Hormonas vegetales y el bonsai

Así como en nuestro cuerpo existen hormonas que regulan algunos procesos, en las plantas sucede lo mismo, existen varias hormonas que regulan distintos procesos en la planta y para realizar un buen cultivo de bonsái, y de cualquier planta, es importante que las conozcamos. En este artículo hablaremos de estas hormonas (fitohormonas) y en que procesos de las plantas actúan.

Las hormonas vegetales o fitohormonas son sustancias químicas producidas por algunas células vegetales en sitios estratégicos y controlan un gran número de procesos sobre las plantas, entre ellos el crecimiento, incluyendo sus raíces, la caída de las hojas, la floración, la formación del fruto y la germinación entre otros. Por lo que si logramos entender bien en que procesos actúan podemos utilizarlas para potenciar algún proceso que necesitamos en nuestros bonsái, mejorando nuestros cultivos. La mayoría de estas hormonas se pueden encontrar en el mercado, algunas son caras, pero en algunos casos pueden ser muy útiles.

Este grupo de sustancias llamadas fitohormonas tienen algunas características compartidas por todas que permiten clasificarlas como fitohormonas, todas son sintetizadas por la planta, se encuentran en muy bajas concentraciones en el interior de los tejidos, y pueden actuar en el lugar que fueron sintetizados o en otro lugar, pueden moverse a lo largo de toda la planta. Ahora bien los efectos fisiológicos producidos no dependen de una sola fitohormona, sino más bien de la interacción de muchas de estas sobre el tejido en el cual coinciden. A pesar de la tecnología y los grandes avances en la agricultura no está muy bien documentado las funciones de cada fitohormona, solo se conocen a grandes rasgos dichas funciones.

Las fitohormonas pueden promover o inhibir determinados procesos, por lo que podemos clasificarlas en dos grandes grupos, los que inhiben algún proceso acá encontramos al Ácido Abscísico y las que promueven algún proceso, acá encontramos auxinas, giberelinas, citoquininas y etileno.

A continuación hablaremos a grandes rasgos de cada grupo de fitohormonas, para que conozcas en que procesos actúan y si pueden serte útiles en cultivo de tus bonsáis.

El ácido Abscísico (ABA)

Esta fitohormona tiene varias funciones en distintas partes de la plantas, pero es conocida principalmente por ser un inhibidor del crecimiento y se ha ligado a procesos de senescencia como la caída de hojas. Su actuar en la semilla es a través de la inhibición de la germinación precoz de la semilla, evitando que esta germine en condiciones adversas para el desarrollo de la planta, y a su vez es fundamental en la formación de la semilla en el fruto, induce la síntesis de varias proteínas constituyentes de las semillas.

El ABA tiene un rol muy activo en los periodos de estrés hídricos, ya que este provoca el cierre estomático, evitando la perdida de agua, pero a su vez disminuyendo la fotosíntesis, por lo cual disminuye el crecimiento. El ABA permite disminuir el crecimiento foliar en caso de estrés hídrico y a su vez potenciar el crecimiento radicular, para así mejorar la búsqueda de agua.

Citoquinina

Es una de las primeras fitohormonas descubiertas, esta fitohormona está muy relacionada con la estimulación de la división celular en tejidos no meristemáticos. Son producidas en las zonas de crecimiento, como los meristemas en la punta de las raíces pero no actúan en ellos. Las mayores concentraciones de citoquininas se encuentran en embriones y frutas jóvenes en desarrollo, ambos sufriendo una rápida división celular. Las citoquininas también se forman en las raíces y son translocadas a través del xilema hasta el brote. Sin embargo, cuando los compuestos se encuentran en las hojas son relativamente inmóviles.

Los principales procesos que son estimulados por las citoquininas son: la estimulación de la germinación de semillas, la estimulación de la formación de frutas sin semillas, es importante para la ruptura del letargo de semillas, participa en la inducción de la formación de brotes, es un factor que mejora la floración y ruptura de la dominancia apical.

Auxinas

Fue el primero grupo de fitohormonas descubierto y el nombre auxina significa en griego "crecer", este nombre fue dado porque la primera función de las auxinas que fue descubierta fue su función primordial en el crecimiento de varias estructuras de la planta. Estas fitohormonas se producen en las partes de las plantas en fase de crecimiento activo y regulan muchos aspectos del desarrollo vegetal. Es quizás la fitohormona mejor documentada hasta hoy.

