Importancia del agua en Bonsai

No cabe duda que uno de los elementos más importante del universo es el agua, debido a la importancia que tiene esta cristalina sustancia en la formación de la vida y en sus procesos. No por nada el ser humano esta compuesto por un 60-75% de agua, las hojas de los árboles contiene un 70% de agua y existen muchos frutos que superan el 90% en su contenido de agua, tomate y sandia. Bueno en el bonsái también es muy importante y en este articulo hablaremos de la importancia del agua y como debes regar un bonsái.

 

El agua tiene una tarea fundamental en todo organismo viviente tiene la función del transporte de nutrientes a las células y de las sustancias de desecho desde las células hacia el medio externo. El agua es el medio por el que se comunican las células y por el que se transporta el oxígeno y los nutrientes a los tejidos.

 

El agua Forma el medio acuoso donde se desarrollan todos los procesos metabólicos que tienen lugar en los organismo. Esto se debe a que las enzimas (agentes proteicos que intervienen en la transformación de las sustancias que se utilizan para la obtención de energía y síntesis de materia propia) necesitan de un medio acuoso para que su estructura tridimensional adopte una forma activa.

 

Importancia del agua en las plantas

Una planta necesita mucha más agua que un animal de peso comparable. Esto se debe a que en el animal, la mayor parte del agua se retiene en su cuerpo y continuamente se recicla. En cambio, más del 90% del agua que entra por el sistema radicular de las plantas se desprende al aire en forma de vapor de agua (esta pérdida de agua en forma de vapor recibe el nombre de transpiración) y es por ello que es tan importante el riego y la disponibilidad de agua en las plantas, principalmente en plantas con poco sustrato como los bonsái.

 

planta_agua

 

La absorción de nutrientes en las plantas esta ligada fuertemente al agua, ya que los nutrientes que necesita la planta están disueltos en el agua del suelo. Cuando al agua entra a la planta lleva consigo los nutrientes necesarios para el buen desarrollo de las plantas, por lo tanto el agua es muy importante en la nutrición de la planta, mejor dicho es imprescindible.

 

La transpiración tiene gran importancia para que la planta capte el dióxido de carbono para la fotosíntesis, los estomas deben permanecer el mayor tiempo posible abiertos para poder realizar el intercambio gaseoso, aunque el precio que paga la planta es alto, ya que debe existir un suministro constante de agua desde el suelo para que la planta mantenga los estomas abiertos y pueda fijar carbono y crecer. Podemos decir que la moneda que utiliza la planta para crecer es el agua.

 

Movimiento del agua en las plantas

 

El transporte de agua desde la raíz a las hojas, es favorecido por un gradiente de concentración que es producido en parte por la transpiración de las hojas y por las propiedades del agua como la cohesión y adhesión.

 

El transporte de agua de las platas se produce através de una estructura llamada xilema, la cual esta constituida por células muertas y alargadas que, al no tener contenido citoplasmático, facilitan el transporte. Este tejido está formado por células conductoras, las traqueidas cuyo largo es del orden de los milímetros y los miembros de vasos (o vasos propiamente dichos), cuyo largo es de centímetros y a veces de metros. El diámetro funcional de los vasos es mayor que el de las traqueidas, carecen de paredes terminales por lo que son funcionalmente más eficientes.

 

cilindro_vascular

Microfotografía del cilindro vascular de una planta (ranúnculo), donde se muestra el xilema, transporte de agua y el floema, transporte de sabia .

El agua que se pierde a nivel de las hojas produce la difusión de moléculas de agua adicionales provenientes del xilema de las hojas, creando un arrastre de las moléculas de agua a lo largo de la columna de agua que se encuentra en el xilema. Este "arrastre" permite que el agua pueda llegar desde las raíces a las hojas.

 

Cohesión – Adhesión

La cohesión es la capacidad de permanecer juntas que tienen ciertas moléculas de la misma clase. Las moléculas de agua son polares, poseen polos, uno ligeramente positivos y el otro ligeramente negativo, lo que causa su cohesión. En el interior del xilema, las moléculas de agua se comportan como una larga cadena que se extiende desde las raíces hasta las hojas.

 

La adhesión es la tendencia de permanecer juntas que tienen ciertas moléculas de diferentes clases. El agua se adhiere a las moléculas de celulosa de las paredes del xilema contrarrestando de esta manera la fuerza de la gravedad y ayudando, por lo tanto al ascenso del agua por el xilema.

