Entre hadas y duendes Aztecas: Museo de Bonsai Tatsugoro

Una mirada interna al museo de bonsái más importante de Latino América. Un gran relato sobre la historia, colección y personajes que hacen posible que en un rincón de México en el pueblo de Fortín de las Flores exista tan sofistacada muestra.

Custodiado al mejor estilo japonés, por el volcán Citlaltépetl de 5.700mts metros de altura (paseo inigualable de bosques de pinos y montana nevada que no debemos perdernos al visitar esta zona) se encuentra la población mágica de Fortín de las Flores, asentamiento de población modesta, que alberga a nuestro querido Tatsugoro, de modestos hoteles, exquisita comida y cálida gente que harán muy agradable la visita de tatsugoro.

TatsugoroTatsugoro Mexico

10Tatsugoro Volcan

Fotografías del Vólcan Citlatépletl

Tatsugoro13

Plaza del pueblo Fortín de las Flores

Por allí, a mediados del año 2010, recibí una invitación de José Luis Mora presidente de la federación mexicana de bonsái , la cual me internaría sin saberlo en el maravilloso mundo de Tatsugoro,........si sin saberlo?, es que resulta que de una u otra forma y desde hace cierto tiempo para acá, el mundo del bonsái en México, se encontró con un ángel travieso y protector,...... si señores ese ángel que todos quisiéramos tener, personaje este que habita en el museo tatsugoro y que de alguna discreta forma y muy a menudo está conectado con la mayoría de los sucesos de bonsái, que en México se suceden.

Esta visita a México, la primera de cuatro, estaba apadrinada por Don Miguel Ross y como es normal y recurrente, esta termino en el museo Tatsugoro, el tan mencionado por mi amigo y maestro Pedro Morales, (hogar del águila azteca). En este momento y en las tres visitas restantes, como es normal para todos los maestros invitados a Tatsugoro, fui requerido en diferentes reuniones donde de manera discretamente informal, Don Miguel te va introduciendo a su mundo personal, mundo este adobado y acicalado por su hoy fallecida compañera inseparable de vida Sra., Consuelo romero de Ross , hijos, hermanos, nueros, nueras, sobrinos y en general cómplices indirectos, como también lo son y de forma más directa, el maravilloso equipo de tatsugoro, justo en este momento caes en cuenta que no se trata de un lugar normal, realmente estas conociendo, el mundo Tatsugoro.

      1416

15

20La primera entrada al paraíso del bonsái, si amigos realmente el paraíso mexicano del bonsái y de toda Latino América, muchos se sentirán agredidos por mis palabras, pero en verdad he visto crecer este imperio en muy poco tiempo y a una escala y una velocidad nunca pensable para cualquier coleccionista, si podrán decir,..... Que mi colección es más vieja, que tiene una mejor selección de arboles, que si mis arboles son más bellos o están mejor expuestos........ Pero en ningún lugar de Latino América, se conjugan de manera tan copiosa, belleza en el montaje, hermosos jardines y una gran cantidad de excelentes ejemplares y de variada especie, producto de la búsqueda insaciable de Don Miguel Ross. Esta primera entrada va encaminada directamente y sin dejarte prestar atención a más nada, que a un solo detalle, al que de manera inequívoca te tendrás que enfrentar cada vez que visites estos predios. Un afiche o cartel que de forma discretamente agresiva y hasta se podría decir burda, tienes que leer para poder ingresar a este mundo con título de maestro, hummmm, bien, "maestro del bonsái", cartel este que cita:

A los que se dicen maestros bonsallistas: Esta terminantemente prohibido hacer modificaciones a los arboles. La mayoría los adquirí porque me gustaron, algunos fueron regalados y otros diseñados por verdaderos maestros, los feos o mal hechos seguramente los hice yo y merecen el mismo respeto, todos son como mis hijos.

17 CARTEL

1819

Tatsugoro es un lugar cautivo y peculiar, de no más de aproximadamente 1.500 metros cuadrados de exposición con oficina y taller deposito, entre fuentes, cascadas, escultura aztecas y orientales e integrado a los jardines de la maravillosa y muy acogedora casa del Sr. Ross, con un área adicional aledaña a este de unos 1.200 metros cuadrados, que hacen las veces de vivero madre o deposito y lugar de transición de los arboles nuevos, enfermos o en proceso de transformación (el vivero o la casa de Max y su familia), lugares estos donde los descendientes directos de mayas y aztecas dan forma y cuidan un sin número de árboles bonsái, custodiados por hadas y duendes aztecas, según cuenta un bonsaista y buen amigo del lugar (Ray).

20A20C

      Taller de bonsai             Oficina Bonsai

Fotografías del taller y de la oficina del museo.