Los efectos fisiológicos de las auxinas son principalmente 4:

  • Control sobre el crecimiento: Afectan al crecimiento del tallo, las hojas y las raíces y al desarrollo de ramas laterales y frutos. Estas fitohormonas influyen en el crecimiento de los órganos vegetales estimulando la elongación o alargamiento de ciertas células e inhibiendo el crecimiento de otras, en función de la cantidad de auxina en el tejido vegetal y su distribución, así logran generar crecimiento en unas zonas e inhibir en otras.
  • Tropismos: El tropismo se refiere a un fenómeno biológico que indica el crecimiento o cambio direccional de un organismo como respuesta a un estímulo medioambiental. Las Auxinas intervienen en varios de estos tropismos como es el caso del geotropismo, que es la respuesta de la planta a la gravedad, este tropismo se debe a un desequilibrio en la distribución de la auxina. Cuando la planta está horizontal, la fuerza de la gravedad hace que la auxina se desplace hacia la parte inferior del tallo, produciendo el alargamiento de dichas células curvando hacia arriba el tallo. Al contrario que en el tallo, en las raíces la auxina inhibe el alargamiento de las células; por tanto, las células de la cara superior se alargan más y la raíz se curva hacia abajo.

    fototropismo

  • Dominancia apical: La auxinas al estar presentes en el ápice producen la inhibición del crecimiento de yemas laterales y por lo tanto estimulan la dominancia de la yema apical.
  • Estímulo del desarrollo de raíces. El proceso de rizogenésis está íntimamente ligado con la división celular y por lo tanto con la presencia de auxinas. Es una práctica común en vivero aplicar auxinas a los esquejes para favorecer el enraizamiento. Esta función puede ser muy útil para cualquier bonsaista, sobre todo para aquellos que les gusta la recolección de yamadoris, aplicar una dosis de auxinas estimulará la producción de raíces y es más probable que el yamadori se recupere.

Giberelinas

Históricamente fueron el segundo grupo de fitohormonas descubiertas, gracias a un descubrimiento casual, durante la segunda guerra mundial los japoneses observaron que la enfermedad conocida como locura del arroz era causada por un hongo (Gibberella fujikuroi) que producía un compuesto conocido como ácido giberélico que provocaba el crecimiento anormal del arroz, el nombre de Giberelinas viene de este hongo.

Las Giberelinas también tienen un efecto en el crecimiento de las plantas, menos marcado que al auxinas, los efectos de las Giberelinas actúan sobre el aumento del número de células y aumento del tamaño de éstas.

Son muy importantes en el control de la transición de la fase juvenil a la adulta mientras estén en fase juvenil las plantas no pueden florecer, en muchos casos se ha detectado que cuando llega el momento de la transición de fase juvenil a la adulta aumentan los niveles de Giberelinas en las plantas.

Otra función muy importante es su actuar en la inducción de la floración a la salida del invierno, la vernalización, que es el requerimiento de frío para florecer. Se ha detectado que el ABA es capaz de anular el efecto de las Giberelinas en las inducción de la floración.

Etileno

El etileno es la fitohormona responsable de los procesos de estrés en las plantas, así como la maduración de los frutos, además de la senescencia de hojas, flores y de la abscisión del fruto. El etileno, siendo un hidrocarburo, es muy diferente a otras hormonas vegetales naturales, ya que es un gas.

otoño

El etileno parece ser producido por todas las partes vivas de las plantas superiores, y la tasa varía con el órgano y tejido específico y su estado de crecimiento y desarrollo. Como el etileno está siendo producido continuamente por las células vegetales, existe un mecanismo que previene la acumulación de la hormona dentro del tejido, para anular sus efectos, este mecanismo es la difusión, ya que el etileno es gaseoso y muy volátil, lo que permite que difunda hacia la atmosfera por las estructuras de la planta.

Entre los procesos que controla el etileno encontramos:

  • Acelera la maduración de los frutos.
  • Promueve la caída de hojas, flores y frutos (abscisión).
  • Produce curvatura de las hojas hacia abajo (epinastia).
  • Induce la formación de raíces en hojas, tallos y pedúnculos florales.
  • Induce la feminidad en flores de plantas monoicas (plantas tienen flores masculinas y femeninas sobre el mismo individuo).

Como muchos de los dichos populares tiene asidero en lo científico, el etileno es el responsable de un dicho popular, "una manzana podrida echa a perder el cesto" ya que cuando una fruta madura desprende etileno, acelera la maduración de las frutas que la rodean.

Esperamos que este articulo les sirva para aumentar su concoiemineto en el area de la botanica y puedan mejorar el cultivo de vuestros bonsai.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.