color violeta es señal de que nuestro Olivo esta en perfectas condiciones (Como se ve en la fotografía inferior).

12

Debemos agradecer a Enrique y toda su familia por atendernos tan acogedoramente en su casa, mostrarnos todos sus trabajos y abrirnos las puertas de su conocimiento, lo más importante es que nos mostró que el bonsái se puede realizar a pesar de muchos problemas que se puedan enfrentar.

 

Por Francisco Fournies

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.