La Brotación en bonsai

Quizás muchos se han preguntado mientras observan su bonsái en primavera ¿que factores hacen que nuestro bonsái brote? ¿Porque hay años que la brotación se adelanta o se atrasa? Las respuestas a estas preguntas podrás averiguarlas en este artículo.


El cultivo del bonsái requiere que tengamos conocimientos de horticultura, no es solo estética, al comienzo cuando partes no será tan necesario pero si quieres ir avanzando en el cultivo de un bonsái y mejorar las condiciones de tu colección es necesario comenzar a estudiar un poco más para aprender cómo funciona tu bonsái.


Una de las cambios más importante que les sucede a nuestro bonsái es el "despertar" que sucede en primavera, una hermosa época del año, quizás te has preguntado ¿por qué el árbol brota en primavera y qué condiciona esta brotación? Los árboles tienen "métodos" para determinar cuándo es el mejor momento para brotar, pero antes de entrar en detalles sobre esos "métodos" para que exista este "despertar" el árbol primero debe dormir o entrar en receso, a esto se le llama dormancia.


La dormancia es un término que se refiere a cuando los árboles entran en un reposo y toda su actividad biológica es detenida, existen 3 tipos de dormancia distintas en las plantas:


Paradormancia: Este tipo de dormancia es contralada por condiciones internas de la planta, básicamente una estructura inhibe la brotación de otra, un ejemplo de esto es cuando la yema apical (la que se encuentra en el ápice) inhibe la brotación de las yemas laterales, por esto es que en bonsái podamos las puntas de las ramas para "despertar" las yemas laterales y mejorar la ramificación de nuestros árboles.


Endodromacia: Controlada por condiciones internas de la yema que impiden que esta brote, generalmente sustancias químicas.


Ecodormancia: Este tipo de dormancia es controlada por condiciones ajenas a las plantas como la temperatura, humedad y horas de luz.


La Dormancia ocurre a finales del otoño y se considera que el árbol entra en reposo cuando el 50% de sus hojas ha caído, ya en inverno podemos decir que nuestros bonsáis están en dormancia. Es desde este minuto que el árbol activa sus "sensores" para determinar cuándo despertar, el momento que determina que el árbol brote está regulado por los siguientes factores:


Frío: Es el factor más importante para que ocurra el despertar del árbol o en nuestro caso de nuestro bonsái, para ello el árbol debe acumular una cierta cantidad de horas de frío que va a depender de cada especie (tabla inferior) antes de volver a brotar.

 

Captura de pantalla 2014-08-20 a las 19.03.10

fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Requerimiento_de_frío_en_especies_frutales_caducifolias


Para lograr acumular la cantidad de horas de frío que requieren los árboles, el árbol debe estar expuesto a temperaturas bajas, para que el árbol acumule 1 hora de frío necesita estar expuesto a 7,2ºC durante una hora, pero la acumulación no es lineal, ya que temperaturas mas bajas o mas altas a 7,2ºC acumulan menos horas de frío, por lo que los científicos han desarrollado la siguiente tabla que indica las horas de frío que se acumula según la temperatura que esta expuesto el árbol:

 

Captura de pantalla 2014-08-20 a las 19.03.23

Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Requerimiento_de_frío_en_especies_frutales_caducifolias


Por lo tanto cuando tu bonsái logra acumular las horas de frío que requiere para brotar, comienza el despertar primaveral, esto generalmente ocurre a finales de invierno o principios de primavera.


Es por esto que en inviernos más templados tus bonsáis pueden demorarse más en brotar y al revés si son inviernos fríos. También debido a esta acumulación de horas de frió podemos ver diferencias de brotación de una misma especie en diferentes lugares donde las horas de frío acumuladas en un mismo periodo de tiempo es distinta.


Horas de luz: Este es otro factor que ayuda a que se promueva la brotación, como los árboles son estimulados por una mayor exposición a luz solar y a finales de invierno los días comienzan alargarse, el árbol comienza a brotar estimulado por el aumento de las horas de luz.


Así es que la combinación de ambos fenómenos logran despertar a los árboles, aun que no todo están simple como solo acumular horas fríos, también se han notado que algunos fenómenos alteran la velocidad de brotación, como los que a continuación les detallo:


Inviernos Lluviosos: se ha visto que durante inviernos lluviosos se producen brotaciones anticipadas, esto se debe probablemente a que la acumulación de frío sea mayor debido a que el agua enfría la yema, además el agua ayuda a eliminar algunos inhibidores químicos dentro de la yema.


Contenido de Nitrógeno (N): En árboles con bajas reservas de N se ha visto un retraso en la brotación.


Otoños más cálidos: En estos casos las hojas permanecen por más tiempo en el árbol por lo que atrasan la brotación en primavera.

 

la foto 1


La falta de horas de frío puede afectar la brotación, el árbol o el bonsai brotará igualmente pero no lo hará de forma normal, podrían ocurrir algunos fenómenos que indiquen que tu bonsái no ha acumulado las horas de frío suficientes y deberás ver si es una especie adecuada para la región en que vives:


- Caída de flores: Luego de la floración se pueden presentar una caída masiva de flores o que antes de que la flor termine de abrirse completamente se caiga.


-Brotaciones desuniformes: Veras brotaciones desuniformes en todo tu bonsái, sectores que brotan con considerablemente más vigor que otras zonas.


-Brotación apical: Veraz que solo brotan las puntas de las ramas y brotan con mucho fuerza, también veras que se forman más chupones de lo habitual.


Espero que con este artículo puedan entender un poco más sus bonsáis y así lograr mejorar el cultivo de sus árboles.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.