AREA_EXPOSICION_PERMANENTE25

24

Entre plantas de clima templado, tropicales y sub tropicales, Tatsugoro cuenta con una muy extensa y abigarrada colección de plantas, diseñadas por maestro nacionales e internacionales, que convierten esta colección en un mostrario incansable de estilos y tendencias de este maravilloso arte.

      2627

2829

3031

Algunos de los ejemplares de la colección del Museo Tatsugoro

Maestros mexicanos

Ing. Emigdio Trujillo, Araceli Cherry Cortes, Felipe de Jesús, González (padre), Arturo Hirasgida, Enrique Castaño, Gerardo Palmeros, Felipe González (hijo), Mauricio Gutiérrez, Javier Alvarado, Omar Jiménez, Jose Jimenez, Rodny Martinez, Pedro Cabello, Jorge Peña, Miguel Pérez.

Los maestros extranjeros que han colaborado y visitado el lugar son:

Salvatore liporace (Italia), Pedro j. Morales (puerto rico), Erik Wigert (usa), Robert Kempinski (usa), Nacho Marín (Venezuela), Sergio luciani (argentina), Zezao (Brasil), Luigi maggioni (Itália), Milagros rauber (Venezuela), Karim Alfaro (Venezuela), O. Rivera (puerto rico), Mauro Stemberger (Italia), Xec Fernández (España)

Personal que allí labora

32

Sr. Miguel Ros Sanchez (presidente)

33 

Dra. Maria Del Consuelo Ros (representante legal) 

34

Zomayra Carballo Ruiz, "Zomy"(asistente de dirección)

35

Guadalupe Jimenez Atanásio, "Jose" (curador) 

36

Luz del Carmen Mediola (biólogo asesor)

37

Maximino Llanos, "Max"(asistente del curador) 

38

Juan armando llanos, "Juancito" (encargado del vivero)

Con la mirada savia y melancólica de un maestro budista, Miguelin (como le decimos cariñosamente sus amigos) contempla su creación y responde unas preguntas.

39

¿Como comenzó su pasión por el Bonsai?

Empecé hace 30 años y eso porque una de mis hijas, cuando nació su primer niño, sembró una semilla de jacaranda y porque yo, más o menos en esas fechas, le compré a un indígena una bougainvillea que traía en una cazuela de barro.

Después compré un junípero y a mi esposa alguien le mandó de regalo una nandina en un tiesto parecido a una maceta de bonsái. El tiempo transcurrió así, hasta que un día pasando por Atlixco, entré a comer al restaurante del Ing. Trujillo, uno de los más entusiastas bonsaistas de México, persona a la que le debo mi verdadera iniciación al mundo del bonsái. Al comienzo solo obtuve de él arboles de poca importancia y al ver que no podía acceder a los de su colección , decidí armar un equipo con mi jardinero José y su hijo menor Omar, para tomar clases y armar yo mismo mi colección, eso sucedió por allá en el año 1999.

Al cabo de 4 clases decidimos ya no volver porque siempre era lo mismo que si la rama izquierda, que si la derecha y que si la trasera. Del tema raíces, enfermedades y otras tantas cosas nada es que eso no se vende. Se vende el árbol, la maceta, el alambré y se cobra la clase.

En nuestro afán por saber más buscamos quien nos orientara pero sin éxito. En todos los casos tropezamos con lo mismo y que conste que no quiero culpar a nadie. Lo que pasa es que el bonsái en México está mal orientado porque se podrían organizar muchos tipos de eventos: ir al monte a buscar yamadoris; dar clases sobre sustratos, abonos, insecticidas... y tantas otras cosas que son interesantes y que complementan el mundo del bonsái, pero no es así.

       40       41

42

¿Cual es la enseñanza más grande que le entrego el bonsái?

A estas alturas creo saber más de las personas que lo componen, que del cultivo; de eso José y Omar saben, y bastante, porque viendo eso los mandé a tomar clases a Puerto Rico con Pedro J. Morales y en el camino con una gran cantidad de maestros más.

¿De donde surgió la idea del museo?

Por allí en el mes de Octubre del 2008, hice amistad con Juan Carlos Castillo, arquitecto, pintor y gran aficionado a los bonsáis (Tengo algunos de él). Juan Carlos tiene gran pasión pero, como todos, tiene que trabajar y da clases de pintura en la universidad, va a exposiciones, etc. Me visita con frecuencia, siempre con la intención de trabajar algún árbol, y aquí es donde tengo que reconocer que fue él quien me insistió para que hiciéramos el museo, idea que ha resultado extraordinaria.

      4344

46

¿Quienes lo apoyaron en esta idea?

Reconozco con satisfacción que quien me ayudó mucho fue el presidente municipal para aquel entonces y su esposa que con su entusiasmo me apoyaron y dieron el empujón necesario para su realización.