 

La transpiración "tira" la columna de agua que se encuentra dentro del xilema. Las moléculas de agua que se pierden son reemplazadas por el agua del xilema de las hojas, causando un arrastre de agua en el xilema. La adhesión del agua a las paredes celulares del xilema facilita el movimiento hacia arriba dentro del mismo. Esta combinación de fuerzas adhesivas y cohesivas explican la forma en que se mueve el agua.

 

¿Como y cuanto Regar?

El riego en el bonsái es una de las tareas más importante en el cultivo y compleja, ya que de esta simple y crucial tarea depende la sobrevivencia del bonsái y su buen crecimiento. Uno puede abonar de forma tardía o podar más tarde de la adecuado, pero aunque el árbol pueda resentirse, en la mayoría de los casos el árbol se recupera, pero en el caso del riego, el regar tarde muchas veces produce la muerte de ramas o de todo el bonsái, destruyendo años de trabajo y cuidados, sólo por unos momentos de descuido.

 

Por lo anterior el riego es una de las técnicas de cultivo que más tiempo toma en perfeccionar, ya que se debe conocer el habito de cada árbol y sus necesidades hídricas, debido a que un riego abundante permite un mayor crecimiento y para producir brotaciones menos vigorosas se debe regar ajustado a los requerimientos del árbol. Algunos de los síntomas producidos por la falta de riego pueden presentarse días después de la falta de riego, por lo tanto se debe estar siempre pendiente sobre el la humedad del sustrato y no esperar los síntomas.

 

Lo más importante en el riego es que este sea parejo y abundante, considerando que los bonsái tienen un sustrato muy drenante, para favorecer el crecimiento radicular, este sustrato disminuye considerablemente el agua que puede almacenar una maceta (que ya de por si es pequeña), por lo tanto no se puede dejar que el sustrato se seque completamente, ya que cuando esto sucede por lo general es demasiado tarde para el bonsái. Lo ideal es que sólo la superficie (1 cm de profundidad) se seque y el resto este húmedo.

 

Es crucial que el riego sea abundante, que el agua escurra por los agujeros de drenaje durante unos 10-15 seg, de esta forma asegurar que todo el sustrato y las raíces estén en contacto con el agua, así se favorece la absorción de agua y nutrientes. Principalmente en la época de verano donde un bonsái puede necesitar incluso 2 riegos al día. El riego abundante permite que la maceta almacene el agua suficiente para 24 (un sustrato ideal de bonsái es aquel que se debe regar como máximo cada 24 horas no más, en época de verano) y la planta mantenga la absorción de agua constante y pueda realizar el intercambio gaseoso y la absorción de nutrientes sin interrupciones.

  

Hay que tener precaución, principalmente en los bonsáis con macetas grandes y los bosques, regar toda la superficie de la maceta, tanto el centro como los bordes de manera de favorecer un crecimiento parejo de las raíces en toda la maceta, unas raíces sanas es sinónimo de un bonsái sano. Es preferible regar en las tardes (cuando ya ha bajado el sol) o en la noche, regar en las horas más calurosas puede producir quemaduras en las hojas.

 

agua2

 

¿Sumergir o regar?

Existen dos técnicas para el riego de un bonsái, la más común es el riego con manguera o regaderas, la cual simplemente es regar el bonsái de forma abundante y con una regadera que permita que el agua salga en gotas pequeñas, de manera de no erosionar el sustrato y que este se mantenga en la maceta. Esta forma de riego también se puede remplazar con riego automático por aspersión, pero este necesita ser vigilado constantemente para ver si esta funcionando de manera correcta y riega todos los bonsái (el riego automático se ocupa generalmente para colecciones de bonsái ), en verano esto es muy importante para no encontrarse con malas noticias.

 

Otra técnica usada es la de sumergir el bonsái en un tiesto con agua, esta técnica es un poco engorrosa pero igual de efectiva que la anterior, siempre y cuando el tiempo en que el árbol este sumergido no supere los 10-15 min. Esta técnica es usada para bonsáis de tamaño pequeño y mediano, principalmente para los árboles que disfrutan más el agua como lo sauces y alisos, que no tienen problemas con tener agua en abundancia.

 

Esta técnica tiene la ventaja de eliminar todas las zonas secas que pudiesen existir dentro de la maceta, asegura que todo el sustrato se riegue. Sumergir el bonsái en agua es una muy buena herramienta cuando un bonsái a sufrido algún estrés hídrico, permitiendo recuperar el árbol más rápido.

 

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.