Crónica del Taller de Andrés Bicocca

El pasado 19 de Noviembre tuvimos el placer de realizar un taller junto Andrés Bicocca, quien estuvo en Chile ese fin de semana para ser jurado de la exposición y concurso anual de Achibo, en este artículo les comentaremos como fue esa experiencia y que aprendimos durante su taller.

 

 

El taller se llevo a cabo en la casa de Rafael Rebollo gran maestro del bonsái, muy reconocido en Chile y en Latinoamérica, por lo que el entorno de trabajo estaba rodeado de hermosos bonsáis de propiedad de Rafael que inspiraron a muchos de los asistentes al taller.

 

DSC 2383

 

Todo comenzó temprano y sorprendentemente todos llegaron puntualmente, comenzamos el taller con algo que pocos nos imaginábamos que íbamos a ver el día anterior, un Gomero de gran tamaño, tan poco común en Chile que fue realmente una sorpresa, tanto que acá en Rutabonsái se publicó un articulo exclusivo sobre él "Trabajo de un Gomero" ahí pueden ver los detalles de este trabajo. Gracias a este trabajo muchos aprendimos que la época ideal para trabajar un árbol de origen tropical es en verano, es cuando mejor reaccionan esas especies a cualquier tipo de intervención. El trabajo en el Gomero duró todo el día por lo que fueron varios los que trabajaron el Gomero guiados por Andrés.

DSC 2373 DSC 2587

 

En las fotografías superiores pueden ver el antes y el después del gomero y el gran cambio que se logro con los trabajos.

 

Mientras se trabajaba el Gomero, también se comenzó con el trabajo de otro árbol de gran tamaño hablamos de un Olivo, fotografía superior, también se publicó un artículo en Rutabonsai la semana pasada sobre él "trabajo de un Olivo junto Andrés Bicocca" como pueden apreciar en ese artículo el Olivo era bastante grande y tenía algunas ramas secas con algo de trabajo, por lo que Andrés comenzó a trabajar las ramas y realizar un shari desde la base. Luego de tallar se procedido a alambrar y trasplantar, los detalles del trabajo pueden disfrutarlos en el artículo que les mencione antes.

 

    DSC 2430   DSC 2594

En las fotografías superiores se aprecia el olivo antes y después del trabajo.

 

Es reconocido que Andrés Bicocca es una gran fanático de los olivos y tiene mucha experiencia en ellos, es la razón por la cual fueron varios los olivos que llegaron al taller para ser trabajados, además de esto debemos agregar que los olivos son una especie ideal para trabajar en un taller, ya que se les pueden realizar varios trabajos y si el Olivo esta sano y vigoroso, no habrá problemas y reaccionará bien. Si bien el resto de los olivos eran ejemplares más pequeños igualmente se trabajo con la misma disposición que con el resto.

DSC 2503 DSC 2521

En las fotografías superiores vemos otros Olivos que se trabajaron en este taller.

 

DSC 2526 DSC 2566

En el ejemplar que vemos arriba, la idea es retirar todo le follaje de la parte superior para hacer un jin y dejar las ramas de abajo para formar el follaje, por lo que se procedió a desfoliar completamente las ramas superiores, luego esas ramas se descortezaron con la amoladora y se tallaron.

 

DSC 2632 DSC 2636

 

Vemos en la fotografía superior como va labrando la madera de la parte superior, luego de terminar con el tallado, se procedió a alambrar, algo que aprendimos es que si quieres alambrar 2 ramas opuestas que están a una distancia larga entre ellas, una posibilidad es usar una tachuelas para afirmar el alambre, así no pasas el alambre por todo el troco, evitas usar mucho alambre y por sobre todo disminuyes el golpe visual de un exceso de alambre. Podemos apreciar esta técnica en las fotografías inferiores, la técnica se utilizó en el taller en un Olivo y la verdad es que nos sorprendió bastante, incluso las tachuelas se pueden pintar con un plumón café para disimularlas aun más.

DSC 2620

Una ves alambrado y trabajado, Andrés decidió bajar una rama gruesa para mejorar el diseño, la rama ya había sido descortezada, pero usar alambre solo para bajarla y doblarla iba a ser muy complejo por lo que se decidió usar un soplete para quemar la rama y así ablandarla, el procedimiento es bastante simple, solamente se utiliza un soplete de cocina, y se acerca el fuego a la rama, así esta se ablanda y con un alicate se puede bajar y torcer, luego de enfriar la rama esta mantiene su forma.

 

DSC 2645 DSC 2655

Como vemos en las fotografías superiores la rama se quema levemente, no debemos utilizar en exceso el fuego ya que solo lograras quemar la rama en exceso, lo que queda quemado en la rama, como no es mucho, se puede lijar o pulir con la amoladora y desaparece completamente.

 

El taller termina bien entrada la tarde y ya todos cansados y con el corazón lleno de bonsái, agradecemos a Andrés por su generosidad y ayuda. Esperamos pronto volver a repetir la experiencia.

 

Por Francisco Fournies

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.