La importancia de la yemas en nuestro Bonsai

Muchas técnicas del bonsái se basan en controlar y dirigir el crecimiento de nuestros árboles, así logramos la belleza característica del bonsái, pero la base de cada crecimiento son las yemas, por lo tanto es importante conocer su diferencia y entender bien qué tipo de yema tiene nuestro bonsái, para lograr un buen cultivo. En este artículo hablaremos sobre las Yemas.


Todos sabemos que la poda en bonsái es fundamental y no podríamos pensar en bonsái sin la poda, la base de la poda es que el árbol reaccionará y brotará. Dependiendo de la técnica lograremos diferentes tipos de brotaciones. Todos estos crecimientos y brotaciones se generan desde las yemas, si no entendemos que son las yemas y sus características y diferencias, simplemente podarás todos los bonsáis que tengas por igual, sin lograr los resultados esperados y nunca lograras tener un bonsái que se destaque sobre el resto.


Las yemas son las estructuras de los árboles donde se prepara y genera el crecimiento futuro del árbol, también se generan las flores y frutos, la yema es la estructura encargada de generar estas estructuras. La yema está compuesta por un meristema, células con capacidad de división que son las que generan el crecimiento, rodeadas por una protección escamosa llamada catafilos.


No todas las yemas son iguales, vamos a encontrar esencialmente 3 tipos de yemas:


Yemas de madera o vegetativas: Este tipo de yemas son las más comunes, son de crecimiento vegetativo y darán lugar a brotes (hojas, ramas y nuevas yemas). Generalmente se caracterizan por ser yemas delgadas y largas. Una yema generará un solo brote que con el tiempo generará una rama.

 

DSC 3801

Yemas vegetativas en un Haya


Yemas de flor: Son las yemas que van a producir flor y más tarde el fruto, todas las especies que tienen yemas de madera o vegetativas, tendrán a su vez yemas de flor. Las yemas de flor pueden producir una o varias flores por cada yema.

DSC 3804

Yemas de flor de una Glicina

DSC 3806

Yemas vegetativas de una glicina, claramente mas delgadas. Muy fácil de distinguir de la yema Floral

 

Yemas mixtas: Este tipo de yemas son menos recurrente y son aquellas yemas que generan flor y crecimiento vegetativo al mismo tiempo. Acá encontramos especies como Vid, Manzano y Peral.


Existe otra diferenciación entre las yemas y es por su posición, las yemas que están en la punta de una rama se llaman yemas apicales y las que están entre el peciolo de la hoja y la rama se llaman yemas axilares, son las que brotan cuando realizamos una defoliación a un bonsái.

 

DSC 3798

En la fotografía superior vemos una yema apical de un Olivo


Lo que determina que una yema sea floral o vegetativa es resultado de una compleja interacción de factores, algunos no muy claros, tanto internos como externos al árbol. A este proceso se le denomina inducción floral, y es el proceso mediante el cual la yema vegetativa sufre cambios metabólicos que la preparan para convertirse en yema floral y dejar de ser vegetativa. Entre los factores conocidos que inducen la inducción floral están la luz, fertilización nitrogenada (un exceso inhibe la inducción), agua y hormonas.
La inducción es un proceso que puede ser revertido y que generalmente ocurre durante el verano tardío (Enero a Marzo hemisferio sur). Desde este minuto algunas yemas de nuestros bonsáis están casi listas para convertirse en yemas florales, solo les falta un último impulso.


Luego de este proceso llamado inducción donde la yema queda lista para transformarse en una yema de flor, viene otro proceso que es el que finalmente deja la yema totalmente preparada para florecer, este proceso se denomina diferenciación floral y es cuando las células de la yema se diferencian para que en primavera se genere una flor, este proceso no es reversible y una yema que se ha diferenciado a flor, generara una flor si o si hagamos lo que hagamos. Esta diferenciación también se produce en verano tardío y principios de otoño.


Como pueden ver la yema es una estructura de los árboles que pasa por varios procesos antes de estar lista, esto es importante que lo sepas sobre todo si tienes algún bonsái que produzca hermosas flores, a mucho novatos les pasa que sus bonsáis nunca le florecen y no saben porque, realizan una buena fertilización y aun así no tiene buenos resultados. Esta ausencia de flores tiene una causa clara, si leíste los párrafos anterior te pudiste dar cuenta que las yemas florales se inducen en verano, por lo que en invierno cuando tu podas las ramas de tu bonsái, eliminas las yemas que ya están inducidas para florecer, al eliminar estas yemas solo quedarán las yemas vegetativas las cuales solo darán brotes.


No todas las yemas de tu bonsái se diferencian a flores solo algunas que cumple ciertas condiciones, que tengan más de un año, en algunas especies 2 o 3 años, por esto que las flores se concentran (en la mayoría de los frutales) en ramas de más de un año. Si en la poda de invierno eliminas esas ramas no tendrás flor, por esto es importante que conozcas bien tu bonsái para saber cómo y cuándo realizar una poda.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.