¿Son muy costosos los arboles de su colección?

En esto, como en todo, hay gente que trata de aprovecharse de aquellos que en su ignorancia muestran interés en adquirir un bonsái, toman clases para aprender. Muchos terminan aburridos de que les toman el pelo o que los quieren sorprender con un árbol que no vale lo que les piden. Yo pasé por eso y fui sorprendido, al principio, cuando comencé, ahora pago un árbol cuando lo vale. Tengo árboles que pagué por ellos muchas veces su valor y algunos, gracias al tiempo, se revaluaron y ahora valen lo que pagué por ellos. Otros, que no fueron muy costosos ahora son árboles que adquirieron valor con el tiempo.

4748

¿Piensa usted que los arboles de su museo son perfectos?

Posiblemente no son perfectos y no ganen un concurso, pero nos gustan y son nuestros árboles; qué más da, yo tengo el problema de que mucha gente visita el museo y le gustan los árboles, pero cuando viene alguien que sabe de bonsáis lo primero es que quiere cortarle algunas ramas o modificarlos porque así no están bien. Yo pienso,... si el árbol lo diseño alguien o así lo compré porque me gustó, o me lo diseñaron aquí mismo y me pareció bien, por qué no respetar a quien lo hizo. Hay gente que ya no viene porque ya no queremos que venga. Si cada uno piensa diferente; a donde irán a parar los árboles del museo.

4950

51

¿Como se sostiene económicamente el museo Tatsugoro?

El museo tatsugoro es una Asociación civil, que se mantiene a través de los donativos particulares y en especial la fundación mexicana m3m.

¿Porque cree usted que la gente visita el museo?

Por lo que veo a diario en el museo, la mayor parte de los visitantes son gente que la curiosidad es la que los lleva. No saben lo que es un museo de bonsái y menos que van a ver arbolitos que son seres vivos y pasaron por un proceso de formación y diseño y que se siguió una técnica.

Así que, cuando los ven los admiran como si fuesen artesanías y dicen "hay que bonitos están"; hacen toda clase de preguntas, pero no los ven como un arte y el bonsái es eso, el arte de hacer el árbol aprovechando sus formas.

Ya para terminar ojo con aquellos que se dicen maestros y que van solo en un sentido y que no dan nada a cambio de nada; solo piensan en su interés.

     5253

54

¿Como nació el águila azteca quien lo realizo y en qué época?

A Pedro lo conocí por el Ing. Trujillo quien lo trajo a México para un congreso. Me lo propuso para que viniera a mi casa a ver lo que tenía; y como yo tenía de todo lo que me quisieron vender en mi ignorancia, Pedro me cayó de maravilla. Sólo estuvo dos días. Fueron suficientes, cortó más de 40 troncos y los redujo al tamaño de 7 veces el diámetro. Ahora ya cambió, son 3, pero ese no es el tema.

Pedro y yo convenimos que volvería en 6 meses; Le mandé la foto de El águila, cuando Pedro vio las posibilidades de este árbol, me mandó un correo en el que me decía que El Águila era suyo, y por la confianza que le tengo, se lo dimos; Antes se lo había propuesto a Benavente, pero él me dijo que no podía venir a México. Después me enteré que fue Benavente precisamente, quien posicionó la inclinación de El Águila. En una de las muchas venidas de Pedro al museo, se puso a la tarea de su estilización junto al equipo de Tatsugoro, dando como resultado un maravilloso bonsái que hoy en día es el más conocido de México y emblema de esta tan prestigiosa institución.

5554A

54B54C

54D54E

54F

   Fotografía de la evolución en el tiempo del águila Azteca

Y ya para concluir, en estos 2 años y medio compartiendo con la gente de tatsugoro, comandado por un súper gerente como Don Miguel, cabe destacar la encomiable y nada despreciable labor que ha hecho esta institución por ayudar a difundir el arte del bonsái en México, tomando en cuenta el tamaño de este país y la gran cantidad de gente que en el habita, si es un gran trabajo, de apoyo prácticamente generalizado, a todas las instituciones de bonsái que en el habitan, como clubes, asociaciones federación y confederación de bonsái, todo esto atraves de su apoyo a convenciones talleres y visitas de los maestros internacionales que han visitado este país en los últimos anos, sin olvidar la gran cantidad de convenciones cursos y talleres que en sus instalaciones se realizan, además del patrocinio para estudios internacionales, a maestros nacionales del bonsái.

5859

6061

6162

TEXTO POR:

NACHO MARIN.

GRAFICAS DE:

FRANCISCO JAVIER MARTILEZ.

NACHO MARIN.

ARCHIVOS DEL MUSEO.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.